Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 5- -1- -2007 ABC ESPAÑA www. abc. es Zapatero pudo contemplar con sus propios ojos el estado en que quedaron, tras el atentado, algunos de los coches estacionados en la T- 4 de Barajas JAIME GARCÍA Zapatero visita la T- 4 cinco días después y elude decir que el proceso está roto En una breve declaración ante los medios, no utilizó ni una vez el término terrorismo y sólo habló de violencia s Dice que su energía y determinación para lograr la paz es ahora mayor BLANCA TORQUEMADA MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero paseó ayer entre los escombros de su política antiterrorista, cinco días después de que su apuesta personal por el proceso de negociación con ETA se viniera abajo en la Terminal 4 de Barajas. En lo que presentó como una visita de gratitud a los servicios de emergencia y personal aeroportuario (que llega después de que en las jornadas anteriores se sucedieran las del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, del líder de la oposición, Mariano Rajoy, de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre y del alcalde de la capital, Alberto Ruiz- Gallardón) el presidente del Gobierno se colocó ante los focos para una declaración pública (sin posibilidad de preguntas de los periodistas) en la que habló de determinación y energía pero no utilizó ni una sola vez los términos terrorismo y terrorista ni recurrió a la semántica de la derrota (en la que se expresaría una voluntad de vuelta al pacto antiterrorista) sino que se instaló en la de la paz Para el jefe del Ejecutivo, el desolador balance de la pérdida de dos vidas humanas en el cráter del módulo D del aparcamiento de la T- 4 es resultado de la violencia Zapatero, con aspecto mustio y algo ausente, llegó a Barajas unos minutos después de mediodía acompañado por los candidatos socialistas a la Alcaldía y la Comunidad de Madrid, Miguel Sebastián y Rafael Simancas. También hizo acto de presencia el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, número dos del Ministerio del Interior. Tras estrechar la mano a bomberos, miembros de las Fuerzas de Seguridad, psicólogos y trabajadores de Aena en la zona cero (donde se encontró notablemente avanzadas las tareas de desescombro, dado el tiempo transcurrido) un automóvil llevó al presidente del Gobierno a las inmediaciones de la sala de recepción de autoridades de la T- 4, donde, de pie y a la intemperie, se dirigió a los medios de comunicación. Fue una intervención de apenas tres minutos en la que no hubo ni una alusión expresa a la ruptura del proceso Tampoco a la suspensión que él mismo anunció el 30 de diciembre desde Moncloa. Aquel día se desplazó fugazmente a Madrid desde Doñana para esta declaración institucional y volvió después a su lugar de descanso navideño. No volvió a comparecer en público hasta la repentina visita que hizo anteayer a los familiares de las víctimas después de que a última hora de la tarde se hallase el cuerpo de Carlos Alonso Palate. Pero Zapatero también llegó el último a esa cita, pues para entonces ya se habían entrevistado con ellos Alfredo Pérez Rubalcaba, Mariano Rajoy, Juan Fernando López Aguilar, Jesús Caldera, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz- Gallardón y Ana Botella, entre otros. Fuentes gubernamentales informaron ayer de que Zapatero recibirá a las familias en Moncloa próximamente. Ayer en Barajas, el jefe del Ejecutivo dijo también que la Justicia se hará cargo de los autores de esta barbarie porque, insistió, la Justicia es un camino fundamental para la paz y para el fin de la violencia Para Zapatero, con este atentado criminal y atroz, ETA ha elegido el peor de los caminos una circunstancia por la que, según expresó, la energía y la determinación que tengo para alcanzar la paz es si cabe mucho mayor. Nada ni nadie va a detener nuestro derecho a que nuestras vidas sean sin bombas y sin violencia Por ello, insistirá en su particular búsqueda del fin de la violencia y de la paz empeño al que dedicará lo mejor de mí mismo La línea argumental de Zapatero en estas últimas apariciones no está siendo coinci- No hubo guiño al Partido Popular, sólo alusión genérica al concurso de todas las fuerzas políticas