Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2- -1- -2007 MADRID 51 El 80 de los bebés con un peso inferior a los 1.500 gramos, sobrevive La frecuencia y gravedad de las complicaciones asociadas a la prematuridad se reducen drásticamente a medida que avanza la gestación. Los avances tecnológicos y los conocimientos adquiridos han propiciado un crecimiento exponencial, lo que ha permitido la disminución de la mortalidad infantil hasta llegar a unas cifras impensables hace tan sólo unas décadas: hoy la supervivencia es superior al 80 por ciento en los bebés prematuros con un peso inferior a los 1.500 gramos. Los especialistas no dudan en que a la hora de sacar adelante a un bebé prematuro son tan importantes las más avanzadas tecnologías y terapias como, además, los buenos cuidados. Aunque el trabajo es cada vez más técnico, también es más humano tanto para el niño como para los padres y los profesionales. Los médicos cuentan con los padres porque sus caricias y mimos, el contacto personal, hace que el prematuro mejore. Venir al mundo dos segundos después de las campanadas Teodora es hija de inmigrantes rumanos y fue el primer bebé que nació en la Comunidad en 2007 C. ALONSO MADRID. Ella también tenía prisa por nacer. Pasaban sólo dos segundos de la última campanada cuando Teodora asomó la cabeza en el Hospital Universitario de Getafe. Para sorpresa de sus primerizos padres, la pequeña se adelantó varios días. La esperaban para el 19 de enero. Su propia madre, Manuela, inmigrante rumana de 20 años, describía ayer a este periódico cómo es el primer bebé nacido en tierras madrileñas en 2007. Su voz cansada se avivaba al hablar de su hija: Es muy tranquila, no llora, está guapa, muy sana, es muy buena. El pelo lo tiene morenito, la piel blanca, es muy pequeñita El padre, Luciano, rumano de 28 años, no las deja solas ni un momento. Está muy contento, también dice que es muy guapa comentaba Manuela, que ayer se quejaba de las agujas, eso que ponen después del parto, ¿cómo se llama? Los puntos. Me duelen un poco, pero me encuentro bien camionero. Manuela no trabaja. Me quedaré todo el día con ella, sí relataba dieciocho horas después de dar a luz. El parto fue natural. La niña, según aseguró la madre, pesó al nacer 2,670 kilos y midió 45 centímetros y medio, y está en perfecto estado de salud, informó un portavoz del centro sanitario. Si estos padres se acogieran al santoral, la niña debería haberse llamado Beatriz o Martina. Sin embargo, sus padres ya tenían el nombre de su primogénita escogido desde hace tiempo. Nos gusta mucho Teodora, es un nombre que hay en Rumanía y en otros muchos países y suena muy bonito explicaba Manuela. La joven fue ingresada el día de Nochevieja en el Hospital en torno a las seis de la tarde tras sentir las primeras molestias de parto. Ella y su marido restaron ayer importancia a que su bebé haya sido el primero en venir al mundo en la Comunidad de Madrid en el nuevo año. Estamos los dos muy contentos, pero sólo queríamos que la niña estuviera bien reconocía la madre. A pesar de la diligencia de Teodora por venir al mundo, otro bebé se le adelantó. Fue Miriam, que nació a las doce en punto de la noche- -dos segundos antes que ella- -en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla. padres no se sienten nunca solos. Estamos en contacto- -explica- -hasta que el bebé coge un peso de 2.200 gramos, que es cuando le damos el alta de nuestro programa para que pasen a su pediatra de zona Este día, Itziar está de enhorabuena porque, como ya pesa 2.350 gramos, Esmeralda le da el alta. Está muy gorda y muy bonita dice feliz la enfermera mientras se despide de toda la familia a la puerta de la casa. Vínculos familiares El doctor Félix Omeñaca, del Servicio de Neonatología de La Paz y padre del programa Alta precoz asegura sin ningún tipo de reservas que el lugar idóneo y natural para el recién nacido es su casa, no la incubadora. En casa están mejor, engordan más, los padres están felices porque encuentran el vínculo con su pequeño, algo que no