Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 JUEVES 4- -1- -2007 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional El hermanastro de Sadam y otro ex alto cargo iraquí, a un paso de la horca El primer ministro chií afirma que piensa en su dimisión tras nueve meses sin lograr la formación de Gobierno M. AYESTARAN ENVIADO ESPECIAL ARBIL (IRAK) La sentencia a muerte que el pasado sábado costó la vida al ex dictador Sadam Husein puede recaer en las próximas horas sobre los otros dos acusados del asesinato de 148 ciudadanos chiíes en la ciudad de Duyail, en 1982. Barzan Ibrahim Al Tikriti, hermanastro de Sadam y responsable máximo de la temida Mukhabarat la policía secreta que controlaba el país durante el régimen, y Awad Hamed Al Wandar, ex magistrado jefe del Tribunal Revolucionario, serán ahorcados por el mismo delito que el dirigente baazista aunque las autoridades iraquíes, tal como hicieron el pasado sábado, no han hecho oficial ni la fecha, ni el día exacto de la ejecución. cos y ciudadanos que reprochan a Maliki haber cedido de forma definitiva a las presiones de los chiíes más radicales y que nunca ha puesto los suficientes medios para acabar con las milicias de Al Sadr. Pese a que George Bush ha repetido en numerosas ocasiones su apoyo incondicional al primer ministro, el propio Maliki ha arremetido en estos últimos meses contra Washington por considerar que no está suministrando los medios necesarios a su policía y ejército para intentar establecer el orden. Si el descontento de la población árabe suní no es ya suficiente, la presión sobre Maliki también llega desde los sectores políticos kurdos, que aseguran que nadie les informó de la ejecución de Sadam y que sólo la siguieron por televisión. Mahmoud Otrman, juez de la Coalición del Kurdistán, denunció que no había un solo representante de su grupo en el ahorcamiento del ex dictador, aunque pedimos al presidente del país, Yalal Talabani, y al presidente de la región kurda, Massoud Barzani, que se abstuvieran de denunciar públicamente la ausencia de comunicación oficial Baile de fechas Un responsable del Gobierno, que se mantuvo en el anonimato, indicó a las principales cadenas árabes presentes en el país que aún no hemos determinado el lugar y la hora exacta porque seguimos negociando la entrega de los dos condenados por parte de Estados Unidos, pero la ejecución puede ser hoy mismo Este testimonio contrasta, sin embargo, con el del asesor político del primer ministro, Sami Al Askari, quien aseguró que la ejecución se producirá, casi con toda seguridad, la próxima semana, después de la fiesta de las Fuerzas Armadas, que se celebra este mismo sábado El baile de fechas y el nerviosismo de los distintos portavoces es fruto de la polémica desatada por la emisión del vídeo captado por un teléfono móvil durante la ejecución de Sadam. Aunque el peso social de los dos nuevos condenados no tiene la importancia del de Husein, el actual Gobierno no puede permitirse un nuevo escándalo que enturbie aún más las relaciones en el seno de la comunidad musulmana del país. Los suníes siguen clamando venganza y no ven en estos procesamientos más que desquites personales de los chiíes, que durante el régimen baazista carecían de poder alguno de decisión. Por mucho que las autoridades se esfuerzan en mos- A Barzan Ibrahim (a la izquierda) hermanastro de Sadam y ex jefe del espionaje, y a Awad Hamed (a la derecha) magistrado del Tribunal Revolucionario, les espera también la horca trar las ejecuciones como un acto de justicia, su mensaje carece de credibilidad, sobre todo tras el bochornoso espectáculo ofrecido por los verdugos de Sadam. afirma No sólo no pienso volver a presentarme, sino que estaría dispuesto a dejarlo antes de tiempo. Yo no quería este cargo, sólo acepté porque pensaba que serviría para el bien del país, pero si llego a saber lo que me iba a ocurrir en estos meses, no hubiera accedido. Sin embargo, debo ser optimista de cara al futuro y pienso que algún día será posible la paz Maliki, musulmán chií, accedió al Ejecutivo el pasado mes de mayo tras el veto de kurdos y suníes al anterior primer ministro, Iyad Alawi. Desde entonces, empezó su carrera por lograr un Gobierno de unidad que no ha sido capaz de hacer AP Malos momentos para Maliki El primer ministro del país, Nuri Al Maliki, quien firmó las sentencias de muerte de Sadam, Barzan Ibrahim y Awad Hamed, no pasa por sus mejores momentos y se ha mostrado incluso dispuesto a renunciar a su cargo al frente del Ejecutivo antes de que concluya el plazo legal de su mandato. Según una entrevista publicada por el diario estadounidense The Wall Street Journal Maliki fuerte debido a los continuos roces entre comunidades. Accedió a su asiento en uno de los momentos más convulsos para el país, justo después de los atentados contra los santuarios chiíes de Samarra. Al descontrol en las calles, se le sumó el malestar surgido en su propio gabinete tras la firma el pasado mes de noviembre de la continuidad de Estados Unidos en Irak. Este acuerdo levantó las iras de los seguidores chiíes del clérigo Al Sadr, que se retiraron del Ejecutivo y del Parlamento. El ahorcamiento de Sadam, y la forma en que se produjo, ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de un amplio sector de políti- Sentimiento agridulce Desde la zona kurda de Irak, la muerte de Sadam fue recibida con un sentimiento agridulce. Mahmoud Otrman aseguró que los kurdos nos sentimos desconcertados, por un lado felices, pero por otro, ¿cómo vamos a saber ahora los nombres de la empresas que vendieron a Sadam el gas químico que mató a miles de los nuestros en su campaña contra el pueblo kurdo? Tanto Sadam como sus dos estrechos colaboradores que pueden ser colgados en las próximas horas, Barzan Ibrahim y Awad Hamed, fueron sentenciados por la muerte de 148 chiíes, pero el ex dictador tenía también abierta una causa por el asesinato de miles de kurdos con armas químicas. Ahora tan sólo queda el otro encausado principal en el crimen contra los kurdos, Ali El Químico para aclarar las 180.000 muertes por las que Sadam ya no responderá. Serán ajusticiados por el mismo delito que Husein: el asesinato en 1982 de 148 chiíes en la aldea de Duyail Los kurdos quieren que se responsabilice a las empresas que vendieron gases al dictador Sólo queda otro encausado principal por la muerte de 180.000 kurdos: Ali El Químico