Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DEPORTES MIÉRCOLES 3 s 1 s 2007 ABC Sainz pretende conquistar su primer Dakar y conseguir que el Volkswagen sea el primer coche diésel en adjudicarse el rally de los rallys JAIME GARCÍA Lo que echaré de menos es la cama, pero no dormiré hasta ganar el Dakar Carlos Sainz- -Piloto de Volskwagen Está como niño con coche nuevo. A los 44 años ataca el Dakar con la meta de coronar el palmarés con el raid por antonomasia. Su técnica de terreno duro no sirve. Debe conocer la hierba- camello Su táctica, ir siempre rápido le sitúa entre los favoritos POR TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Es uno de los ocho favoritos para triunfar en el Dakar de coches, junto a Alphand, Peterhansel, Roma, Masuoka, De Villiers, Vatanen y Jutta Kleinschmidt. Es el candidato que menos veteranía acumula en este raid. El más agresivo en carrera. Un capitán intrépido en el desierto, que desea acabar con el viejo cartel de que la experiencia es un grado. mi primera experiencia, el año pasado, mi objetivo es intentar vencer con ese bagaje. Tengo un Volkswagen prácticamente nuevo que está preparado para triunfar y la meta de nuestra escudería es convertirse en el primer coche diesel que se adjudica este raid. Es mi gran ambición y la de la casa. Intentaremos conseguirlo este año y, en todo caso, VW aspira a ser la primera marca en ganar este raid con un motor diesel, sea en 2007 o en la siguiente edición. en los que desarrollas una técnica de conducir a lo largo de tres días, con tramos precisos. El Dakar, sin embargo, es un raid de dos semanas en el que esa técnica de pilotaje no vale. Una prueba en la que te juegas todo el trabajo de un año en un día, en un momento, en una avería. Una carrera en la que debes adquirir otra técnica para saber superar las dunas, la arena y los terrenos de piedras. Son etapas que no puedes conocer con detalle. Es una competición que se desarrolla en buena parte por el desierto y no hay un rumbo predestinado. La experiencia es clave. Vas sin notas. Es un reto bonito. Una aventura. Una retroaventura en un medio hostil, complicado, con poco tiempo de descanso entre cada jornada. -Sólo lo ha afrontado una vez y los adversarios también le consideran candidato a la victoria. Un reconocimiento a su trayectoria. -Me falta ese poso de los años, porque uno es poco, pero soy favorito con la humildad de casi un principiante. Le diré una cosa. En 2006 tuve la osadía de debutar sin haber corrido nunca en África. Ahora sí he podido entrenarme en el desierto. En Dubai seguí de cerca a Luc Alphand (ganador de la edición 2006) por las arenas durante ciento cincuenta kilómetros. Tenía que pisar sus huellas a una distancia máxima de veinticinco metros para aprovechar su paso por las dunas, porque si marchas cien metros detrás le pierdes el rastro y no sa- cas beneficio de su paso. Hemos trabajado con el nuevo Volkswagen para luchar por la victoria. ¿Los favoritos son los Mitsubishi y los Volkswagen de Vatanen, De Villiers y el suyo? -Junto a mis compañeros de VW, los principales rivales serán Alphand, Peterhansel, Nani Roma y Masuoka, que parten con un Mitsubishi totalmente renovado. En tercer lugar, los BMW (Jutta Kleinschmidt) y finalmente, el buggy de Schlesser. ¿Quién es más enemigo, el desierto o el factor humano? -Los dos. Para triunfar hay que ir rápido, no tener problemas mecánicos y no cometer errores. Son las tres condiciones. Vence el que menos se equivoca. Después, el desierto y las piedras dictan sentencia. En este sentido no pueden ayudarte los copilotos. Se sienten entrampados, porque hay que distinguir los tipos de dunas y cómo abordarlas. Es la experiencia que todavía debo mejorar. Vengo mucho mejor preparado, pero nunca llegas a conocer lo que hay tras una duna. -Disputa su segundo Dakar y ya se le considera uno de los favoritos. ¿Por qué? -Porque debuté en 2006, gané varias etapas y conseguí acabar en el Lago Rosa. Y porque tengo muchas ganas, más ilusión que nadie y estoy listo para ganar. Luego, los rivales y el desierto decidirán. Después de Ruiz- Gallardón le dio el banderazo de salida ante la ovación de los madrileños Pasan las siete de la tarde. Alberto Ruiz- Gallardón, alcalde de Madrid, levanta la bandera de salida en el estadio Bernabeú. Carlos Sainz arranca con su VW y vuela hacia Lisboa, donde el Dakar 2007 nacerá el día de Reyes. Los madrileños ofrecieron un apoyo multitudinario a la presalida del raid, que congregó en la capital a la mayoría de los participantes españoles, con la excepción de Marc Coma y Nani Roma. Los pilotos rodaron por la Castellana, Colón, Recoletos y Cibeles, camino de la N- V ¿En qué se diferencia esta competición al Mundial de rallys? -Es totalmente diferente. El Campeonato del Mundo consta de muchos rallys, en los que puedes mejorar un mal resultado anterior en la siguiente cita. El Mundial se disputa sobre carreteras y caminos concretos ¿No le asustan las muertes que se producen anualmente? -Es un raid y asumes el riesgo. Los accidentes son una realidad que van unidos a una