Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3- -1- -2007 83 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Un hombre y su hijo pasan en bicicleta frente a las chimeneas de una de las factorías contaminantes que rodean Pekín, la capital del gigante asiático AFP China, contaminación sin fronteras El 25 por ciento de la polución en California proviene del gigante asiático, del otro lado del Pacífico. La proliferación industrial china afecta también a todo el sur de Asia, Hong Kong, Japón y las dos Coreas POR PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. ¿Puede la fuerte contaminación atmosférica que afecta a China recorrer miles de kilómetros y llegar hasta las costas de California, en los Estados Unidos? Eso es lo que asegura la Agencia de Protección Medioambiental norteamericana, que ha calculado en un reciente informe que el 25 por ciento de las partículas nocivas que flotan suspendidas en el aire sobre la soleada Los Ángeles proceden del gigante asiático. Algunos expertos consideran que dichos niveles de contaminación sin fronteras podrían llegar hasta el 33 por ciento en determinadas épocas del año, principalmente en enero y febrero, cuando las corrientes atmosféricas que las arrastran alcanzan su máxima intensidad. La polución viajera atraviesa el Pacífico norte en alas de los vientos del denominado cinturón del Oeste corrientes de procedencia ártica que, al norte del Trópico de Cáncer, mueven los vientos en dirección Oeste- Este, desde Asia Central y Oriental hacia las costas del Norte de América. tió en el primer país del mundo emisor de sustancias contaminantes al liberar a la atmósfera 25,49 millones de toneladas de dióxido de azufre, un 27 por ciento más que en el año 2000. De ellas, 21,6 millones de toneladas tuvieron su origen en la producción industrial, y otros 3,89 millones en el ámbito doméstico. Todo ello da buena fe del tremendo impacto ecológico del crecimiento económico chino. No en vano, el 40 por ciento de dichas emisiones se concentraron en las industrias papelera, química y textil. Otra de las causas principales de la contaminación que produce el dragón rojo es la quema de carbón para generar electricidad, ya que el año pasado su consumo registró un incremento de 800 millones de toneladas. De ellas, 500 millones fueron empleados por las plantas térmicas porque este mineral suministra el 70 por ciento de la energía consumida en China. canzaron los 6,9 millones de toneladas. Como consecuencia de la rápida urbanización que experimenta el país y de su descontrolado consumo de energía, la lluvia ácida afecta ya a un tercio de la superficie nacional, incluyendo vastas extensiones de cultivos, y a la mitad de sus 696 grandes ciudades. Pero los devastadores efectos de la interminable cadena de factorías e industrias que recorre la costa de la fábrica global no sólo se dejan sentir en China, sino también en las zonas y países de alrededor. En la antigua colonia británica de Hong Kong, la visibilidad queda reducida a menos de un kilómetro durante más de 50 días al año debido al humo de las industrias de la vecina provincia de Guangdong (Cantón) La situación es tan grave que el Gobierno chino ha inspeccionado 50.000 fábricas- -300 de las cuales tenían que cerrar antes de finales de (Pasa a la página siguiente) Los buenos deseos de Pekín El cinturón del Este Por su parte, los alisios, que componen el llamado cinturón del Este por circular en el sentido Este- Oeste, en su descenso sesgado hacia el ecuador siembran también la polución china sobre la India y el Asia Meridional. Ya en 2005, China se convir- Los contaminantes chinos cruzan el Pacífico empujados por los vientos árticos del cinturón del oeste China se convirtió en 2005 en el primer país emisor de sustancias a la atmósfera Aunque Pekín se ha propuesto reducir en un 10 por ciento la polución durante el XI Plan Quinquenal (2006- 2010) los datos del pasado año no resultan halagüeños, al menos en su primer semestre. Así, ha aumentado un 4,2 %l a cantidad de dióxido de azufre liberado a la atmósfera, que llegó hasta los 12,75 millones de toneladas, mientras que los niveles de oxígeno químico vertido a las aguas se elevaron un 3,7 y al-