Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3 s 1 s 2007 Salud CIENCIAyFUTURO 85 El estrés de la guerra provoca dolencias cardiacas entre los soldados veteranos Por primera vez se ha ligado el efecto postraumático derivado de una situación de extrema violencia con futuras enfermedades del corazón J. LUIS DE HARO. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. La guerra aumenta el riesgo de sufrir un infarto. Al menos eso se deduce de un estudio llevado a cabo por la Harvard School of Public Health, que ha determinado tras examinar la salud de un total de 1.946 veteranos de la II Guerra Mundial y Corea que los efectos del estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) derivado de los conflictos bélicos aumenta el peligro de sufrir enfermedades coronarias. Por otro lado, un segundo análisis del Ejército estadounidense, entre 2.863 soldados, asegura que la salud de los militares que regresan de Irak se ha deteriorado dramáticamente y las visitas al médico o las faltas a los puestos laborales se han incrementado entre las tropas que regresan a casa. Una cosa está clara, por primera vez se ha ligado el estrés postraumático derivado de una situación de extrema violencia, como la que se vive a diario en el campo de batalla, con futuras dolencias cardiacas en una clara muestra de que los soldados son más susceptibles a sufrir infartos tras la conmoción y el horror de la guerra. No sólo el estrés afecta al corazón de los militares, también a sus defensas, ya que el estudio de la Harvard School revela que los veteranos son más propensos a sufrir enfermedades como artritis o psoriasis. Fatiga de guerra El estrés postraumático se origina tras haber sufrido u observado un acontecimiento altamente impactante (atentado, violación, asalto, secuestro, accidente, etc. Las imágenes de la situación vuelven a reexperimentarse una y otra vez, en contra de la propia voluntad, a pesar del paso del tiempo, imaginándolo con todo lujo de detalles y acompañado de intensas reacciones de ansiedad. Las personas que se asocian más con este trastorno son los ex- combatientes; antes a este trastorno se le conocía como neurosis o fatiga de guerra La Asociación Americana de Trastornos de la Ansiedad observa que entre un 15 y 30 de los tres millones y medio de combatientes en Vietnam lo han sufrido. Un marine estadounidense llora durante el homenaje rendido en 2005 a soldados muertos en Irak por el análisis llevado a cabo por la Escuela de Harvard no es sorprendente, ya que no hace falta ser un científico para enlazar ambos factores aseguraba a la agencia Ap. El ex oficial de la Marina explicaba que ésta es una llamada de atención sobre los enormes costes sanitarios que pueden derivarse de los militares que sufrimos de estrés postraumático Las autoridades médicas estadounidenses clasificaron el PTSD como una enfermedad psiquiátrica en 1980 tras las insistentes peticiones y reclamaciones de los veteranos de la Guerra de Vietnam. Para los especialistas, esta dolencia alte- AP La continua liberación de adrenalina que provoca el estrés acaba por mermar el sistema cardiovascular ra la respuesta hormonal del cuerpo humano al estrés. La continua liberación de adrenalina que provoca este estado traumático acaba por mermar el sistema cardiovascular. Más información sobre la investigación: http: www. archpsyc. ama- assn. org Efectos más graves Laura Kubzansky, autora del estudio, no dudaba en reconocer que los efectos de la guerra entre las tropas son mucho más graves de lo que aparentan Kubzansky añadía factores como la ansiedad, la depresión o el odio- -muy comunes entre los soldados que regresan a casa tras haber cumplido su tarea en zonas de conflicto- -al riesgo de sufrir futuras cardiopatías. Para veteranos de la guerra de Irak o Afganistán como John Oliveira, que en la actualidad ha sido diagnosticado con un cuadro de estrés postraumático, la información revelada El pasado y el futuro van de la mano y siguen los mismos patrones cerebrales A. ACOSTA MADRID. La memoria humana, la habilidad para recordar imágenes de experiencias pasadas, ha sido estudiada en profundidad durante más de cien años. Pero hasta hace bien poco, casi no se había investigado sobre los procesos cognitivos que sirven de base a otras formas de viajes mentales a través del tiempo, como la habilidad para imaginar claramente o verse a uno mismo participando en eventos futuros. Ahora, investigadores de la Universidad de Washington en San Luis han utilizado avanzadas técnicas de escáner que reflejan que nuestra capacidad de tejer fantasías sobre el futuro está íntimamente ligada a nuestra aptitud para evocar el pasado, e incluso puede depender de ella, lo cual serviría para explicar aspectos pocos conocidos de la amnesia. Según detallan en Proceedings revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, el escaneo cerebral de los veintiún estudiantes que participaron en el experimento reveló una sorprendente coincidencia total en las regiones cerebrales empleadas por ambos procesos, lo cual ayuda a explicar por qué los pensamientos sobre el futuro pueden resultar imposibles sin memoria. En este sentido, Kathleen Mc Dermott, investigadora principal del Laboratorio de Memoria y Cognición de la Universidad de Washington, dijo que esto explica por qué las personas que sufren amnesia, con diversos grados de pérdida de memoria, no pueden fantasear con imágenes vividas de sí mismos en el futuro, aunque sí pueden concebir el futuro en sentido abstracto. Este fenómeno se debe en parte al hecho de que los patrones de actividad de las regiones del cerebro activadas sugieren que los contextos espacial y visual para las imágenes mentales sobre el futuro son rescatados de experiencias del pasado, especialmente en lo que se refiere a movimientos del cuerpo. Asimismo, los participantes contestaron en los cuestionarios de la prueba que habían concebido sus imágenes sobre el futuro basándose en lugares familiares y habituales (casa y colegio) y personas conocidas (amigos y familia) Más información en: http: www. eurekalert. org pubnews. php