Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Tras la ejecución de Sadam Husein MIÉRCOLES 3 s 1 s 2007 ABC Para mediados de la semana que viene, Bush hará público su plan: Un nuevo camino hacia delante Dos soldados de infantería de los Estados Unidos interrogaban ayer a un iraquí en un barrio al sur de Bagdad AP en ese teatro de operaciones. Ante la insistencia de que esas fuerzas adicionales tengan una misión claramente determinada, la Casa Blanca estaría discutiendo sobre todo la posibilidad de una ofensiva encaminada a controlar la espiral de violencia que sufre Bagdad. Entre las unidades llamadas a prolongar su destino en Irak figuran al menos dos regimientos de los marines, destinados en la peligrosa provincia de Anbar. La idea de exigir sacrificios adicionales a la Infantería de Marina de Estados Unidos resulta más llevadera ya que los marines son destinados en Irak en turnos de siete meses mientras que los soldados del Ejército de Tierra cumplen destinos rotatorios de un año, o incluso más. El plan de Bush de enviar más tropas a Irak choca contra el Congreso federal La Casa Blanca no cuenta con el respaldo de la mayoría de sus correligionarios en el Senado, que reprochan una estrategia de Alicia en el país de las maravillas PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Ante la anticipación de que el año nuevo va a traer una nueva estrategia de Estados Unidos en Irak, la llegada del 2007 ha servido para multiplicar en Washington las especulaciones sobre las decisiones pendientes que debe anunciar Casa Blanca. Hay indicios multiplicados de que la Administración Bush parece decantada a favor de enviar temporalmente más tropas al teatro de operaciones iraquí, como un necesario esfuerzo adicional antes de contemplar cualquier posibilidad de retirada. rante las vacaciones de Navidad y consultado incluso con su principal aliado en Europa, el primer ministro Tony Blair. Una formulación que ha coincidido tanto con la denigrante ejecución de Sadam Husein como por haberse superado el listón de tres mil bajas mortales para el Pentágono, además de 22.000 heridos. Este cúmulo de bajas, pequeño en comparación con otros conflictos pero cada vez más inaceptable, está sirviendo para cimentar la oposición al envío de más tropas a Irak. Recelos que comparten tanto la nueva mayoría en el Congreso federal, que en los próximos días inicia su singladura parlamentaria, como algunos de los correligionarios de Bush en la colina del Capitolio. Según algunas estimaciones, la Casa Blanca solamente cuenta con el respaldo de una docena de los 49 senadores republicanos para enviar refuerzos militares. Entre temores de que este tipo de impopulares decisiones termine por propiciar una victoria adicional de los demócratas en las presidenciales del 2008. El senador republicano Chuck Hagel, destacado miembro del Comité de Relaciones Internacionales, ha llegado a calificar la idea de enviar más tropas como propia de Alicia en el país de las maravillas Reticencias coreadas por otros prestigiosos conservadores en la Cámara Alta como Richard Lugard o Alan Specter y que facilitan la frontal oposición ya avanzada por la nueva mayoría demócrata, partidaria de empezar una retirada gradual y acelerar el traspaso de las responsabilidades de seguridad a los propios iraquíes. Con el control del calendario y la agenda parlamentaria en sus manos, a partir de ahora la flamante mayoría del Partido Demócrata planea realizar audiencias, investigaciones y fiscalizaciones adicionales sobre todas las decisiones militares de la Administración Bush. Como irónico argumento contra los planes de la Casa Blanca de enviar más tropas se cita incluso la oposición del propio primer ministro iraquí, Nuri al- Maliki. Y se recuerda que los demócratas ahora dominan el proceso presupuestario para hacer realidad los planes de la Administración Bush. Con el fin de aumentar los 140.000 efectivos del Pentágono desplegados en Irak se tendría que recurrir a medidas tan difíciles como prolongar la estancia de unidades ya desplegadas 20.000 soldados más Para conseguir unos refuerzos de en torno a los 20.000 efectivos, el Pentágono también tendría que enviar a Irak una brigada de la 82 División Aerotransportada que ya está movilizando para su inmediato despliegue en Kuwait como unidad de reserva. Además de posiblemente acelerar la llegada de varias brigadas del Ejército de Tierra que no tenían previsto entrar en el proceso de rotación de Irak hasta la próxima primavera. Todas estas dificultades de personal se producen en el contexto de que por primera vez Estados Unidos hace frente a más de un conflicto con unas Fuerzas Armadas voluntarias y mermadas con respecto a sus niveles al final de la Segunda Guerra Mundial. Limitaciones que explican la reciente decisión de la Administración Bush a favor de ampliar de forma permanente las tropas regulares del Ejército de Tierra y los marines. Decenas de cadáveres con signos de tortura en Bagdad ABC BAGDAD. La Policía iraquí halló 55 cadáveres con impactos de bala y señales de haber sido torturados en las últimas 24 horas en distintos barrios de Bagdad, según fuentes policiales iraquíes. Las fuentes explicaron que quince de los cuerpos aparecieron ayer cerca de la mezquita de Al Asaf, en el barrio de Al Azamiya, en el norte de la capital, de mayoría suní. Otros quince cadáveres fueron encontrados Cambio de rumbo Se supone que para mediados de la semana que viene, el propio presidente Bush tendría que hacer público su plan iraquí bautizado de antemano con el optimista título de Un nuevo camino hacia delante Este prometido cambio de rumbo ha sido estudiado por el presidente con su plana mayor du- anteanoche cerca de un cementerio en el barrio de Al Rahmaniya, en el oeste de Bagdad, añadieron las fuentes. Además, la Policía halló anoche 25 cuerpos sin vida en distintos barrios de la capital. Por otra parte, un grupo de insurgentes desconocidos asesinó anteanoche a un miembro chií del consejo local de la provincia de Diyala. Los insurgentes dispararon contra el responsable chií, Ali Mayuid Salbuj, mientras viajaba en un vehículo en una carretera en Baquba, 65 kilómetros al noreste de Bagdad, y le mataron a él, a uno de sus hijos y a dos de sus hermanos.