Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 31 de Diciembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.256. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 3,20 Bélgica: 3,00 Estados Unidos: 3,50 USD. Francia: 3,05 Irlanda: 3,00 Italia: 2,80 Holanda: 3,00 Portugal: 2,45 Reino Unido: 1,80 LE. Suiza: 5.40 CHF. Marruecos. 30 Dh. Irene Lozano PARA EL NUEVO AÑO UE ninguna mujer diga: mi marido me pega lo normal. No merezco nada mejor. Los problemas de los matrimonios se arreglan en casa. Que ningún hombre piense: o mía o de nadie. Es que me provoca. Esto lo arreglo yo con dos hostias. Que ningún terrorista reivindique: esta bomba es mía, y quede impune. Que los que hacen la guerra no sean llamados hombres de paz. Que ningún vasco murmure: algo habrá hecho. Que ningún terrorista afirme: estamos librando una guerra santa. Hay que dar muerte al infiel. Que no crea que siete vírgenes lo van a esperar en el paraíso. Que ningún musulmán consienta esas muertes en nombre de Alá. Que ningún africano tenga que pensar: si me detienen, lo volveré a intentar. Que ningún europeo clame: que se vuelvan a su puto país. Vienen aquí a delinquir. Ya son demasiados. Que en ningún instituto se oiga: vamos a darle un susto. Se merece una paliza. Ya verás como de ésta escarmienta. Que ningún líder internacional afirme, parafraseando las palabras de Churchill en 1936 a propósito de España: a los iraquíes, dejadlos que se maten entre ellos. O a los palestinos. O a los libaneses. Que ningún presidente de EE. UU. invada un país al grito de: Libertad Duradera. Ni invoque la justicia cuando la soga ha impuesto la venganza. Que ningún mandatario israelí hable de operaciones de castigo o asesinatos selectivos. Que ningún presidente de Irán afirme: Israel no tiene derecho a existir. Que ninguna musulmana, al elegir a su marido, escuche en casa: eres la deshonra de la familia. Así nos pagas lo que hemos hecho por ti. Que ningún hermano se crea con derecho a salvar a su hermana de vivir. Que un tsunami se lleve todas las palabras que alimentan el odio, los tópicos que justifican a los criminales y culpabilizan a las víctimas. Q Jesús López- Terradas, maestro relojero, ayer durante el primero de los tres ensayos de las campanadas de Fin de Año EFE Y nos darán las doce Las doce campanadas del reloj de la Puerta del Sol de Madrid dependen de López- Terradas y su equipo de relojeros, que velarán, a pie de obra, para que 2007 entre con buen pie, como manda la tradición ANTONIO M. FIGUERAS trasmisiones... Todo a punto para la gran velada, para el comienzo de una nueva vida (aunque termine pareciéndose demasiado a la antigua) para las promesas (que se irán desinflando) para los buenos deseos (que luego se torcerán) Pero esta noche, si la climatología, la autoridad competente (o incompetente) o algún presentador de televisión despistado no lo impiden, sucederá el milagro de todos los 31 de diciembre desde hace algunos años. López- Terradas y los suyos activarán el mecanismo de la bola... con precisión, midiendo el tiempo que tarda en llegar abajo y la duración de los cuartos. Cuando se retira la palanca que la retiene, la bola cae por su propio peso y activa los mazos de la campaña de los cuartos. Y después, la primera campanada, y cada tres segundos nos darán las dos y las tres... y así hasta doce (aunque no esté Joaquín Sabina para cantarlo) Junto al reloj de la Puerta del Sol se concentrarán turistas, frikis, carteristas, veteranos y noveles, todos a una, para darle una vuelta a las cosas de la vida en doce campanadas. El fin de año puede servir para unir, en un rito de paso tradicional, a los damnificados de Air Madrid con los que perdieron su vuelo porque ETA hacía estallar el proceso a los mileuristas que no pueden comprar una vivienda con los sin techo a los sin papeles con los chanchulleros, a Marbella con Teruel. Todos (bueno, siempre hay algún iconoclasta que se resiste) estarán pendientes de las campanadas, que en Madrid dependen de López- Terradas. La leyenda urbana, mito, superstición nos dice que quien consiga tomarse las doce uvas al son de las campanadas tendrá un año próspero. A López- Terradas no le está permitido. Tiene que esforzarse para que otros puedan tentar a la suerte. Cuando acabe, brindará con sus compañeros por el trabajo bien hecho y degustarán las uvas con retraso. Y el tiempo seguirá pasando, porque así ha sido siempre, con precisión suiza o maestría española, ni lenta ni rápidamente, a su paso, hacia otro fin de año, con otras campanadas y otros (o los mismos) relojeros. S i el destino, feroz e implacable, no se tuerce, Jesús López- Terradas no se tomará las uvas cuando suenen las campanadas. Y todo porque este maestro estará dentro del reloj de la Puerta del Sol de Madrid (con el resto de su equipo) para que los ecos del nuevo año acudan, con puntualidad relojera, a su cita con el futuro. Y como no quieren dejar casi nada al azar, las revisiones al reloj se han realizado semanalmente durante todo el año: subir pesas, revisar ruedas, cables,