Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID JUEVES 4 s 1 s 2007 ABC Sol, otro año entre escombros y polvo A muchos madrileños, las obras de Fomento se les están haciendo interminables. Por estas fechas ya deberían haber desocupado el kilómetro cero, pero no lo harán hasta el año que viene, 2008. Los dependientes de la plaza se quejan de que sus locales se llenan de polvo y de que las ventas ya no son lo que eran Miguel Ángel, lotero de Torrevieja que cada Navidad viene a repartir suerte a Madrid, confiesa que éste es el último año que coloca su pequeño puesto en la Puerta del Sol. POR CRISTINA ALONSO FOTOS IGNACIO GIL MADRID. En la plaza madrileña que marcó el inicio del recién estrenado 2007, la Navidad ha estado de capa caída. Muchos paseantes reconocen que Sol ya no es lo que era: Ahora está demasiado gris y oscura Las obras la están consumiendo, yo, si puedo, ya ni paso por ella confesaba Davinia, de 54 años. El polvo que nace de los escombros penetra cada día en los comercios de la zona y se adueña de sus estanterías. Estoy todo el día limpiando. Hay clientes que ponen mala cara cuando ven que lo que les enseño está sucio dice Najat, dependienta de una tienda de souvenires. Algunos comerciantes ni siquiera saben qué es lo que les están construyendo a pocos metros de su lugar de trabajo. Cuando se les informa de que el motivo de su trastorno es la futura macroestación de Renfe Sol- Gran Vía, la idea parece no disgustarles. Bueno, eso atraerá a más clientes opina Ana María. Sin embargo, al instante se echan las manos a la cabeza: ¿Qué van a durar hasta 2008? ¿Casi dos años más con este martirio? Pensaba que ya les quedaba poco... enmudece Javier, dependiente de unos grandes almacenes. Miguel Ángel no disfrutará del final de las obras. Este lotero venido desde Torrevieja asegura que esta Navidad es la última que intenta repartir suerte en la Puerta del Sol. La gente antes se daba un paseo por aquí, pero con la odisea que han montado sólo les queda salir corriendo explica. Además de las obras, la boca del Metro de Preciados también me está haciendo pupa. Y así estoy, que no vendo ná de ná Aún es pronto para evaluar las pérdidas que están registrando los comercios de la zona, pero muchos recuerdan con nostalgia la caja de hace tres o cuatro años. Parece una tontería, pero el comercio es muy vulnerable. Un día te obstaculizan la entrada por cualquier razón, el cliente entra por comodidad a otro negocio y ya no vuelve por el tuyo explica Jordi, dependiente. Trabajar aquí a veces es complicado La peatonalización de Arenal le debe mucho a Libiu, rumano de 29 años. Durante dos semanas, él fue el encargado de dejar bien bonitos los árboles de esta céntrica calle, colocándoles piedra y resina alrededor del tronco para que quedaran al nivel del pavimento. Aquí trabajar es un pelín difícil porque hay gente que metía los pies en la masa cuando aún no estaba seca y tenía que volver a empezar de nuevo Libiu reconocía estar cansado de tanto trasiego de gente: Se nota que salen más por Navidad, es normal, pero para nosotros son un estorbo porque tenemos que esquivarles En cuanto a las obras, es optimista: Va a quedar todo bien, merecerá la pena Fomento retrasa las obras para fastidiar La culpa de todo este destrozo la tiene Fomento. Está retrasando las obras intencionadamente para fastidiar explica Carlos Álvarez, estudiante de 28 años. Sus amigos opinan lo mismo. Hemos venido al centro a hacer unas compras y tomarnos unos bocadillos de calamares, y mira cómo nos encontramos Sol: patas arriba de nuevo Estos jóvenes ponen fecha a la marcha de los obreros del kilómetro cero: Si ganara Miguel Sebastián, finalizarían el 28 de mayo. Pero como eso no va a pasar, aún queda un rato largo