Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 3 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM ZAPATERO Y SUS TRIBULACIONES VISTO Y NO VISTO POR QUÉ NO DOBLA FIDEL Pero, hablando de progreso, que en la grande polvareN las culturas progresistas, como la española, las da no se nos pierda don Beltrane, que es Fidel, cuya cosas van, simplemente, deprisa. Así, si para olvimuerte debe desear todo buen progresista. No en el sendarnos de mil españoles muertos sólo necesitamos tido carpetovetónico de esa doncella comunista del muque sus asesinos estén tres años sin matar, con una regla nicipio madrileño de Rivas que desea la muerte de Frade tres sabremos cuántos minutos deberán descansar sus ga y el infarto de Aguirre por resentimiento de clase, coasesinos para olvidarnos ¡que no nos amarguen la Nomo César Girón en el paseíllo: ¡Cornás pa tos, hijos de chevieja! de dos ecuatorianos muertos en Barajas, ese p... No. La muerte de Fidel ha de desearse por pura conWaterloo zapateril cuya responsable política, cuando hagruencia socialista. Peter Sloterdijk nos ha rebla, no se sabe si es la que dirige el aeropuerto o la cordado hasta qué punto la historia del pensaque limpia los lavabos, aunque en eso, precisamenmiento moderno está jalonada de fantasmas sate, consiste el socialismo, con el consiguiente pernitarios y metáforas farmacológicas: juicio para los contribuyentes, incluidos los prota- -La idea de mayor influencia de los siglos gonistas del milagro económico español, que, sediecinueve y veinte, el concepto de alienagún Sebastián ¡que no nos amarguen la Nocheción apunta a una terapéutica universal. vieja! son los inmigrantes: Air Madrid los deja Lo extraño es que, teniendo al doctor Monen tierra y Eta los vuela. ¿Y la ministra? La ministes, la Comunidad de Madrid enviara a La Habatra sabe que es ministra porque es señora y en caIGNACIO RUIZ na- -a la Corte del Rey Sol y Menores a Buen Preso de catástrofe aquí sólo habla el hombre listo, QUINTANO cio, en metáfora de García Domínguez- -al docque es Rubalcaba. tor Sabrido, aunque nadie duda de su correa progresis- ¡Es usted el sabio más tonto que he conocido! -dicen ta. Un ciudadano tiene derecho a un tránsito tranquique le dijo un célebre artista a un célebre biólogo. lo, a no sufrir tiene dicho el bioético madrileño CasaCosas del especialismo El especialista, decía Peres, para quien la única mala práctica sería la obstinamán, es el hombre que se equivoca en todas las disciplinas ción terapéutica, insistir en tratamientos que no conduque no son su especialidad, y con energía, con suficiencia, cen a nada: proyectando sobre sus ignorancias todo el crédito y todo- ¡Pero como prima el concepto de la vida por enciel nombre adquirido en la disciplina de su especialidad. ma de todo, a cualquier precio... La especialidad de Rubalcaba es el menudeo político, y de ¡La vida a cualquier precio! He ahí un concepto reacaquí se deduce su listeza universal. Una vez lo mandaron cionario. Un concepto de religión, de inquisición, de a tapar el Gal y volvió con el bote de fabada de Marey pueshoguera... ruge Casares desde el Sinaí de la bioética. O to de cencerro. Ahora lo habían mandado a jugar a Lanza de la tanatohética ya que de tiesuras hablamos. Cruedel Vasto con el mutualista Ternera, de la Mutua de Trágiles y refinados prolongadores de la muerte, llamó quevecos Accidentes Mortales, y le han metido en el bolsillo, sin dianamente Pemán a los médicos en una discusión, que se enterara, una bomba de mil quilos. ¿Quién se come echando por delante un verso de Lope: Muerte perezoese marrón? Acebes y Alcaraz tienen coartada. Y él... Buesa y larga... Pues ése sería el programa de la medicina no, él es el listo. Y por eso lo tiene Rodríguez, el hombre reaccionaria: vida sin desgaste, sin vino, sin amor. Vida que, en vez de ideas, tiene costumbres, manías y, sobre tonegativa, con la muerte delante, corriendo a poca disdo, cosas un traje de Armani, una sonrisa boba y, con tancia sin dejarse alcanzar, como el torero delante del tola Eta, ninguna pinta de tirar la toalla como Petrarca tiraro: muerte perezosa y larga... Y a ella, como a clavo arba la pluma porque sabía que no era copiable la gracia de diendo, aculado en tablas, está agarrado Fidel. su gentilísima señora ¡Es tan ingrato el progreso! L OS hermeneutas del diario El País veteranos y expertos en el arte de descifrar las jergas socialistas de uso nacional, han tomado para sí el trabajo de interpretar los mensajes de José Luis Rodríguez Zapatero. Es de agradecer. El presidente tiende a expresarse con jeroglíficos que, sumergidos en la ambigüedad y matizados por su sonrisa perpetua, no son fáciles de entender para una inteligencia común. Así, por ejemplo, podemos saber que cuando Zapatero ordenó, tras el brutal atentado de Barajas, la suspensión de las iniciativas de diálogo lo que en realidad nos estaba diciendo es M. MARTÍN que da por liquidado un FERRAND final dialogado del terrorismo. Debe de ser reconfortante disponer de unos guardaespaldas intelectuales de confianza. El problema al que ahora se enfrenta el líder socialista es el de su propio contenido. Entregado a las ya imposibles negociaciones con ETA nos había anunciado su resolución de no hacer más cambios en el Gobierno que el derivado de la sustitución de Juan Fernando López Aguilar, el ministro que se agarra como una lapa a su sillón y que, lo que está muy feo, hace de él un uso propagandístico con vistas a su- ¿forzada? -pretensión de alcanzar la presidencia autonómica canaria. Un Gobierno- -tan paritario, tan inútil- -diseñado para invernar, para esperar amodorrado y sin conflictos al deshielo de la legislatura, no sirve para la nueva situación en la que no hacer nada- -la gran especialidad de Zapatero- -se convierte en algo políticamente suicida, socialmente dañino y, en lo económico, más temerario de lo conveniente. Tiene Zapatero a su favor, en un año de elecciones autonómicas y locales que complicarán el escenario, que el primer partido de la oposición, el PP, no anda mucho más orientado que el suyo propio. Ahora, al unísono, el optimismo presidencial y el razonable pesimismo de Mariano Rajoy se han quedado sin sentido. Es uno de los efectos de la bomba etarra. No le queda más remedio al de León que ponerse a gobernar, algo que, en su sentido clásico, no sé si está en su voluntad y, si lo estuviere, tampoco resulta claro que entre en el catálogo de sus posibilidades. Zapatero, presidente por sorpresa, sigue siendo una gran incógnita. Incluso para sus próximos. Es la hora de la oposición, pero Rajoy- -tan cansado, tan distante- -carece de brío y equipo, dos condiciones necesarias para impulsar las acciones propias de una tarea potencialmente eficaz. Es decir que, una vez más, como la Historia nos acostumbra, dependemos del albur y de la conjunción astral más que del talento y los programas capaces de cerrar con siete llaves el cuarto en que se esconden los fantasmas del pasado, los de la memoria histórica y abrir de par en par las puertas de la modernidad y el progreso. Es improbable conseguir lo que no se pretende. E -Somos presidentes afectados por los atentados de ETA. Bienvenido al club.