Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2- -1- -2007 Hoy se cumplen diez años del anuncio de la retirada de Miguel Induráin El pentacampeón del Tour vive como un jubilado y apenas monta en bicicleta 85 -Porque como soy tan madridista entendí que no era el momento. Cuando un jugador es titular cuenta con el derecho de hablar a la cara. Entonces no lo era y por tanto perdía ese derecho. Además, no quería actuar como un resentido porque no contaban conmigo. No venía a cuento explotar. Explotaba en silencio y maldecía todo, pero no era el mejor momento. Los nuevos Grizzlies dan por recuperado a Gasol Pau, decisivo en la victoria ante los Raptors, no evitó la derrota en Houston MIGUEL ÁNGEL BARBERO MADRID. Que los Grizzlies necesitaban un cambio era indudable. Y que bajo las órdenes de Tony Barone hay otro espíritu de equipo, también. La nueva etapa se inauguró formalmente ante los Raptors (110- 104) con un partido que hizo las delicias de los aficionados, lejos del ambiente triste y deprimente que se respiraba hasta entonces en el FedEx Forum. Esos primeros cuartos en los que no llegaba a los veinte puntos dieron paso a un primer tiempo en el que Memphis se fue al vestuario con 64. Increíble. La gente se frotaba los ojos y al final hizo saludar a los suyos desde el centro de la pista. Justo lo contrario de los abucheos que provocaron el cese de Mike Fratello días antes. ¿Qué ha cambiado? Sobre todo, la motivación, el ir a por todas y la supresión de las pizarras. Para empezar, el perro viejo de Barone dejó las cosas claras en el banquillo. Va a ser interino hasta el final de temporada y no se va a meter en berenjenales ni en proyectos a largo plazo. Por eso, le interesan los éxitos inmediatos. Los veteranos vuelven a tener el mando y van a recuperar la forma a base de minutos de juego, sin verse superados en las rotaciones por los debutantes. ¿Es rencoroso? -No se debe. Quizás es un fallo que tengo, porque soy un poco rencoroso. Pero después de lo que me ha ocurrido no soy tan rencoroso como pensaba. ¿Es cierto que estuvo apartado del equipo? -No. En este país la Ley defiende a los futbolistas, por eso los clubes no hacen tantas cosas como quisieran. -Le veo bastante comprensivo con todo. -Intenté ser comprensivo y hoy sólo miro hacia adelante. ¿Qué conclusión saca de esta experiencia? -Que he salido reforzado. Que un entrenador no mira ni el qué, ni el cómo ni el porqué, y que juega el que cree conveniente. Que tuve una pizca de suerte en el partido contra el Getafe porque la plaga de compañeros lesionados me brindó una oportunidad y porque las cosas salieron bien. Ese fue el punto de inflexión. ¿Jugó porqué no quedaba otro EFE o porqué creen en usted? -Gente del club me envió el mensaje de que no volvería a jugar nunca más con la camiseta del Real Madrid. Hay otros compañeros que pueden jugar en el puesto de central y Capello me pone porque cree en mí. Llevo muchos años aquí y no me merecía ese trato. No estaba tan mal como para que me pasasen esta factura Vi como ocho años en el Madrid se iban por la puerta de atrás en dos horas El desprecio me da igual porque las personas que tomaron las decisiones no son amigos míos Quitarme el número 6 fue otra vuelta de tuerca para forzar mi salida No quise ser un problema. Acepté ese arrinconamiento y me mantuve callado Gasol despidió el año con una derrota AP -En este club están pasando cosas muy raras. -El mundo del fútbol han cambiado muchas cosas. Hay muchos intereses por en medio y cada día que pasa ocurrirán cosas más raras. Los españoles, en cifras Pau Gasol (ante Toronto) 34 minutos, 22 puntos (8 de 16 en tiros de dos y 6 de 7 en libres) 11 rebotes, 4 asistencias, una recuperación y 2 tapones. ¿Qué sintió en ese partido de Getafe? -Fue como si jugase el primer partido con el Real Madrid. Lo peor fue la recta final. En el minuto veinticinco de la segunda parte ya no podía más. Levaba seis meses sin jugar y no es lo mismo entrenarse sabiendo que no cuentas que si buscas una plaza en el once. Me costó poco recuperar las sensaciones de jugador, pero al final las piernas no me respondieron. Experimentos acabados Por lo que se refiere a Pau Gasol, ya se han terminado los experimentos y la vuelta paulatina después de su lesión. Para él fue muy duro perder la prórroga ante los Hornets porque el antiguo entrenador no quiso saltarse el protocolo de minutos establecido. Ante Toronto, Pau jugó cuando debía hacerlo y sin mirar el reloj. Así reconoció al final que estoy reventado, pero muy satisfecho porque hemos derrochado energía y pasión, justo lo que nos faltaba Y la clave para el éxito estuvo, según el veterano Eddie Jones, en que salimos a disfrutar. Ol- Ante Houston: 32 minutos, 21 puntos (7 de 12 en tiros de dos y 7 de 9 en libres) 6 rebotes, una asistencia y una recuperación. Jorge Garbajosa: 28 minutos, 15 puntos (6 de 11 en tiros de dos y 1 de 2 en triples) 5 rebotes y 4 recuperaciones. José Manuel Calderón: 24 minutos, 13 puntos (4 de 5 en tiros de dos. y 5 de 6 en libres) 3 rebotes, 3 asistencias y una recuperación. Sergio Rodríguez: 9 minutos, 3 puntos (1 de 4 en triples) y una asistencia. ¿Cuál fue el papel de la familia? -Determinante. Desde mis padres hasta mi mujer. En los momentos duros lo único que quería era acabar el entrenamiento cuanto antes y refugiarme en mi casa. Su ayuda me mantuvo el pie y a pensar en el futuro sin mirar el retrovisor. vidamos de los esquemas y nos dedicamos a jugar al baloncesto. Creo que sólo usamos cuatro jugadas en toda la noche Y claro, ante este juego libre, el más beneficiado fue Mike Miller, que estableció la mejor marca triplista de su carrera con siete bombas anotadas. Los canadienses, que hicieron la machada de remontar un partido que tenían perdido por 22 puntos, se vieron frenados al final por la incomprensible decisión de Sam Mitchell de no sacar a Calderón en los minutos finales. Derrick Martin no supo jugarlos y dejaron escapar la victoria. Un día después, Memphis se presentó en Houston con la lección aprendida. Desplegó el mismo juego rápido y anotador (Millar repitió los siete triples) y el liderazgo de Gasol. Pero se encontró con un McGrady recuperado de la espalda que dio lo mejor de si mismo (38 puntos y 9 rebotes) para bajar a los Grizzlies de la nube (111- 109)