se da, por mucho que nos empeñemos, en el ámbito hospitalario Según Omeñaca, hay niños prematuros con alimentación parenteral e, incluso, con respirador, que también se van a casa. Están mejor. Se encuentran fuera de un ambiente bacteriológico y con el cariño de sus familiares. Si el niño está bien y sólo tiene que coger peso, hay que perder el miedo escénico a salir del hospital El Servicio de Neonatología de La Paz atendió, en 2005, a 2.290 niños. Se trata de una unidad de referencia nacional para bebés de embarazos de alto riesgo o que se hayan detectado problemas en el niño intrútero. Dentro de su Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales se proporciona la vigilancia, el control, los cuidados y el tratamiento a los bebés prematuros y a los recién nacidos a término con problemas que pueden ser potencialmente graves. Aquí hay 19 incubadoras. Cuando nace un bebé prematuro- -indican fuentes del hospital La Paz- es ingresado en la mencionada unidad. A medida que se van produciendo avances en su estado, puede pasar a otras unidades del servicio de Neonatología: la de Vigilancia Intensiva Neonatal (con 10 incubadoras) la de Intermedios (con 42 incubadoras) y la de Transición, con otras 10 incubadoras. El bebé prematuro es el que nace antes de la semana 37 de gestación (un embarazo a término es el de 40 semanas) lo que les puede originar múltiples y graves problemas por la inmadurez de órganos. Es frecuente que tengan dificultades para controlar su temperatura, respiración y alimentación. Los especialistas hablan de niños muy prematuros cuando nacen antes de las 32 semanas de gestación, y de niños de muy bajo peso a los que pesan menos de 1.500 gramos al nacer. Los prematuros de muy bajo peso han aumentado en los últimos años y llegan a constituir el 1,7 por ciento de todos los nacimientos. Desde ayer, cien euros por cada nacimiento Desde el primer segundo de este año, los bebés madrileños traerán, además de un pan bajo el brazo, un cheque de 100 euros. Se llama Cheque- bebé y es el programa promovido desde la Consejería de Familia y Asuntos Sociales que abonará 100 euros por nacimiento de hijo o adopción. Se podrán acoger a él todas las madres que hayan tenido un hijo, así como las familias que hayan adoptado a un menor. Más información en www. madrid. Sin visitas Doce horas después de nacer Teodora, ni ella ni sus padres habían recibido visitas porque apenas tienen familia en España, salvo un hermano de la mujer. Tampoco planean viajar a Rumanía ni que algún familiar suyo se traslade a España para conocer a la niña en los próximos días. El bautizo será en Madrid. Nos quedaremos aquí, donde estamos muy bien confesaba Manuela mientras intentaba calmar el llanto de Teodora. Ha dolido un poco, pero se olvida cuando la miro decía su madre. Madrid, su segunda parada Hace dos años y medio Luciano y Manuela cruzaron la frontera española. Su primer destino fue Sevilla, aunque en la actualidad residen en la madrileña localidad de Pinto. Julián es Elevada mortalidad Los recién nacidos más inmaduros- -con 23- 26 semanas de gestación- -presentan numerosas complicaciones, necesitan muchas semanas de cuidados intensivos y tienen una elevada mortalidad. Los cuidados en la Unidad de Neonatología están destinados, principalmente, a proporcionar a los prematuros esas tres funciones ya citadas: temperatura, respiración y alimentación. Por ello, se les coloca en una incubadora- -o cuna térmica- -para mantener su temperatura, se les conecta a un respirador o ventilador para ayudarles a respirar y se les alimenta mediante una sonda insertada en una vena o a través de la nariz al estómago. En los últimos años se ha producido un incremento del numero de recién nacidos prematuros. Los motivos son muchos y variados. Entre ellos, la generalización de técnicas de reproducción asistida, la maternidad tardía, el estrés durante el embarazo y, también, el aumento de la inmigración. org (Servicios y Trámites) Manuela observa a su hija recién nacida, Teodora, el primer bebé madrileño de 2007 EFE