Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3- -1- -2007 Queen destrona a los Beatles y los Stones como mejor banda de todos los tiempos 79 UU. Contingente de Marines que antes de conquistar la isla acumularon más de seis mil bajas mortales y casi 18.000 heridos en buena parte por las letales tácticas aplicadas por el general Kuribayashi Al presentar sus Cartas en Tokio, Clint Eastwood- -desde los años noventa embarcado en un premiado proceso de revisión de su propia leyenda- -ha llamado la atención al hablar de que en esta aventura cinematográfica su objetivo principal ha sido presentar la futilidad de la guerra. Según el septuagenario cineasta, no se trata de no defender nuestros países, pero creo que se puede decir a una generación joven, aquí o en cualquier sitio, que debe haber una mejor forma de vivir que enviar a muchachos de 18 años a morir en algún lugar lejano Dejando claro que la gente que critica su poco tópica aproximación a Iwo Jima no son precisamente los veteranos que lucharon por esa isla. Curiosamente, el cine japonés nunca se ha explayado con generosidad sobre la figura del general Kuribayashi o su dramática batalla final. Cuestiones que habrían quedado solapadas entre el trauma pacifista sufrido por Japón tras la II Guerra Mundial. Un trauma que está empezando a desaparecer con debates sobre las res- ponsabilidades, el patriotismo y las capacidades militares de Japón en el siglo XXI, sin perder de vista todos los recelos entre sus vecinos asiáticos por la forma selectiva en que Tokio recuerda su imperialismo. Para Eastwood le ha resultado increíble que todos los actores japoneses que han participado en Cartas desde Iwo Jima desconocieran lo que ocurrió en esa isla en febrero de 1945. Eastwood, un realista Entre ecos de lo que está ocurriendo en Irak, Eastwood insiste en que él no es un pacifista, sino más bien un realista muy reluctante al uso de la fuerza a pesar de su notoria ligereza de gatillo en la saga de Harry el sucio Poniendo incluso en tela de juicio los argumentos idealistas de democratización utilizados por la Administración Bush para justificar el uso de la fuerza en Irak. Al pasarse la cota de tres mil soldados del Pentágono muertos en el teatro de operaciones iraquí, Eastwood reconoce haber hecho demasiadas películas que han glorificado la violencia. Y admite que existe un paralelismo básico con la actualidad: Todas las guerras son iguales: se le pide a gente jo- Eastwood, en pleno rodaje de la película ven que luche y sus madres reciben cartas diciendo que sus hijos han muerto Mientras resuena con tremenda ironía una línea del guión de Cartas desde Iwo Jima atribuida al general Kuribayashi: Toda esta guerra puede ser inútil pero estamos aquí para hacerla y tenemos que hacerla ABC La guerra no es una cuestión de chicos buenos y chicos malos Para Clint Eastwood, su película aborda los efectos de la guerra en los seres humanos ABC MADRID. Clint Eastwood se vio atraído desde el principio por el best- seller Banderas de nuestros padres de James Bradley y Ron Powers. Existen numerosas tramas, y eso es lo que hace interesante al libro- -comenta Eastwood- Y, por supuesto, la famosa fotografía tomada por Joe Rosenthal, de Ap. Había algo en ella. Nadie sabe muy bien lo que es, excepto que son hombres levantando un mástil. En 1945, esto simbolizó el esfuerzo de la guerra. Como contrapunto a una de las batallas más sangrientas de la guerra, la imagen simbolizaba lo que estaba en juego, aquello por lo que estaban luchando. Y luego, cuando descubres lo que les ocurre a estos hombres y cómo son sacados de la batalla y devueltos a casa para iniciar giras destinadas a recaudar fondos para financiar la guerra, te quedas con una serie de emociones muy complejas Los derechos del libro los había comprado la productora de Spielberg. Ambos directores hablaron del proyecto y se repartieron los papeles: Eastwood la dirigiría y Spielberg la produciría. El proceso de documentación sobre la batalla de Iwo Jima desembocó a su vez en otro proyecto paralelo que Eastwood desarrolló en una película en lengua japonesa, Cartas desde Iwo Jima que contaría el otro lado de la historia. En la mayoría de películas de guerra con las que crecí, había chicos buenos y chicos malos indica Eastwood. La vida no es así, y la guerra tampoco. Estas películas no tratan sobre el triunfo o la derrota. Tratan sobre los efectos de esta guerra en los seres humanos y sobre aquellos que perdieron sus vidas mucho antes de que fuera su hora ABC. es Más información e imágenes de Banderas de nuestros padres en http: www. abc. es cine ABC. es ABC Entrevista a Clint Eastwood en Los Ángeles, con motivo del estreno mundial del filme, que publicó ABC: http: www. abc. es