Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 35 Rusia y Bielorrusia llegan a un acuerdo sobre el precio del gas La firma del contrato evita que se repitan los cortes de suministro a Europa del año pasado, durante la crisis con Ucrania R. M. MAÑUECO CORRESPONSAL. MOSCÚ. El presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, el último dictador de Europa, no hubiera perdonado a su primer ministro, Serguéi Sidorski, ceder a las pretensiones de Rusia sin plantear batalla. Por eso, las negociaciones para renovar el acuerdo de suministro de gas se prolongaron hasta el último momento. Tras casi una semana de incesantes conversaciones, el nuevo contrato se firmó el domingo 31 a las 23: 58, a dos minutos de que expirara el viejo. Las dos delegaciones celebraron simultáneamente la llegada del nuevo año y el compromiso recién alcanzado. Gazprom, el gran monopolio energético ruso, ya advirtió que, si antes de la medianoche del domingo no se lograba zanjar el problema, el suministro de gas a Bielorrusia sería interrumpido. Las autoridades de Minsk, por su parte, amenazaron con confiscar todo el gas con destino a la Unión Europea, concretamente a Alemania, Lituania y Polonia. Tal medida hubiera reproducido una crisis similar a la vivida hace justo un año, cuando más de la mitad de Europa sufrió problemas de abastecimiento energético a causa del pulso que mantuvieron Rusia y Ucrania. este precio por respeto a nuestros socios, a nuestras relaciones y a los países europeos, que se han dirigido a nosotros en los últimas semanas El acuerdo rubricado in extremis el domingo sigue siendo el más ventajoso en comparación con el resto de las antiguas repúblicas soviéticas. Georgia paga 235 dólares por cada mil metros cúbicos de gas, que es el precio vigente en el mercado, Moldavia 170 dólares, Ucrania 130 y Armenia 110. Sin embargo, y teniendo en cuenta que en años posteriores el precio continuará incrementándose, supone el final del trato preferencial que el Kremlin dispensaba a Bielorrusia. Todos los analistas vinculan la nueva política de Moscú con la negativa de Lukashenko a convocar un referéndum en su país para la reunificación con Rusia. Los dos países acordaron en la década de los 90 iniciar un proceso de convergencia que debería haber conducido hace tiempo a la creación de un Estado unitario. Pero el tirano bielorruso lo ha ido posponiendo una y otra vez utilizando los argumentos más diversos. El politólogo ruso, Serguéi Márkov, cree que a Lukashenko le cuesta renunciar a ser presidente de un país para convertirse en gobernador de una provincia rusa. Lukashenko no movilizó esta vez a sus súbditos Gleb Pavlovski, uno de los asesores del Kremlin, cree que el presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, acarició la idea de utilizar el enfrentamiento con Rusia por los precios del gas para movilizar otra vez en torno a sí a la población del país método que los dictadores emplean con frecuencia cuando empiezan a perder popularidad. Lukashenko ha hecho bien en renunciar en el último momento a ese peligroso juego declaró ayer Pavlovski a la agencia rusa Ria- Nóvosti. Según el consejero presidencial, no hubiese sido correcto dirigir las iras contra un aliado como es Rusia Pavlovski considera que el tirano bielorruso ha dado el paso adecuado en la dirección idónea y, señaló, ahora todo está abierto, podemos continuar negociando otras cosas Como dijo Sergúei Sidorski, el primer ministro bielorruso: En señal de respeto a nuestros socios, a nuestras relaciones, a nuestros socios europeos, que en las últimas dos semanas se han dirigido a nosotros, nos hemos visto obligados a aceptar este precio Benedicto XVI mira a un niño en la Basílica de San Pedro AP La baza bielorrusa de Putin Se da la circunstancia de que la unión de Rusia y Bielorrusia hubiese obligado a modificar varios artículos de la Constitución rusa y posibilitado la permanencia de Vladímir Putin al frente del poder. La actual Carta Magna no permite a Putin presentar su candidatura a un tercer mandato, pero, la aparición de un nuevo ente estatal, hubiera justificado