Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA MIÉRCOLES 3 s 1 s 2007 ABC Un año con menos humo y mucha polémica Luces y sombras han acompañado a la Ley del Tabaco en su primer año de singladura: pocas inspecciones, escasas sanciones, menos fumadores, más salud, aumento significativo de los lugares libres de humo y cumplimiento desigual en la hostelería POR DOMINGO PÉREZ MADRID. El 1 de enero de 2006 entró en vigor la Ley del Tabaco. Un año después, sus consecuencias son variables y se presenta llena de altibajos. Proliferan los carteles de prohibido fumar. La imagen de grupos de personas fumando en corrillos en las puertas de las oficinas se ha convertido en rutinaria. Los centros de trabajo se pueden declarar casi en un cien por cien libres de humo. No así la hostelería. En bares y restaurantes los incumplimientos abundan. Cuatro comunidades- -La Rioja, Castilla y León, Valencia y Madrid- -han elaborado decretos legislativos muy alejados de las intenciones de Elena Salgado. Sanidad presume de que 756.000 españoles han dejado de fumar. Y el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) advierte de que España se ha convertido en el estanco de Europa... A grandes rasgos, estas serían las pinceladas que completarían el dibujo de los primeros 365 días de vida de una norma que fue la estrella del 2006 y que, según los últimos datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) cuenta con un apoyo mayortitario. El 79 de la población ve bien los espacios sin humo en el trabajo, el 80 en los transportes, el 70 en los restaurantes y el 61 en bares y cafeterías. En términos globales el 70 de la población está de acuerdo. misma ministra de Sanidad, Elena Salgado, reconocía que en los lugares de ocio la aplicación de la ley está siendo bastante más lenta Por contra, presumía de que en la práctica totalidad de los centros de trabajo se respira un aire limpio Sin embargo, una pequeña encuesta entre trabajadores de diferentes empresas confirma que en muchas de ellas los servicios y otras zonas más o menos ocultas o accesibles- -como algunos despachos de directivos- -se habían convertido en refugio de fumadores. Incumplimientos. Un año después, sólo un 20 de los bares y restaurantes de más de 100 metros cumplen la normativa. De los 350.000 locales de hostelería que existen en España, únicamente 40.000 son totalmente libres de humo. Es casi imposible encontrar un local sin humos en muchos pueblos y barrios de las ciudades. Casi 16.000 inspecciones se presumen como muy escasas. En Irlanda, con una población diez veces menor, se produjeron 35.000 en el primer año. Y encima, sólo se han tranitado medio centenar de sanciones. En algunas comunidades como Madrid, ni una multa hasta el momento. No hay que hacer ningún esfuerzo investigador. Un simple paseo por cualquier zona de copas y cañas de cualquier ciudad española descubre la picaresca que reina: bares que pierden metros cuadrados por arte de magia, peceras minúsculas para los no fumadores, ineficaces sistemas de ventilación para sustituir las obligatorias mamparas que deben separar a los fumadores carteles reversibles, máquinas de tabaco al alcance de los menores... La Éxitos. La desaparición casi completa de la publicidad, promoción y patrocinio- -salvo el deporte del motor hasta 2008- -del tabaco ha demostrado que disminuye el consumo, la prevalencia y la presión para que los jóvenes se inicien en el hábito. Asimismo, los puntos de venta se han reducido en un 40 Decenas de miles de gasolineras y comercios de todo tipo ya no venden tabaco. Se ha comprobado que el exceso de puntos de venta no respondía a una demanda real, sino a una estrategia para captar clientes entre los adolescentes. Además, el tabaco ha desaparecido de la escena en las empresas, las administraciones públicas y los centros de transporte por tierra, mar y aire. También en el comercio y en los centros sanitarios y educativos se ha reducido el problema de forma significativa. En todos esos lugares los niveles de contaminación por nicotina han descendido de forma notable y el número de locales públicos limpios de humo ha pasado del 10 en 2005 al 30 en 2006. Un hombre se fuma un cigarrillo en un pub EPA Las comunidades. La Ley no se está aplicando con la rotundidad que exigen el Ministerio de Sanidad y la CNPT en cuatro comunidades. Por eso, Elena Salgado, instó al Gobierno a interponer recursos contencioso- administrativos contra los desarrollos legislativos realizados sobre la Ley del Tabaco por los gobiernos de La Rioja, Castilla y León, Valencia y Madrid. Según la ministra, estas regiones atentan contra los principios de protección de la salud del ciudadano fijados por la Unión Europea y por la Organización Mundial de la Salud En concreto detalló la lista de sus incumplimientos: No respetan la compartimentación adecuada de los espacios de fumadores y no fumadores fijada por la norma; permiten fumar en las cafeterías de los centros de trabajo; incumplen las dimensiones de los locales para fumar; no vetan el tabaco en celebraciones privadas y no cumplen la normativa fijada sobre las sanciones