Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA SÁBADO 6 s 1 s 2007 ABC Don Juan Carlos evitó cualquier referencia al denominado proceso de paz en el mensaje de Navidad La celebración de la Pascua Militar del año pasado estuvo marcada por las declaraciones de Mena, y la de hoy por el atentado CHEMA BARROSO El Rey dirigirá hoy a los militares su primer discurso tras el atentado de Barajas Don Juan Carlos, Doña Sofía y el Príncipe de Asturias presidirán una Pascua Militar marcada por el nuevo golpe terrorista A. MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Sus Majestades los Reyes y Su Alteza Real el Príncipe de Asturias presidirán esta mañana en el Palacio Real la tradicional Pascua Militar, que en esta ocasión estará marcada por el brutal atentado terrorista de Barajas, que el pasado sábado costó la vida a dos personas. En este acto, al que también acudirán el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; las altas autoridades del Estado y la cúpula militar, Don Juan Carlos dirigirá su primer discurso después de que ETA rompiera la tregua que anunció el pasado mes de marzo. blico ni en el reciente discurso de Navidad, en el que sí tuvo unas palabras de recuerdo para las víctimas e hizo un llamamiento al consenso y a la unidad de todas las instituciones y fuerzas democráticas frente al terrorismo dentro del pleno respeto a nuestra Constitución En el acto de hoy también está previsto que pronuncie un discurso el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, para quien será su primera Pascua Militar, ya que fue el pasado mes de abril cuando sucedió a José Bono en el cargo. Declaraciones en corrillos Aunque en el programa no se incluye ninguna intervención del presidente del Gobierno, lo más probable es que Rodríguez Zapatero aproveche algún momento de la recepción para hacer declaraciones a los periodistas en lo que se conoce como corrillos Una práctica- -la de hacer declaraciones políticas en presencia de la Familia Real- -que siempre se ha considerado poco correcta, pero que en los últimos años se ha convertido en habitual. Aunque la presencia de la Princesa de Asturias en la Pascua Militar no ha sido confir- mada oficialmente por el Palacio de La Zarzuela, no se descarta la asistencia de Doña Letizia, siempre que su embarazo de cinco meses se lo permita. La celebración de la Pascua Militar, que data de 1782 y fue iniciada por Carlos III para conmemorar la recuperación de la isla de Menorca a los ingleses, empezará hoy a las doce del mediodía en la plaza de la Armería del Palacio Real, donde Su Majestad pasará revista a una formación de la Guardia Real tras la rendición de honores. A continuación, los Reyes y el Príncipe recibirán en el salón Gasparini a las autoridades invitadas, entre ellas el jefe del Estado Mayor de la Defensa, general de Ejército Félix Sanz; los jefes del Estado Mayor del Ejército de Tierra y del Aire, general de Ejército Carlos Villar Turrau y general del Aire Francisco José García de la Vega, y el jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante general Sebastián Zaragoza, así como a los responsables de las Reales y Militares Órdenes de San Fernando y San Hermenegildo, de la Guardia Civil y de la Hermandad de Veteranos. Después de imponer las condecoraciones a los miembros de las comisiones militares, Don Juan Carlos y el ministro de Defensa pronunciarán sus discursos en el Salón del Trono. Ni Mena ni Bono Hoy no estarán ni el entonces jefe de la Fuerza Terrestre, teniente general José Mena, destituido tras advertir que los Ejércitos intervendrían si algún Estatuto desbordaba la Constitución, ni José Bono, el ministro que lo destituyó POR A. M. -F. MADRID. Si la Pascua Militar de hoy estará marcada por la reaparición del terrorismo etarra, en la del año pasado todo giró en torno al Estatuto catalán o, en concreto, a las declaraciones que hizo al respecto el entonces jefe de la Fuerza Terrestre, teniente general José Mena. Fue en Sevilla, durante el discurso que pronunció con motivo de esta conmemoración, cuando el teniente general Mena advirtió de que las Fuerzas Armadas tendrían que intervenir si algún Estatuto de autonomía sobrepasaba los límites de la Constitución. En concreto, Mena recordó que la Constitución marca una serie de límites infranqueables para cualquier Estatuto de autonomía No obstante, agregó que si esos límites fuesen sobrepasados sería de aplicación el artículo octavo de la Constitución: las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad, y el ordenamiento constitucional Dos días tardó el entonces ministro de Defensa, José Bono, en ordenar el arresto domiciliario de Mena por pronunciar estas palabras, que consideró contrarias al deber de neutralidad. Una semana después, el 13 de enero, el Gobierno aprobó el cese de Mena como jefe de la Fuerza Terrestre y el pase a la reserva del teniente general Cautela y a esperar Durante todo ese tiempo, el Jefe del Estado sólo se refirió en una ocasión a la nueva situación de la banda terrorista, cuando días después del anuncio de la tregua fue preguntado al respecto por un grupo de periodistas: Cautela y a esperar fue todo lo que dijo Don Juan Carlos. El Rey, que ha mantenido siempre su mismo mensaje respecto a ETA, tampoco ha hecho ninguna alusión al denominado proceso de paz en sus diferentes intervenciones en pú- y acordó nombrar en su puesto al teniente general Pedro Pitarch Bartolomé. Sin embargo, las declaraciones de Mena provocaron una oleada de cartas de adhesiones- -publicadas en su mayoría por ABC- así como una reacción en cadena en el ámbito militar. El coronel Fernando Abalo fue arrestado por sus críticas a Mena, mientras que el capitán de la Legión Roberto González envió una carta al diario Melilla Hoy en la que expresó su malestar por la situación política de España. Tres meses después, Zapatero sustituyó a Bono por el hasta entonces ministro del Interior, José Antonio Alonso. Bono argumentó que su salida respondía a la decisión de abandonar la actividad política y dedicarse a su familia. Un año después, en la Pascua Militar no estarán ni Mena ni el ministro que lo destituyó.