Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 VIERNES deESTRENO VIERNES 5 s 1 s 2007 ABC O la digieres y convives con ella o la fama acaba contigo Ben Affleck s Actor En Hollywoodland encarna a George Reeves, el primer actor que interpretó a Superman y que se llevó muchas bofetadas en vida. Fue productor y un icono en EE. UU. pero no soportó esa presión POR TONI GARCÍA Parece que los años en blanco (o casi) han servido a Affleck para retomar el buen camino: ha ganado el premio de interpretación (la Copa Volpi) por Hollywoodland en Venecia, ha sido padre junto a la actriz de Alias Jennifer Garner, y además de preparar su debut como director en Gone, Baby, Gone este año ha anunciado ya su siguiente proyecto: una película mano a mano con Matt Damon, su amigo de toda la vida y el hombre con el que conquistó Hollywood. ¿Cómo ha sido interpretar a George Reeves? -Bueno, debo decir que, como es obvio, Reeves es un icono en Estados Unidos, ya que fue el primer tipo que realmente era identificado como Superman. Lo curioso es que precisamente lo de ser un icono fue la parte más trágica de su vida porque no pudo soportar esa presión. ¿Qué fue lo que más le interesó del personaje? -Varias cosas: en primer lugar el hecho de cómo la fama funciona a muchos niveles, y uno de ellos- -que a veces pasa inadvertido- -es que es absolutamente destructiva- -como demuestra la historia de Reeves o muchas otras- O la digieres y convives con ella o acaba contigo. No hay más matices. Reeves fue devorado por el personaje que él mismo había creado y conseguir mostrar eso es un reto para cualquier actor. Por otro lado, al ser un personaje real no vale con inventarse una identidad, hay que saber quién era, meterse en sus zapatos. Affleck reconstruye un personaje al que la vida le dio muy malos ratos: George Reeves había dado tantos malos ratos. Lo cierto es que había mucho material ya publicado y tanto yo como Allen (Coulter, director de la película) nos beneficiamos de ello a la hora de lograr que tanto el guión como mi papel resultaran auténticos. Vi muchas veces su película con Claudette Colbert, y todos los episodios de Superman más de cien, tanto en color como en blanco y negro y obviamente, repasé Lo que el viento se llevó Fue de gran ayuda tener acceso a todo este material aunque debo reconocer que a veces me he sentido extraño. ¿Dónde ha estado todo este tiempo? -Bueno, digamos que llegó un momento de mi carrera en el que no estaba demasiado satisfecho con lo que estaba haciendo, ni demasiado interesado en los proyectos que me llegaban, así que decidí tomarme tiempo libre y pensar en lo que realmente me apetecía hacer. Nunca me ha importado ser famoso, ni creo en el dinero como si fuera Dios, así que no fue nada traumático ni mucho menos. Ahora me siento muy bien y creo que ha sido la apuesta correcta. ¿Así que investigó usted al personaje? -Por supuesto, hice un montón de investigación, de una forma a veces bastante obsesiva, porque quería saberlo todo o al menos lo más posible, por lo que comentaba de que me sentía muy responsable por dar vida a un personaje al que la vida Si Rock Hudson viviera no me gustaría estar en su piel porque creo que las cosas serían muy diferentes ¿Por qué? -Bueno, es extraño ver la vida de alguien, aunque sea a través de su carrera, sabiendo que el final fue tan trágico. La verdad es que nunca había hecho una búsqueda tan exhaustiva para ninguna de mis otras películas y supongo que eso también influyó en mis sensaciones. Normalmente, cuando trabajas sobre un guión y sabes que el personaje no existe, nunca te paras a pensar en cómo era su vida a no ser que sea como simple ejercicio. Cuando interpretas a alguien que ha existido y que ha sido tan importante como George Reeves, todo cambia. Hollywoodland EE. UU. 2006 127 m. Género- -Thriller DirectorsAllen Coulter ActoressBen Affleck, Adrien Brody, Diane Lane -Y vuelve con una película en la que no le piden lo de siempre... -Sí, por supuesto. Esta fue la primera película que escogí para volver a interpretar en esta nueva etapa y el motivo por el que la escogí es porque me permitía salir de los registros en los que el público está acostumbrado a verme. Además, estaba el hecho de que iba a trabajar con un gran director, un guión excelente y que los compañeros de reparto eran impresionantes. Al mismo tiempo quería hacer justicia al actor, porque creo que ese hombre se llevó muchas bofetadas en vida y era imprescindible que la película fuera muy rigurosa. Cine negro moderno, al viejo estilo E. R. M. na cosa es el modo atractivo y moderno (años cincuenta) que tiene esta película de contarnos una clásica historia de serie negra, y otra, distinta o parecida, que tiene de encubrirnos o descubrirnos a un personaje fascinante: George Reeves, un Superman televisivo que tuvo gran éxito en el Hollywood aquel y cuya muer- U te sigue siendo aún hoy un enigma sin resolver. El encargado de modular esos dos intereses es el director Allen Coulter, curtido en series como Los soprano o Sexo en Nueva York y desde luego un tipo con talento: ¡a quién se le ocurre encargarle un personaje tan fascinante como el de Reeves a un actor como Ben Affleck! Pues, sin duda, a Coulter, un tipo con talento. Affleck borda ese personaje tosco, voluntarioso, simpaticote y que cayó devorado, como tantos otros, por las fauces de Hollywood. De hecho, la película podría haberse centrado en él, pero prefiere hacerlo en su caso, que es el caso del detective de la película, encarnado por Adrien Brody con su cara de pájaro y modales alejados de los carriles del género negro: sería un Bogart de barriada. Y la chica, que es la esplendorosa Diane Lane, una mujer que le pega al cine negro con la elegancia que un camello a un paquete de tabaco... Tenemos, pues, en Hollywoodland un gran caudal de atractivos: sus personajes y protagonistas (Bob Hoskins le da cuerda poderosamente al suyo, un productor made in... la intriga policiaca, al cruce de romances y de pasiones, el modo de respirar y exhalar la narración al viejo estilo pero con un cierto deje moderno... a ello hay que sumarle el dibujo que hace Coulter de un Hollywood fresco, ágil y hambriento como un tiburón. En fin, todo muy sorprendente. Salvo lo de Ben Affleck, cuyo repentino talento interpretativo no es sorprendente, es milagroso. ¿Qué ha cambiado en Hollywood desde la muerte de George Reeves? -Muchísimas cosas han cambiado en Hollywood. Muchas. En primer lugar en ese momento habían tres grandes cadenas de televisión, una revista o un par como máximo, y poca cosa más. Además, existía