Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL VIERNES 5 s 1 s 2007 ABC Rafael L. Bardají Los demócratas toman las riendas del Congreso en EE. UU. Pelosi hace historia al convertirse en la primera mujer portavoz de la Cámara Baja de los Estados Unidos M. GALLEGO CORRESPONSAL. NUEVA YORK. Ayer fue el día en el que se materializaron las predicciones de abrir una nueva página en la historia de EE. UU. Con la ceremonia de juramento que se llevó a cabo en el Capitolio, los demócratas pusieron fin a doce años de minoría en las Cámaras, marcados en su retorno por una guerra que les ha aupado en las urnas. Pero nadie entraba en la historia con más fuerza que Nancy Pelosi, nombrada la primera mujer portavoz de la Cámara Baja. Hemos esperado este momento más de 200 años sin perder la fe anunció la congresista de San Francisco que se convertiría en presidente caso de que algo le ocurriese a George W. Bush y a Dick Cheney. Para ellos, los que salvo que medie el desastre siguen teniendo el timón de la política exterior de Estados Unidos era el principal mensaje de Pelosi. Las elecciones de 2006 han sido una llamada al cambio, no simplemente a un cambio de control en el Congreso sino a un nueva dirección para nuestro país. Y en ningún aspecto tenía más claro el pueblo americano la necesidad de un nuevo rumbo que en Irak. El pueblo americano ha rechazado la obligación abierta a una guerra sin final Los demócratas habían sufrido la víspera un recordatorio de que el pueblo americano no olvidará la razón por la que los han elegido mayoritariamente. La conferencia de prensa en la que pretendían anunciar sus planes de reformas éticas con las que meter en cintura las prácticas de influencia fue interrumpida por manifestantes que exigían que lo primero sea cortar fondos para Irak y traer los soldados a casa. Queremos recordarles que están de vuelta al poder gracias a los movimientos de base declaró Cindy Sheehan, madre de un soldado muerto en Irak que se ha convertido en cabeza visible del movimiento antibélico. de maniobra en este terreno. Por eso su plan para demostrar resultados en las primeras cien horas de trabajo a partir del martes se concentra en aspectos como la reforma ética, que arrastra un amplio consenso. La más poderosa La que ya es oficialmente la mujer más poderosa del país había cenado la víspera en la embajada italiana, donde rindió homenaje a sus raíces, y antes de entrar en el Capitolio con sus cinco nietos de la mano asistió a una misa católica. Los niños eran la nota sobresaliente en un día en el que los legisladores llevan a su familia al hemiciclo. Ocho senadores y 42 diputados, la mayoría demócratas, estrenaban también despacho, algunos con gritos de entusiasmo al encontrarse con un baño privado, como mostró extasiado a las cámaras Tim Waltz, representante por Minessota, después de compartir durante años los sanitarios con los estudiantes a los que hasta el mes pasado daba clases de Geografía. La promesa del 110 Congreso de EE. UU. que lideran los demócratas es la de hacer patriotismo en vez de partidismo y distinguirse por las ideas, no por los insultos pero su relación con el Gobierno de Bush será, como mínimo, difícil. ¿AÑO NUEVO EN IRAK? En los próximos días, George W. Bush hará pública formalmente su nueva estrategia hacia Irak. Todos quienes han celebrado la muerte de los neocons quedarán ampliamente frustrados: el presidente americano no va a seguir las recomendaciones de la comisión Baker (retirada escalonada) ni las demandas demócratas (retirada ya) ni la visión de los actuales mandos militares (seguir igual) Por el contrario, va a adoptar las ideas que han sido impulsadas por los apresuradamente dados por muertos neoconservadores. Va a incrementar las tropas en Irak. Como les dijo hace nada a sus generales, quiero una estrategia para vencer, no una para huir ¿Por qué otra vez los neocons Porque, a diferencia de todos sus detractores, son los únicos, como ya pasó el 11- S, que le ofrecen al presidente americano una posibilidad de victoria. Los demás se resignan a que Irak sea un nuevo Vietnam. Pero Bush hijo no quiere repetir los errores de guerras pasadas. Por eso no es casualidad que lo que vaya a decir el presidente sobre lo que hay que hacer, además de adornarlo con conceptos nobles pero extraños a los europeos (honor, sacrificio, aguante) se base en las ideas elaboradas en el thinktank que se considera la cuna del neoconservadurismo, el American Enterprise Institute y se hayan estado publicando en el semanario estrella de esa corriente política, el Weekly Standard de William Kristol. La idea básica es aumentar las tropas en una cifra entre 30.000 y 50.000 soldados, concentrar su despliegue inicialmente en la capital y poner el énfasis en combatir la inseguridad más que en formar al ejército iraquí. Cosas, hay que admitirlo, que los neocononservadores han defendido desde el verano de 2003. Ahora bien, el presidente Bush no es un ideólogo, sino un político, y necesita lograr los apoyos necesarios, no sólo ganar la batalla de las ideas. De los demócratas poco puede esperar y de entre los suyos, sólo el presidenciable McCain se ha mostrado a favor. Pero al menos ya cuenta con un buen plan. Recomendaciones a Bush En su discurso de ayer, Pelosi recordó que el presidente Bush está a punto de anunciar un nuevo plan para Irak y advirtió que debe dejar claro a los iraquíes que tienen que defender sus propias calles y su propia seguridad detalló. Un nuevo plan que promueva la estabilidad en la región y nos permita volver a desplegar responsablemente nuestras tropas Pelosi, sabe, sin embargo, que tiene un margen limitado La portavoz recordó que los estadounidenses votaron por el cambio, sobre todo en Irak Rice ficha como adjunto al zar del espionaje norteamericano, Negroponte M. G. NUEVA YORK. John Negroponte lleva menos de dos años en el cargo de nuevo cuño desde el que se dirigen y coordinan los cuerpos de la inteligencia estadounidense, pero no podrá acabar su labor de devolverles el lustre perdido. La secretaria de Estado Condoleezza Rice ha convencido al presidente George W. Bush para que el zar del espionaje sea su adjunto en el Departamento de Estado. Bremen como embajador en Bagdad. Menos de un año después era designado director de la inteligencia nacional, cargo creado en respuesta a las conclusiones de la Comisión del 11- S. Los demócratas, que presionaron al presidente para responder a ese clamor con el que se pretendía atajar los errores de inteligencia que hicieron posible los atentados, se lamentaron ayer de que deje un puesto crítico cuando todavía sigue en su infancia como dijo la senadora Susan Collins. Me preocupa que nuestro déficit en inteligencia no será corregido declaró la congresista Jane Harman. El sucesor de Negroponte al frente del espionaje estadounidense será el vicealmirante retirado Michael McConnel, otro hombre de la cantera de Bush padre. A Negroponte le perseguirá durante su confirmación en el Senado la polémica por su papel en la creación de la contra nicaragüense mientras fue embajador de Honduras con Ronald Reagan entre 1981 y 1985. Un conocedor de Irak Los analistas creen que su elección refleja la necesidad de incorporar en la comandancia de la política exterior a un conocedor de Irak. Negroponte fue embajador en la ONU durante el período de intensa diplomacia en el que el Gobierno de Bush intentó embarcar a la organización en la invasión de Irak con el argumento de las armas de destrucción masiva. En 2004, cuando EE. UU. traspasó oficialmente la soberanía de ese país a un gobierno provisional iraquí, sustituyó a Paul John Negroponte tras recibir un premio el pasado diciembre REUTERS