Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MIÉRCOLES 3 s 1 s 2007 ABC galar el tradicional vino, en Mariano Madrueño- -Postigo de San Martín, 3- -podrá elegir entre más de 60.000 botellas. Hemos vendido un poco menos que el año pasado porque lo de los puntos del carné de conducir se ha notado bastante explica José Ramón López Casero, encargado de la bodega especializada en vinos nacionales y cuyo tesoro data de 1896: un rioja Marqués de Riscal con una etiqueta envejecida que forma parte de una colección privada de más de 1.500 botellas. El encargado, sosteniendo la botella entre las manos, no se atreve a ponerle precio. Brindis diferentes Parece ser que los brindis navideños han cambiado en muchas casas madrileñas, y todo por la política. El cava catalán se ha vendido muchísimo menos. Hay gente que lo rechaza y, en su lugar, los de Extremadura, Valencia y La Rioja salen beneficiados apunta tras el mostrador del local, cuyas paredes están todas cubiertas de estanterías de madera que llegan hasta el techo. Si la política es capaz de modificar los gustos, la publicidad no quiere ser menos. La gente se guía también mucho por las modas y por lo que anuncian en la televisión. Una de las cosas más raras que me han pedido últimamente fue licor de piruleta, no sé dónde lo verían comenta el encargado, quien ha atendido a personajes tan dispares como Paco Clavel, Nicolás Redondo o varios futbolistas. Los clientes no cesan de atravesar el umbral de la puerta de este negocio centenario, que huele a antiguo. Su fundación es de la cosecha de 1895. El roscón de Reyes es el bocado perfecto entre regalo y regalo, afirma Daniel Guerrero, de El Horno de San Onofre. A elegir entre ocho sabores, su precio es de 26 euros el kilo. Tiendas con solera y sabor Nochebuena, Navidad y Nochevieja ya son historia. Ahora le toca el turno a los Reyes Magos, que llegarán cargados de sorpresas. Los comercios más típicos de la capital viven estos días el primer saqueo del año POR CRISTINA ALONSO FOTOS JULIÁN DE DOMINGO MADRID. La cuenta atrás para el fin de la Navidad ha empezado. Queda lo peor. Ahora es el momento en que te das cuenta de dos verdades terribles: de que se te ha acabado el presupuesto y de que aún te quedan un montón de regalos por comprar Eugenia, desesperada, entraba ayer en una tienda de juguetes del centro: Estoy buscando un aparato que, al parecer, tira pelotas cuando tocas un botón y que se ilumina. Es para mi ahijada, pero no lo encuentro Si Eugenia no tuviera éxito en su búsqueda, siempre podría regalarle a la pequeña un disfraz. Todas las niñas quieren vestirse al menos una vez de princesas, de Cenicienta o Blancanieves explica Maty, propietaria de una tienda de disfraces del mismo nombre en la calle del Maestro Victoria, cerca de la calle del Arenal. Ayer, las dependientas de este local no daban abasto. Una mujer eligió dos trajes de abeja maya para sus nietos. He estado dudando un largo rato entre llevarles uno de indios, pero ya les cogí el año pasado uno de vaqueros y es más de lo mismo explicaba. ¿Tenéis gorros de exploradores? preguntaba una joven. ¿Y si le compramos un disfraz de caperucita? Iba a estar para comérsela cavilaban dos abuelos frente al mostrador, repleto de pelucas. Los niños suelen guiarse por lo que está de moda en las películas. Este año le ha tocado el turno a Superman comentaba Maty, quien asegura que hoy es muy difícil sorprender a los niños: Pocas cosas les resultan ya espectaculares, están sobresaturados de todo local de escaparate hipnotizador se puede adquirir el malvado dulce compuesto de azúcar, clara de huevo y colorante. Un saquito de 125 gramos vale 2.95 euros. Por las ventas parece que seguimos siendo igual de malos este año. Vienen tanto padres que quieren hacer sufrir un poco a sus hijos como personas a las que les encanta y lo comen a lo largo de todo el año. Es un regalo divertido aclaraba Moreno. Un vino como regalo Y para aquellos que en vez de carbón se hayan propuesto re- El carbón, el dulce malvado Lo que seguro que no les dejaría indiferentes sería encontrarse la mañana del día de Reyes varios sacos de carbón bajo el árbol en vez de regalos. Uno de los que contribuye a alimentar esta tremenda pesadilla para los más pequeños es Francisco Moreno, de Caramelos Paco- -calle de Toledo, 55- en cuyo más temidos por los más pequeños. Francisco Moreno, de Caramelos Paco, muestra dos variedades de esta golosina negra, que vende en pequeños sacos o a granel. El carbón es uno de los dulces navideños