Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 35 Tras la victoria, las tropas etíopes seguirán en Somalia unas semanas La huida de los islamistas concede otra oportunidad al Gobierno provisional somalí ABC MOGADISCIO. El Gobierno de Etiopía quiere retirar sus soldados de Somalia lo antes posible, aunque las tropas permanecerán aún unas semanas para asegurar la estabilidad en el país tras la derrota de los combatientes islámicos. Nosotros no tenemos la capacidad ni la intención de cuidar (de Somalia) afirmó ayer el primer ministro etíope, Meles Zenawi, en una intervención parlamentaria para informar de la ofensiva lanzada el pasado 24 de diciembre con las fuerzas del Gobierno somalí para desalojar del poder a las milicias islámicas en el sur del país. Nos iremos lo antes posible insistió. Podría ser dentro de dos semanas, hasta conseguir la estabilidad, como nos pidió el Gobierno de Somalia agregó Meles. Pero los islamistas dijeron ayer que rechazan la oferta de rendición gubernamental. Si el mundo piensa que estamos muertos, se equivoca. Renaceremos de nuestras cenizas dijo ayer un cualificado portavoz islamista a la agencia Reuters. Los plazos dados por el primer ministro etíope difieren de los cálculos que había hecho el jefe del Gobierno somalí, Mohamed Ali Gedi, quien afirmó en las últimas horas que los soldados etíopes estarían allí varios meses. Mar E RR o j o IT RE A YEMEN Golfo de Edén Caluula Hargeysa ETIOPÍA SOMALIA Eyl Baledogle KENIA Marka Mogadiscio ÁFRICA OCÉANO PACÍFICO N 0 150 Km ABC Hobyo Belet Weyne El Dere Buulobarde diata ahora del frágil Gobierno de transición formado en Nairobi en 2004, y también de Etiopía y de otros países de la zona, es evitar que esa situación de caos, que precisamente propició la llegada al poder de los tribunales islámicos, se vuelva a reproducir. Un soldado somalí hacía guardia ayer en Kismayo, junto al llamado Jardín de la esperanza En su intervención ante el Parlamento ayer, Meles dijo que no debería existir un vacío entre la salida de las tropas etíopes y la llegada de un contingente de paz internacional. En septiembre pasado la Unión Africana aprobó el envío de una fuerza internacional de paz a Somalia, pero la falta de fondos para financiarla y las divergencias sobre la nacio- REUTERS Victoria sobre los rebeldes La ofensiva etíope ha conseguido poner fin a la ocupación de más de seis meses de la capital, Mogadiscio, y de amplias zonas del sur y centro del país por los tribunales islámicos. Hasta el comienzo de los ataques etíopes, el Gobierno de transición somalí apenas controlaba la ciudad de Baidoa, 245 kilómetros al noroeste de Mogadiscio. Desde Mogadiscio, el Gobierno somalí comienza a dar los primeros pasos para garantizar el orden y la seguridad en un país que vive sumido en la anarquía desde el derrocamiento en 1991 del dictador Mohamed Siad Barré debido a las luchas sangrientas de clanes rivales o señores de la guerra La preocupación más inme- REUTERS Peregrinación sin víctimas en La Meca Miles de musulmanes continuaban ayer lapidando, como manda la tradición, las estelas que representan a Satán, en el último día del peregrinaje anual a la Meca, que este año se ha saldado sin accidentes ni víctimas mortales. En la imagen, una vista aérea de la Gran Mezquita rodeada ayer por más de dos millones de fieles. nalidad de los soldados que integrarían la misión impidió concretar la idea. Uganda se ha ofrecido en los últimos días para integrar con sus soldados esa misión, pero aún falta concretar las funciones, su mandato y la forma en que será financiada. La comunidad internacional debería proveer los fondos de la misión de paz en Somalia, insistió el primer ministro etíope. Meles destacó los éxitos anotados por los soldados etíopes en su campaña somalí, y resaltó el hecho de que el Ejército entró a Mogadiscio el pasado jueves sin disparar un sólo tiro horas después de que los combatientes islámicos abandonaran la ciudad. Ha sido una misión cumplida con éxito insistió. El Gobierno de Etiopía acusa a las milicias islámicas de proteger a terroristas y teme que sus actividades en el país vecino puedan extenderse a su territorio. Cerca de 4.000 combatientes islámicos abandonaron el lunes su último bastión, la ciudad portuaria del sur del país, y emprendieron su huida hacia la frontera con Kenia, a unos 200 kilómetros.