Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MARTES 2 s 1 s 2007 ABC Nochevieja y Año Nuevo: de la muerte... 2006 se despidió con doce muertes s El gas de una estufa asesina mató a dos chicas en Castellón y un conductor ebrio acabó con su vida y con la de una joven LUZ DERQUI VALENCIA. Fiestas, alcohol, tráfico y frío. Un cóctel mortal que llenó la Nochevieja de tristeza. La tragedia se aferró al 2006 y sembró la salida y entrada del año con doce muertes, doce uvas negras de mala suerte, de llantos y desgracias. Dos barcelonesas de 21 y 22 años se estaban acicalando para asistir a la cena de despedida en un pueblecito del interior de Castellón, cuando el silencioso y traicionero gas de una estufa en mal estado segó sus ilusiones y su alegría. Habían decidido pasar la Nochevieja en Cortes de Arenoso, donde tenía una casa la abuela de una de ellas. Pero nada sucedió como tenían previsto. Ana y su íntima amiga no llegaron nunca a la cita para cenar y después tomar las tradicionales uvas. Sus amigos se extrañaron al ver que se retrasaban y, aunque al principio no se preocuparon en exceso, decidieron ir a buscarlas cuando comprobaron que pasaba el tiempo y no respondían a sus llamadas. Una vez en la vivienda, y como no abrían la puerta, no se lo pensaron dos veces y penetraron en la habitación escalando por la fachada y alcanzando el balcón. Al forzar éste, se enfrentaron a un dramático espectáculo. Ambas jóvenes estaban desvanecidas y en un estado crítico. Los amigos, rápidamente, llamaron al teléfono de urgencias sanitarias. Poco después, el médico del pueblo de Villahermosa llegaba a la casa, así como varias dotaciones de bomberos de Castellón y efectivos de la Guardia Civil, aunque sólo pudieron confirmar la muerte de las muchachas. Todo parece indicar que, mientras se arreglaban para salir, las dos amigas inhalaron gas de una estufa en mal estado, según confirmó la propia alcaldesa de la localidad, Trinidad Bravo. amiga personal de las jóvenes. Destacó que todo el pueblo se encuentra conmocionado por el dramático suceso, ya que se trata de un pequeño municipio situado en la comarca del Alto Millares, con sólo cuatrocientos habitantes, por lo que todos son familias conocidas. El Ayuntamiento decidía ayer mismo decretar tres días de luto oficial. Las dos jóvenes habían estudiado y trabajaban en Barcelona, aunque solían desplazarse a menudo hasta Cortes de Arenoso, donde contaban con muchos amigos. Los cadáveres fueron trasladados en la mañana de ayer a Castellón para practicarles la autopsia. El suceso desenterró los recuerdos de Todolella, un pueblo en la comarca de Els Ports, también en Castellón, donde hace dos años fallecieron 18 para cambiar el sentido de su marcha. Se saltó un semáforo en rojo y fue a empotrarse lateralmente contra un Toyota en el que viajaba la fallecida y una amiga de 21 años. Ésta sufre contusiones graves y tuvo que ser trasladada al Hospital de Villajoyosa a través de un Soporte Vital Básico. La joven permanece ingresada, aunque su vida no corre peligro, según fuentes hospitalarias. El accidente tuvo lugar a las 05.02 horas en el cruce de la avenida de la Comunidad Valenciana con el cementerio de la ciudad. La mujer residía en Benidorm, mientras que el joven era vecino de la cercana población de La Nucía. El rosario de muertes siguió avanzando inexorable. Dos rumanos de 26 y 27 años también se toparon hacia las cuatro de la madrugada con el criminal monóxido de carbono. Habían celebrado el Año Nuevo en un chalet en Los Alcázares, en Murcia y perdieron la vida asfixiados. Su amiga Maridela, de 19, se encuentra hospitalizada y fuera de peligro. Un portero, apuñalado No finalizó ahí el triste deambular de la tragedia. A las siete y media de la mañana, hora de recogida de la mayoría de las celebraciones navideñas, el drama viajó hasta Madrid. Un tercer rumano perdía la vida. Se llamaba Joan Grancea. Tenía 28 años y era el portero de la pista de patinaje de Alcalá de Henares, instalada provisionalmente en la Plaza de Cervantes. Un grupo de unos diez jóvenes sin escrúpulos, le agredieron y le mataron tras asestarle dos puñaladas. Regresaban de parranda y tuvieron la idea de acabar la juerga patinando. Sólo un pequeño inconveniente les impedía hacer realidad su proyecto nocturno: era demasiado temprano y la pista estaba cerrada. Grancea cumplió con su obligación de impedirles la entrada y eso le costó la vida. El día se despidió con otros dos accidentes de tráfico escalofriantes. Cerca de Colmenar Viejo, un pueblo del norte de la capital, dos vehículos colisionaban frontalmente y en el siniestro desaparecían un hombre y una mujer de unos cuarenta años y su hija, una pequeña de tres. La otra hija, de 14, fue trasladada grave al Hospital La Paz. Los cinco ocupantes del otro vehículo resultaron ilesos. Y en el municipio alavés de Ribera Alta un coche se salía de la calzada y se incendiaba, sus pasajeros fallecieron entre las llamas. La vivienda donde murieron asfixiadas dos jóvenes catalanas personas por inhalar el gas de una estufa en un albergue de montaña. Sin salir de la misma comunidad, en Benidorm, un conductor de 21 años ebrio, enloqueció al ir a ser detenido en un control de alcoholemia. Quiso huir y provocó un colisión fatal en la que él mismo murió, EFE así como una joven de 26 años. El hombre vio el control y sufrió un ataque de pánico. Había dado positivo en otro control el día anterior y vio que se cernía sobre él la amenaza de la retirada definitiva del carné. Decidió jugarse la vida. Realizó una maniobra arriesgadísima con su Rover. Hizo un trompo Unos jóvenes quisieron acabar la fiesta patinando en una pista de hielo en Alcalá de Henares y para lograrlo apuñalaron y mataron al portero Dos rumanos perdieron la vida al inhalar monóxido de carbono en un chalet en Murcia Un trágico accidente de circulación en Colmenar Viejo acabó con la vida de un matrimonio y su hija de tres años Uno de los muchos accidentes que se produjeron durante Noche Vieja y Año Nuevo EFE