Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2- -1- -2007 Los familiares de los desaparecidos pierden la esperanza tras visitar Barajas 11 Se llega a la zona cero sin rastro de los ecuatorianos Los bomberos y los policías que trabajan en el desescombro del aparcamiento de la T- 4 llegaron en la mañana de ayer a la zona cero de la explosión, aunque por desgracia no han encontrado aún rastro de los dos ecuatorianos desaparecidos. Perros adiestrados trabajaron en el lugar durante varias horas sin resultados positivos, mientras que la Policía Científica y los Tedax intentaban buscar restos del explosivo utilizado. Hasta ahora han salido del aparcamiento de la T- 4 un total de 90 camiones con entre 900 y 1.200 toneladas de escombros. Mientras, el aeropuerto recuperaba desde primeras horas de la mañana de ayer la normalidad. llafranca de Ordicia, denunció que había sido secuestrado tres días antes del ataque cerca de la estación gala de esquí de Luz Ardiden y liberado una hora después de que el vehículo hiciera explosión. El análisis de las cámaras de seguridad- -un trabajo que ha sido difícil por problemas en el disco duro del ordenador de AENA- ha permitido conocer que los terroristas aparcaron la furgoneta- bomba en la T- 4 a las 18: 50 horas del pasado 29 de diciembre, un día antes de que se produjera la explosión y dos después de que tres encapuchados secuestraran a su dueño en Francia, según declaró éste. La grabación no aclara cuántas personas viajaban en la furgoneta, ya que sólo se observa una mano que salía de la ventanilla del conductor en el momento de recoger el tique de entrada. mañana hicieron varias llamadas desde sus teléfonos móviles hasta que un coche llegó al lugar en el que se encontraban. Los etarras, siempre según este testimonio, le metieron en ese segundo vehículo y desde ese momento no volvió a saber nada de su furgoneta, por lo que los investigadores creen que fue en esa fecha cuando los terroristas comenzaron a preparar el vehículo para cometer el atentado. Además, los terroristas no doblaron las matrículas porque sabían que el dueño no podría denunciar el robo al estar secuestrado. Después de circular durante todo el día por caminos secundarios, el grupo pasó la noche en una casa abandonada. El viernes 29- -día que volvieron a pasar a bordo del coche, en constante movimiento- los etarras preguntaron al secuestrado si le iban a echar en falta en su casa. El joven respondió que no, porque su familia está acostumbrada a que pase varios días solo en el monte, pero los terroristas le hicieron enviar desde su teléfono móvil varios mensajes de texto tranquilizadores. Los etarras buscan también sembrar el terror en el PP y el PSE ante las municipales Intentan que los constitucionalistas tengan otra vez problemas para confeccionar las listas s La banda no rompe el proceso a la espera de que lo haga el Ejecutivo J. P. P. M. MADRID. La banda terrorista ETA perseguía dos objetivos con el atentado de la T- 4: por una parte, dar otro paso en su estrategia de presión al Gobierno para conseguir sus aspiraciones históricas, a las que nunca ha renunciado- -derecho de autodeterminación y territorialidad- y por otra empezar una campaña de acoso dirigida a los partidos constitucionalistas para que vuelvan a tener problemas para confeccionar sus listas en las próximas municipales de mayo. Según fuentes de la lucha antiterrorista, la banda decidió hace tiempo aumentar poco a poco sus actos de violencia para calibrar hasta dónde estaba dispuesto a ceder el Gobierno con tal de conseguir la paz Primero fueron pequeños actos de kale borroka que más tarde se generalizaron, luego se reanudaron las extorsiones y los últimos capítulos fueron el robo de las armas en Francia, el acto de Oyarzun en el que unos encapuchados dispararon tiros al aire y la quema de un autobús en San Sebastián a plena luz del día. Otro paso Los terroristas comprobaron que ninguno de estos episodios provocaban la ruptura del proceso y decidieron dar otro paso más: la colocación de la furgoneta bomba, que aunque según fuentes de la lucha contra ETA no buscaba directamente causar víctimas, sí era la respuesta etarra a lo que ellos consideran ataques del Estado: las detenciones y la actuación de la justicia. Además, los pistoleros consideran que no se trata de una ruptura del alto el fuego permanente, ya que había anunciado represalias en el comunicados del 18 de agosto- si esos ataques continúan, ETA responderá decía- y en el último Zutabe (boletín interno de la banda) en el que advertía que adoptaría medidas si no había avances antes del invierno. El segundo objetivo de los terroristas, según las fuentes consultadas, era empezar a preparar el terreno de cara a las próximas elecciones municipales de mayo. Los pistoleros pensaban que un atentado de estas características, contra una de las instalaciones más emblemáticas de Madrid, junto a una intensificación de las campañas de acoso a los cargos públicos de los partidos constitucionalistas- -PP y PSE- sería suficiente para que ambos partidos volvieran a tener problemas para confeccionar sus listas, sobre todo en los pueblos más pequeños. Las fuentes consultadas recuerdan que cuanta mayor es la tensión en las calles del País Vasco, más posibilidades tienen los proetarras de obtener buenos resultados electorales. En cualquier caso, con el brutal ataque ETA no da por roto el proceso -así lo dijo el propio Otegi, que aludió al genérico izquierda abertzale y ha trasladado esa responsabilidad al Gobierno, que simplemente se ha limitado a suspenderlo. La banda busca así salvar su imagen ante su parroquia, gran parte de la cual es partidaria de acabar de una vez con el terror. Tarjeta telefónica Después de otra noche en el interior del coche, los secuestradores le pusieron en libertad entre las diez y las once del sábado; es decir, entre una y dos horas después de que explotara la furgoneta. En ese momento, los etarras le hicieron bajar del coche, le señalaron un camino y le dijeron que si lo seguía llegaría hasta un pueblo, Escot, situado en el departamento de los Pirineos Atlánticos. Cuando llegó allí, compró una tarjeta telefónica y llamó a su familia para relatar lo ocurrido. Las fuentes consultadas califican de soprendente lo ocurrido a este joven y destacan que sería la primera vez que ETA actúa de esta manera: Perpetrar un secuestro para robar un vehículo con el que luego se va a cometer días después un atentado es aumentar el riesgo para los terroristas. Su familia puede que no denuncie, pero alguien de su entorno sí puede hacerlo señalan los citados medios. En cualquier caso, todo lo que rodea este ataque es particularmente extraño, empezando por el hecho de que por primera vez ETA ha roto una tregua sin avisarlo previamente. En cuanto al comando, tal como adelantó ABC, los investigadores creen que se trata de un grupo itinerante formado por al menos tres legales que, tras colocar la furgonetabomba, huyeron a Francia. Ampliación de testimonio El dueño de la furgoneta empleada en el atentado es un joven de Villafranca de Ordicia que, según declaró a la Guardia Civil- -hoy ha sido citado para que amplíe su testimonio- había preparado su vehículo para acampar, ya que pensaba pasar unos días en Francia esquiando. Según explicó, los etarras que le secuestraron le dijeron que si todo iba bien pasaría la Nochevieja en casa. Añadió además que la noche del 27 la pasó en la furgoneta junto a sus secuestradores, quienes al día siguiente por la La furgoneta Renault Traffic, aparcada en Barajas ABC