Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID MARTES 2 s 1 s 2007 ABC La pequeña Itziar, en brazos de su madre, recibe en su casa la visita de Esmeralda, la enfermera del programa Alta Precoz del hospital La Paz Madrileños con prisas por nacer El 10 de los niños que nacen en la Comunidad de Madrid son prematuros, es decir, lo hacen antes de la semana 37 de gestación s El programa Alta precoz del hospital La Paz, envía a los bebés a su casa con 1.800 gramos de peso si están sanos POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTO ERNESTO AGUDO MADRID. Se atreven a venir a este mundo antes de tiempo sin saber que ponen en riesgo su vida. Tienen prisas por nacer. Las circunstancias, y el destino, hacen que el parto se adelante, a veces, demasiado. Son los niños prematuros. Y el nacimiento de un niño prematuro suele ser, según los expertos, un acontecimiento inesperado que produce un gran shock en la familia. Actualmente, el 10 por ciento de los niños que nacen en la Comunidad de Madrid lo hacen antes de concluir la gestación completa de cuarenta semanas. Itziar nació el pasado 7 de diciembre en el hospital La Paz. Lo hizo con sólo 2.030 gramos de peso y una lesión en el riñón que, por fortuna, ha evolucionado favorablemente. A pesar de su bajo peso y su lesión renal- -que curó- Itziar se fue a casa a los pocos días. Era prematura pero se había agarrado a la vida como una lapa. Comía del pecho de su madre y sus constantes vitales estaban dentro de unos parámetros muy aceptables. biera preferido una cesárea. Me duele que se me esté retirando la leche porque todos sabemos lo bueno que es para un recién nacido y más si se trata de un prematuro, como mi pequeña. Procuro tomar mucha agua y zumos de naranja. ¡Hasta cerveza sin alcohol, que me han dicho que es muy buena para la leche! La familia de Itziar vive en San Sebastián de los Reyes. Hasta allí va, cada semana, Esmeralda, la enfermera de Neonatología de La Paz encargada del seguimiento y control de la pequeña prematura. Esmeralda Fernández- Bernal vive su profesión. Se nota que la gusta y que disfruta. Se hace más de 400 visitas al mes a los domicilios de niños prematuros de toda la Comunidad madrileña. Somos, más que nada, el apoyo logístico de los padres asegura esta enfermera queriendo quitar mérito a su labor. El lugar natural Tras su breve estancia en Neonatología, la niña pasó al programa Alta precoz del mencionado centro hospitalario madrileño, con gran prestigio, que está basado en la idea de que el lugar natural del recién nacido está en casa, junto a su padres, y no en una incubadora si ésta no es totalmente necesaria para la supervivencia del bebé. María del Mar, la madre de Itziar, está encantada con el programa de La Paz. Mi niña llegó a casa con 1.990 gramos. A los veinte días de nacer ya pesaba 2.350. La incubadora es algo muy duro si no se tiene algo grave. Fue un parto pero yo hu- Lo positivo de la vida Mi trabajo- -nos dice Esmeralda- -me parece precioso. Ves la parte positiva de la vida. Da gusto ver cómo salen los prematuros y que se aferran a la vida ellos solitos. Con nuestro programa están muy pocos días ingresados y en la incubadora. Si están sanos y comen por boca se les manda a casa, aunque pesen 1.800 gramos. En su entorno se recuperan mejor. Además de nuestras visitas, los padres disponen de un teléfono del hospital, que siempre está conectado, por si se asustan o les surge un imprevisto. Si es grave, acudimos de inmediato al domicilio Al decir de Esmeralda, los Hay prematuros con alimentación parenteral o respirador que también se van a casa. Engordan más y tienen el cariño de su familia dice el doctor Omeñaca, del Servicio de Neonatología del hospital madrileño