Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 6 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM ZP, UNA BUENA PERSONA NA clasificación elemental de los protagonistas de nuestra vida política nos permite establecer, según la peculiaridad de sus declaraciones públicas, varios grupos bien diferenciados entre sí: a) los que interesan en función de lo que dicen, b) los que dicen en función de lo que les interesa, c) los que hablan sin decir nada y d) los que lucirían mucho más quedándose calladitos. José Bono, varias veces ex, representa un caso típico del grupo b Cuando habla a los medios, la más elemental prudencia en el análisis aconseja reflexionar: ¿contra quién dirige el ahora cesante castellano- manchego sus alabanM. MARTÍN zas? Hacen falta cruelFERRAND dad y conocimiento, los dos ingredientes en dosis máximas, para definir a José Luis Rodríguez Zapatero como una buena persona que actúa de buena fe pero es un retrato de precisión en la medida en que no dice nada y coloca al presidente del Gobierno en el limbo, donde iban antes de la vigente modernidad teológica las almas de los inocentes no bautizados. En el páramo que reflejan las páginas de los periódicos, dentro de una crónica nacional sin más actividad que la de los lamentos, se agradecen las declaraciones de Bono a Europa Press. Hibernada, como está, la fauna del PP, el ex ministro de Defensa simboliza y encarna la excepción socialista que confirma la regla de la incompatibilidad del puño y la rosa con el análisis crítico de los dichos y hechos de sus compañeros de partido. Quizás en eso mismo reside la fortaleza del PSOE, pero visto el silencio que acompaña los espasmos de Zapatero, hay que optar por la debilidad para salvar los muebles de la inteligencia. Bono, tantas veces criticable y criticado por su vocación estelar, acierta cuando afirma, al hablar de la lucha contra ETA, que su confianza está puesta en la Guardia Civil, la Policía y el CNI Eso es entender sin complejos la responsabilidad y la función del Estado ante el problema terrorista. Algo que no termina de entender esa buena persona que actúa de buena fe Todo cuanto sea enfrentarse al delito organizado, del terrorismo a las mafias, sin la firme resolución de su erradicación policial y judicial es andarse por las ramas y reconocer, con mayor o menor fundamento, la incapacidad del Estado para cumplir con su primera obligación frente a los ciudadanos, la garantía de la seguridad. El hoy ocioso líder socialista se distancia de su secretario general, pero acredita que la enajenación mental del PSOE ante el problema terrorista no afecta a todos los militantes. Es más, por lo que se me alcanza, son muchos los compañeros de Bono que piensan como él. Guardan disci- plinado silencio porque a nadie se le escapa que lejos del poder hace mucho frío y es Zapatero quien tiene la llave del cajón del pan. La partitocracia empuja a los militantes a elegir entre obedecer o adelgazar. EN FIN PRINCIPIOS Y REALPOLITIK U M violencia, ni ha mostrado una actitud inequívoca en OLTO vivace. El portavoz ese de Batasuna, con ese sentido. Sus comunicados (y, sobre todo, sus actos) nombre de gerundio y patillas a lo Tempraninos han hablado de algo bien distinto: sólo abandonallo, reprendía el otro día al resto de la humanirían la violencia como resultado, no como condición, de dad como si no hubiese ocurrido nada, como si en la T 4 un diálogo. Y eso, a cambio de ventajas políticas. Por lo de Barajas hubiese estallado una bombona de butano: tanto, quien ahora, a la vista de un nuevo fracaso, vuel ¿Es que alguien piensa que con la fórmula del pacto anva a exigir esa precondición no es un energúmeno que titerrorista, con la vía judicial, con la vía policial... con sólo busca la crispación. más ilegalizaciones, se van a arreglar las cosas Yo, Presto con brio. El proceso deja una cuenta don Pernando; yo lo pienso. Y, conmigo, muchos pendiente que tiene que saldarse a la mayor bremillones de españoles. Hasta tres veces se han vedad: la de reparar el buen nombre de quienes, intentado otras fórmulas para arreglar las codesde sus propias convicciones y la vista de los sas y todas ellas han concluido en destrucción antecedentes disponibles, discreparon de la y muerte. Probablemente, siempre será necesavía emprendida por el Gobierno y, a causa de rio arbitrar algún expediente adicional, llegado tal atrevimiento, fueron tachados de enemiel momento, para certificar una defunción y resgos de la paz por algunos cargos públicos y sus catar restos del naufragio, pero nunca se ha estaEDUARDO palmeros. Como recordaba hace escasos días do más cerca de arreglar las cosas que cuando SAN MARTÍN en estas mismas páginas el profesor Rogelio se han utilizado sin complejos la vía judicial, la Alonso, se ha ido propalando semejante descalipolicial y las ilegalizaciones. La disyuntiva meficación a propósito de quienes planteaban necesadidas policiales medidas políticas es radicalmente rios y coherentes interrogantes mientras que quietramposa. No existe mejor política que la de utilizar los nes han utilizado la amenaza y la coacción han sido lemedios legítimos que la ley atribuye al Estado para pergitimados como interlocutores necesarios en el camiseguir y castigar a delincuentes. no de la paz Andante. Principio básico sobre el que reconstruir Finale. No conviene albergar muchas esperanzas de cualquier consenso: dejar de matar no constituye ninque alguna de las observaciones aquí expresadas vaya a gún mérito y, por lo tanto, no puede ser considerado coprosperar en el futuro próximo. La realpolitik desprecia mo un rasgo de generosidad y primado como tal. El delos principios y tacha de ingenuos a quienes los reclaber de cunplir la ley (como, por ejemplo, no asesinar) man como condición para avanzar. Debe ser mucho más para todos en los mismos términos, es lo que nos hace realista tropezar una cuarta vez, o las que sean necesaciudadanos iguales. A partir de ahí, se puede hablar de rias, por no haber despejado el punto de partida. muchas cosas. No de todas. Eso dependerá del cumplimiento de otras normas y otras obligaciones. La cita mencionada incluye un pasaje que no quiero omitir Así lo establecen el Pacto de Ajuria Enea y la resolución del Congreso de mayo de 2005. Recuerdo: Si se propara que no se me acuse de manipulación, pero que saco de conducen las condiciones adecuadas para un final dialogatexto para comentarlo aparte. Dice Barrena en el lugar de los pundo de la violencia, fundamentadas en una clara voluntos suspensivos: con la conculcación de los derechos más eletad de poner fin a la misma y en actitudes inequívocas mentales de los prisioneros vascos... ¿No se le caen las patillas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procede vergüenza? Las familias de los mil muertos por ETA habrían sos de diálogo... (Punto 10 de Ajuria Enea y 2 de la reagradecido que a sus parientes asesinados se les hubiera concesolución del Congreso) Durante estos meses, ETA, ni dido siquiera una décima parte de los derechos de los que disfruha manifestado una clara voluntad de poner fin a la tan los prisioneros vascos