Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 4- -1- -2007 MADRID 51 Cada vez más vacunas en la Unidad del Viajero, que pronto llegará al Marañón El Carlos III también dispone de una Unidad de Consejo al Viajero, que ofrece una atención especializada a cada paciente en función de la zona geográfica a la que vaya a viajar, según la duración del viaje y sus características personales. La unidad, integrada por personal de tres servicios médicos (Enfermedades Infecciosas, Medicina Preventiva y Pediatría) comprueba la salud del paciente y le asesora sobre las medidas dietéticas y de protección que debe adoptar, además de administrarle las vacunas, explicarle su administración y las medidas higiénico- sanitarias y profilácticas más adecuadas. En las vacaciones de verano, esta unidad se reforzó con dos consultas, que probablemente sigan este año, dada la demanda: en 2005 se suministraron 5.775 vacunas, un aumento de un 43,6 respecto a 2004. Además, esta unidad atendió el pasado verano 8.208 consultas telefónicas de viajeros de toda España. Pese a ello, muchos viajeros no pasan por esta unidad a tiempo (un mes antes del inicio del viaje) y, a la vuelta, han de visitar la Unidad de Medicina Tropical para recibir tratamiento. El Hospital Gregorio Marañón, además, ultima un proyecto para poner en marcha próximamente su propia Unidad del Viajero, explican fuentes del hospital. La consulta de la Unidad de Medicina Tropical del Ramón y Cajal abrió sus puertas en 1989 sitivo de hepatitis B (5 Hepatitis B, VIH SIDA, sífilis, infecciones urinarias... Algunas enfermedades que tratan estas unidades también están presentes en España, y muchos de los inmigrantes que las desarrollan lo hacen por las pésimas condiciones higiénicas y sanitarias en las que se ven obligados a vivir y trabajar en nuestro país, explican fuentes sanitarias. Muchas veces nos mandan pacientes creyendo que tienen una patología tropical y, como hacemos pruebas de todo, se les pueden detectar más enfermedades detalla el Carlos III. De ahí que en la lista de los diagnósticos aparezcan patologías nada tropicales, aunque, en todo caso, por estas unidades pasan inmigrantes de paí- ABC gicos, digestivos y cuadros febriles. En ambos grupos, estos procesos suelen estar vinculados a ingerir alimentos contaminados o por la picadura de insectos, apunta el Carlos III. Hay un riesgo muy alto de los inmigrantes establecidos en España que viajan a sus países de origen sin prevenir los riesgos, sin vacunarse destaca la doctora Navarro. En estas unidades se atiende, sobre todo, a personas inmigrantes, pero cada vez más a viajeros españoles Se trata sobre todo a hombres, de unos 30 años, origen africano o suramericano, la mitad sin tarjeta sanitaria No hay que crear alarmas, la patología tropical no es transmisible en España ses tan alejados de los trópicos como los de Europa del Este o incluso de países nórdicos. Lleva esa nomenclatura, pero pasan pacientes de todos los sitios apuntan. El Carlos III no cuenta con datos tan detallados de su trabajo en la Unidad de Medicina Tropical, pero básicamente coinciden con los aportados por el Ramón y Cajal: en cuanto a los principales pacientes, los inmigrantes, son esencialmente africanos y suramericanos, que suelen padecer filariasis (esencialmente la que afectan a la piel) paludismos (malarias) y parásitos intestinales. Los viajeros, turistas que visitan zonas tropicales donde adquieren la enfermedad, por su parte, son tratados de patologías como procesos dermatoló- Patologías no transmisibles ¿Estas enfermedades y sus porcentajes de atención a los inmigrantes están dentro de la normalidad? Es evidente que no, porque hay un sesgo importante: somos centro de referencia y sólo vemos a los que realmente están malos, porque otros muchos casos antes han sido solventados por el médico de Atención Primaria y no vienen a esta unidad. Nosotros vemos la cara más trágica, complicada y exótica de las patologías de la inmigración sostiene Rogelio López- Vélez, responsable de la Unidad de Medicina Tropical del Ramón y Cajal. Tanto él como Sabino Puente, su homólogo del Carlos III, insisten en que las enfermedades que tratan, fundamentalmente a los inmigrantes (por lo demás un colectivo generalmente sano) no han de preocupar ni generar ningún alarmismo en la población autóctona: Es importante destacar que la patología tropical no es transmisible en España resalta López- Vélez. Hace unas semanas, por ejemplo, trascendió que el Carlos III trató los primeros casos de fiebre Chikungunya (la enfermedad del hombre encorvado detectados en la región y la serie más extensa registrada en España, con siete afectados tras viajar a zonas tropicales y picarles un mosquito. Tras insistir en que las personas que vayan a viajar a zonas tropicales visiten la Uni- dad de Consejo al Viajero con antelación, las autoridades sanitarias resaltaron que no existe preocupación por estos casos ni riesgo de contagio. Prevención, sin alarmismos, destacan una y otra vez los especialistas. Además, al hilo de las afecciones no tropicales que desarrollan tantos inmigrantes, hay quien lo tiene claro: El mayor peligro no es una enfermedad, sino la pobreza sentenció en unas recientes jornadas el subdirector general de Epidemiología, Prevención, Promoción de la Salud y Sanidad Ambiental de la Comunidad, Francisco Marqués. A su juicio, el sistema madrileño se está adaptando al fenómeno de la inmigración y, aunque quede por hacer, incidió en la importancia de no ser alarmistas y potenciar las políticas de prevención. ¿Más unidades tropicales? En todo caso, los inmigrantes no generan problemas de salud pública, ya sean regulares o irregulares zanjó el director general de Salud Pública del Ministerio, Manuel Oñorbe, reconociendo que los servicios sanitarios tendrán que irse adaptando En el Carlos III ya llaman la atención sobre la necesidad de plantearse un aumento de las Unidades de Medicina Tropical en la región: Dos unidades con tres consultas entre tantos hospitales denotan una carencia. Se están incrementando las consultas e irán a más: llegan más inmigrantes y cada vez hay más movimiento en las zonas turísticas advierten. La Consejería de Sanidad, por su parte, afirma que las unidades existentes cubren perfectamente la demanda en el campo preventivo de estas enfermedades: En principio, ni a corto ni a medio plazo se incrementará concluye. La salud, una de las principales preocupaciones de los inmigrantes La inestabilidad laboral y la salud son las principales preocupaciones de los inmigrantes en España, según un informe elaborado por la consultora ACNielsen, especializada en la investigación de mercados, información y análisis. El estudio, hecho público recientemente y realizado sobre una muestra de 1.200 personas, desvela que para el 40 por ciento de los inmigrantes la mayor preocupación es el empleo, seguido de la salud, citado por el 17 por ciento de los encuestados. El resto de problemas más citados por los inmigrantes encuestados son los problemas económicos (el 7,8 por ciento) la vivienda (el 7,1 el rechazo de la sociedad española y el racismo (6,5 la educación de los hijos (5,6 las drogas (4,6 la inseguridad ciudadana y el crimen (4,2 el terrorismo (3,5 y, finalmente, el Gobierno y los partidos políticos (1,2 Por procedencia, los inmigrantes latinoamericanos son los más preocupados por la estabilidad laboral (el 43,8 y menos por la salud como problema (el 14,8 frente al 19,1 de los africanos y el 19,3 de los procedentes de Europa del Este.