cualquier enmienda a su texto. Markov no descarta aún que la dura realidad de los precios del gas termine por disuadir al presidente bielorruso y acepte convocar la consulta. Los sociólogos estiman que el sí a la reunificación con Rusia obtendría la inmensa mayoría de los sufragios, si se celebrase en Bielorrusia un referéndum al respecto. Según el acuerdo firmado el domingo por la noche, Rusia pagará a Bielorrusia una tarifa de tránsito de gas hacia Europa de 1,45 dólares los mil metros cúbicos por cada 100 kilómetros recorridos. Asimismo, Gazprom acepta la valoración del consorcio que gestiona la red de gaseoductos bielorrusos Beltransgaz en 5.000 millones de dólares. El Papa afirma que la paz se construye sobre el respeto a cada persona humana JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI recordó ayer que la paz es al mismo tiempo un don de Dios y una tarea que los cristianos deben abordar con valentía y sin ceder jamás al cansancio Durante la misa en la basílica de San Pedro, el Papa insistió en que el cristiano está llamado a ser un incansable operador de paz y un firme defensor de la dignidad de la persona humana y de sus inalienables derechos comenzando por el de la vida y la libertad religiosa. Aunque la Iglesia celebraba ayer la fiesta de María, Madre de Dios, el uno de enero fue declarado por Pablo VI Jornada Mundial de la Paz, y el Papa dirige un mensaje a todos los jefes de Estado. El de este año llevaba por título La persona humana, corazón de la paz y el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, comunista, hizo pública ayer su carta de respuesta en la que manifiesta compartir plenamente el mensaje del Papa. Durante el Ángelus, Benedicto XVI insistió en que el valor de la persona es la columna que sostiene el edificio de la paz. Hoy se habla mucho de derechos humanos, pero se olvida que necesitan un fundamento estable, que no sea relativo ni opinable. Y no puede ser otro que la dignidad de la persona humana que lleva a un sagrado respeto por toda persona humana y un firme repudio de la guerra y de la violencia incluido el terrorismo, que turba la serenidad de los pueblos Rebaja de cinco dólares Los negociadores bielorrusos, encabezados por Sidorski, lograron el domingo una última rebaja de cinco dólares. La pretensión inicial de Gazprom era haber cobrado a sus vecinos 200 dólares por cada mil metros cúbicos de gas. El precio fue bajando y la última oferta que Moscú puso sobre la mesa fue 105 dólares. Al final, el precio quedó en 100 dólares los mil metros cúbicos. Con todo, supone una subida de más del doble, ya que Bielorrusia venía pagando hasta ahora nada más que 46,68 dólares. El documento firmado regula los precios hasta 2011, que irán creciendo paulatinamente hasta alcanzar los vigentes en el mercado internacional. En 2008 se aplicará la tarifa que pagan actualmente los países de la Unión Europea, pero con un descuento del 33 por ciento. En 2009 se descontará sólo el 20 por ciento y el 10 por ciento en 2010. A partir de 2001, La nueva política de Moscú se debe a la negativa del presidente bielorruso a reunificar su país con el de Putin Tierra Santa El Papa recordó la dramática situación de la tierra en que nació Jesús y afirmó que para ser duradero, un acuerdo de paz tiene que apoyarse sobre el respeto a la dignidad y los derechos de cada persona El Santo Padre pidió a los países que aúnen sus esfuerzos para construir un mundo donde se respeten los derechos del hombre sin ceder al cansancio ante quienes los violan. En la oración de los fieles se rezó en chino por los responsables de los organismos internacionales y en árabe por quienes viven bajo la amenaza de la violencia y las armas Bielorrusia pagará a Gazprom el gas al mismo precio que Alemania o Polonia. El jefe del Gobierno bielorruso se quejó señalando que la subida va a pesar sobre la economía del país como un voluminoso fardo. El incremento es casi insostenible para nuestro país. Tendremos que trabajar mucho para que nuestra economía conserve su rentabilidad manifestó Sidorski. Según sus palabras, nos hemos visto obligados a aceptar