Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 4 s 1 s 2007 ABC El mecanismo de un violín es muy similar al de un coche de Fórmula 1 Borja Bernabeu s Luthier El constructor de instrumentos es el único español que tiene un taller en Cremona, ciudad italiana de donde salieron los famosos stradivarius s Bernabeu ha sido recientemente premiado en Baltimore por dos de sus creaciones: un violín y una viola SUSANA GAVIÑA MADRID. Borja Bernabeu no tiene antecedentes familiares en el mundo de la música. Ni músicos, ni constructores de instrumentos, aunque sí confiesa su gran pasión por ella. Sin embargo, no deja de asombrar dónde ha llegado en apenas una década: es el único luthier español que tiene un taller en Cremona, la meca de los constructores de violines y de violas. Allí sentaron cátedra e hicieron historia Stradivari, Garnieri o Amati. Bernabeu, a su manera, ha escrito las primera líneas de la suya propia, enriquecida recientemente por dos premios- -dos medallas de plata, una por un violín y otra por una viola- otorgados por la Violin Society of America de Baltimore, que le han convertido en el primer español galardonado en este certamen. El jurado valoró la capacidad de Bernabeu para conseguir una gran profundidad en el sonido Sin dotación económica, el premio supone para los ganadores el reconocimiento ante los colegas los estudios académicos terminó por imponerse. Y en 1997 se diplomó como luthier de guitarras en el Red Wing Winona Technical College de Minnesotta. Su novia italiana fue quien le convenció para viajar a Italia, donde comenzó trabajando en un taller de reparación de instrumentos, hasta que un día hizo una visita a otro taller donde se construían violines. Bernabeu de nuevo cayó fascinado. Cuando vi los talleres, las maderas, los barnices... la fascinación fue total recuerda. Había encontrado su verdadera vocación. Viajó a Cremona, ciudad que, con 70.000 habitantes, acoge más de un centenar de talleres de luthiers, procedentes de todo el mundo. Para construir un violín es preciso poseer conocimientos en muchas materias- -física, química... Hay que saber de muchas cosas, no en profundidad pero sí tener claros algunos conceptos, porque el violín es un objeto que funciona mecánicamente. No es preciso tener grandes conocimientos de física, pero sí comprender lo que es la vibración Bernabeu apunta que uno de los secretos para construir un buen instrumento es el barniz. Para que funcionen hay que tener en cuenta la luz que entra en él, la consistencia... Y prefiere no desvelar cuál es su fórmula. Cada maestrillo tiene su librillo bromea. Su secreto: divertirme El luthier madrileño realiza al año un total de ocho instrumentos (violines, violas o violonchelos) y en cada uno de ellos invierte alrededor de 250 horas de trabajo. Aunque nunca ha buscado realizar el instrumento perfecto, asegura que esta labor le permite experimentar, pues ofrece posibilidades infinitas También puede suceder que no se logren los resultados deseados al finalizar el laborioso proceso. Una de las grandes ventajas que tiene el violín- -afirma- es que cuando no funciona se puede Bernabeu, trabajando en su taller de Cremona abrir la caja y variar el montaje del instrumento hasta que suene bien. Lo mismo que sucede con un coche de Fórmula 1; cuando no funciona, siempre le puedes cambiar el motor o las ruedas En cuanto a cuál es su secreto para obtener un buen instrumento, Bernabeu lo tiene claro: Divertirme mientras lo hago ABC Stradivari, un genio y un mito Bernabeu sabe bien que son numerosas las investigaciones realizadas para desvelar el secreto que llevó a Stradivari a convertirse, en los siglos XVII y XVIII, en el mejor constructor de violines de la historia. Se estudian los tratados de pintura que circulaban en aquellos años, así se intenta recomponer los supuestos barnices que utilizó Stradivari El resultado actual es una combinación de esas investigaciones más lo que cada luthier experimenta desde el punto de vista estético y acústico. Pero, ¿se pueden repetir los stradivarius? Stradivari fue un genio, pero también hay mucho de mito afirma Bernabeu, que sin embargo considera sus obras tan irrepetibles como La Mona Lisa de Da Vinci. Tal vez haya alguien capaz de copiarla con total exactitud, pero la obra de Leonardo es única y está en el Louvre Y subraya la revolución que supuso Stradivari en la construcción de instrumentos: Fue un genio desde todos los puntos de vista El luthier madrileño, de momento, ha logrado que uno de los suyos, una mandolina, esté expuesta en el museo Stradivarius de Cremona. Desmontando guitarras Nada parecería adivinar que Borja Bernabeu, un madrileño que se marchó a Estados Unidos a estudiar empresariales, conviviría un día con el serrín y las fórmulas químicas. La carrera, que elegí un poco porque sí no consiguió saciar sus inquietudes. Se marchó un par de años a Alemania, donde cursó estudios de Filosofía. Su vocación tampoco andaba por ahí. Y decidió, por fin, dejarse llevar por el gusanillo que llevaba desde hace años dentro. Siempre me ha gustado montar y desmontar las cosas confiesa en conversación telefónica con ABC desde Cremona. Algo que hacía repetidamente con su guitarra: Le cambiaba el puente, las clavijas y luego iba al luthier, al mecánico del instrumento Allí quedó fascinado. Esta afición, que convivía en silencio con PEPE ORTEGA Abbado, un maestro en Sevilla El director de orquesta Claudio Abbado volvió a dar el martes en en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, dentro de las citas del Festival de las Tres Culturas que se celebra estos días en la Capital Hispalense, una lección de maestría al frente de la Joven Orquesta Sinfónica Simon Bolivar de Venezuela.