Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 2 s 1 s 2007 ABC Con todos ustedes, el rey del rock Un DVD en edición de lujo recoge las tres deslumbrantes y legendarias actuaciones de Elvis Presley en el programa televisivo de Ed Sullivan. Trece interpretaciones que catapultaron al cantante a la cima de la música popular mundial MANUEL DE LA FUENTE MADRID. No crean que las encarnizadas luchas por la audiencia, las barriobajeras peleas por el share son cosa, al menos al otro lado del Atlántico, de la televisión de nuestros días. Hace ya más de medio siglo que en los Estados Unidos de Norteamérica las cadenas se enzarzaban en duros combates por ganarse a los espectadores. Y quizá gracias a ello, aunque probablemente de rebote, el rock and roll, la música popular de las cinco últimas décadas, llegó a convertirse en uno de los más grandes fenómenos de masas de la historia. Nos explicamos. Allá por 1955, el nombre de Elvis Presley empezaba a circular entre los aficionados a la música y entre los miles y miles de oyentes de la radio. Este camionero de apenas 18 tacos por aquel entonces, nacido en un pequeño pueblo de Mississippi, Tupelo, aunque desde los trece años se criara en Memphis, Tennessee, había empezado a escalar los peldaños de la escalera de la fama un par de temporadas antes, cuando en 1953 comenzaba a grabar para el pequeño, pero activísimo sello Sun Records, del productor y cazatalentos Sam Phillips. Pero el éxito radiofónico (el sencillo That s all right, mama lanzado en las ondas el 3 de julio de 1954, tuvo que ser radiado más de diez veces seguidas) de este blanco que cantaba y se movía como un negro hizo que la compañía de Phillips pronto se le quedara pequeña. La potente RCA sería en breve su nuevo hogar discográfico. Hasta la fecha, por cierto. show donde Elvis actuó seis veces en los primeros tres meses de 1956. Justo en esos momentos, un tal Ed Sullivan, uno de los grandes popes de la televisión norteamericana declaraba: Elvis jamás aparecerá en mi programa Qué buena ocasión para haberse estado calladito. Porque Presley iba a aparecer en un espacio de la competencia, The Steve Allen show el 1 de julio. Una aparición también controvertida, pues Allen humilló a Elvis haciéndole vestir de frac y haciéndole cantar Hound dog a un perro. Mientras, el programa de Sullivan (los domingos a partir de las ocho de la tarde) emitía una serie de parodias sobe la película Moby Dick de John Huston. El espacio salió escaldado en los índices de audiencia y, a ritmo de rock and roll, Ed Sullivan tuvo que tragarse sus palabras y abrir las puertas del programa al rey. El éxito de la primera aparición de Presley fue sintomático: un 82,2 por ciento de la audiencia siguió su actuación. Ésta y las otras dos apariciones son las que recoge un triple DVD (en edición digipack de lujo y al precio en las tiendas de 25,5 euros) que también incluye algunos extras como el de una de las primeras actuaciones de Elvis grabada en Magnolia Gardens (1955) así como una entrevista con el propio Sam Phillips y con Gordon Stoker, miembro de los Jordanaires, el grupo que acompañaba al joven del tupé. Darle al mando No obstante, conviene señalar antes de dar lugar a malentendidos que nos encontramos ante una auténtica joya musical, pero una joya en la que, en unas tres horas de grabación, Elvis interpreta únicamente trece canciones y varias de ellas repetidas. Por lo que el aficionado tendrá que elegir entre ir dándole al mando del DVD para adelante o para atrás o bien tragarse los programas de Sullivan, que para estas fechas tienen su gracia. Porque The Ed Sullivan Show que se mantuvo en antena en la cadena CBS entre junio de 1948 y junio de 1971, era el típico magazine familiar para la noche del domingo. Es decir, que Elvis compartía espacio en la caja tonta con acróbatas, escenas de musicales de Broadway, números de magia e ilusionismo, grupos musicales humorísticos al estilo de los Hermanos Calatrava, coros adolescentes, parejas de bailarines de claqué, y hasta invitados como Sugar Ray Robinson (el mejor boxeador de la historia para colegas como Joe Louis y Cassius Clay) o una jovencísima Carol Burnett, jovencísima, pero con su habitual repertoiro de muecas. Y, de remate, varios anuncios de los patrocinadores del programa, la marca de coches Lincoln. Pero, lo más importante, cincuenta años después se comprende cómo la presencia de Elvis Presley conmocionó al país. Medio siglo después, visto lo visto, el magnetismo de aquellas actuaciones en la tele del rey del rock sigue intacta. Más información de Elvis Presley en su web oficial: http: www. elvis. com Voy a ser una estrella En unas semanas, el joven cantante de provincias iba a ser una estrella nacional. Y en este camino mucho tuvo que ver la televisión. Sin embargo, a la primera no fue la vencida, ya que Elvis fue rechazado en uno de los programas más populares del momento, el Arthur godfrey s talent scouts plataforma de lanzamiento para intérpretes desconocidos. Una situación que lejos de hundir al Rey lo puso en boca de toda la ciudadanía, para bien o para menos bien. Pero el debut en la pequeña pantalla no se haría esperar, y fue en el programa Stage Más de un ochenta por ciento de la audiencia televisiva norteamericana siguió la primera de las intensísimas e impactantes actuaciones de Elvis Presley en el programa de Ed Sullivan Elvis, todo un veinteañero y hecho un auténtico pincel 13 actuaciones llenas de gestos, mohínes y poses que acaban con un Elvis censurado de cintura para abajo Lo dicho, son sólo trece apariciones, pero qué trece. En el primer CD, que recoge el espacio del 9 de septiembre de 1956, Elvis interpreta cuatro piezas: Don t be cruel Love me tender Ready Teddy y Hound dog Vestido con una paletorra chaqueta de cuadros, la aparición del cantante es recibida con el griterío de las adolescentes asistentes al programa, y el de Tupelo, recuerden, con apenas 19 años, se come la cámara cuando empieza a sacarse de la chistera parte de su repertorio de muecas y mohínes. En el segundo CD (programa del 28 de octubre de ese mismo año 1956) Elvis ataca de nuevo Don t be cruel y Love me tender más Love me y de nuevo Hound dog Abundan los medios y primeros planos y el músico se muestra abolutamente rompedor, con sus caídas de ojos, pasándose la lengua por los labios y mirando retador al respetable, en fin, la imagen de un tipo dispuesto a comerse el mundo. Ya en el tercer CD, que incorpora el programa del 6 de enero de 1957, Presley no es uno más entre los participantes en el espacio, sino que es quien lo abre (con un medley de Hound dog Love me tender y Heartbreak hotel y quien lo cierra con el magnífico tema gospel Peace in the valley Entre medias, Don t be cruel Too much y la dulce When my blue moon turns to god again Y aquí sí, aquí el espectador tendrá que imaginarse lo que pasa de cintura para abajo, porque en todas las actuaciones Elvis aparece filmado de cintura... para arriba.