Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 31 s 12 s 2006 ABC El director de Cándido retira los estadistas en calzoncillos para llegar a La Scala Robert Carsen, quien afirma que no es una escena esencial y ya preveíamos cambios revisará la obra, escena por escena, junto al sobreintendente del teatro JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. El prestigio de La Scala se ha impuesto por su propio peso. En cuanto el teatro milanes retiró del cartel la versión de Cándido que presenta a Berlusconi, Blair, Chirac, Putin y Bush borrachos y en calzoncillos, el director canadiense Robert Carsen ofreció eliminarla, pues afirma que la escena del baile no es esencial Carsen visitará en enero al sobreintendente de La Scala, Stéphane Lissner, para revisar toda la obra, de modo que resulte aceptable al teatro de Milán. La nueva versión del Cándido musical compuesto en 1956 por Leonard Bernstein sobre la novela de 1759 de Voltaire, es una coproducción del Théatre du Châtelet, la English National Opera y La Scala, donde figuraba en programa durante un mes a partir del próximo 20 de junio. Pero, cuando Stéphane Lissner vio la producción en París el 26 de diciembre, se dio cuenta de que la versión de Carsen no es adecuada para La Scala y ordenó retirarla del cartel. Según Lissner, que no sólo es francés sino que además dirigió el Théatre du Châtelet desde 1988 hasta 1999, su decisión no tiene nada que ver con presiones políticas, que no ha habido, ni todavía menos con amenazas como las recibidas por la Deutsche Oper de Berlín, que retrasó tres meses el Idomeneo de Mozart en que aparecen las cabezas cortadas de Jesucristo, Mahoma, Buda y Neptuno. sin aquellos tres minutos habría decidido cancelarlo. El problema son los cambios que Carsen ha hecho al libreto, y un estilo que no es adecuado para La Scala Según Lissner, el espectáculo dura más de tres horas, los coristas bailan... Pienso que el público no lo entendería, que lo vería como una provocación. Ese Cándido serviría sólo para crear confusión y traumas, sería peligroso para el teatro Para el sobreintendente, lo que funciona en París o en Londres no tiene por qué hacerlo en La Scala Algo parecido debe haber pensado el canadiense Robert Carsen, pues llamó inmediatamente a Lissner para ofrecerle revisar toda la producción, escena por escena, en un DVD para estudiar los reajustes. Carsen afirma que la escena del baile en calzoncillos no es fundamental para nosotros, no representa lo esencial. De hecho, nos habíamos planteado si incluirla o no Para el director canadiense es muy importante que el Cándido de Bernstein, que adapta el de Voltaire, llegue a La Scala Según Carsen, antes de la polémica teníamos ya previsto hacer cambios. Por ejemplo, los textos y los diálogos de la presentación en París son quizá demasiado largos para el público inglés o italiano En definitiva, que para subir al escenario de La Scala hay que hacerlo de otra manera. Más información sobre La Scala: http: www. teatroallascala. org TOROS Espeluznante voltereta de Sebastián Castella EFE Peligroso para el teatro Lissner reconoce que me divertí mucho viendo la obra en París, pero al final, cuando mi hijo me preguntó incrédulo: Papá, ¿pero este espectáculo va a ir a La Scala? me tragué la última carcajada y le respondí: No, no irá El motivo, según el sobreintendente, no es el baile de los políticos en calzoncillos sobre una balsa en un mar de petróleo, pues incluso Castella sigue en la UVI tras consumar herido una heroica faena en Cali Aguantó 15 minutos con tres costillas rotas y la pleura perforada hasta matar el toro ABC CALI (COLOMBIA) Definitivamente los toreros son de otro planeta. ¿Cómo alguien con tres costillas rotas y la pleura perforada, sin poder respirar, puede estar en un ruedo toreando un toro por más de quince minutos hasta matarlo de media estocada? Pues esa fue la gesta heroica que ayer hizo en Cañaveralejo el diestro francés Sebastián Castella, ante dieciocho mil aficionados que llenaron el coso, quienes asombrados no salían del estupor ante la inminente tragedia que se presagiaba, según informa Alberto Lopera para mundotoro. Castella pasó la noche en la UCI de la Clínica Imbanaco de la capital del Valle del Cauca. dor César Rincón, no fue lo que se esperaba de este acreditado hierro, encastado en Domecq. Solo uno- -el cuarto- -fue bravo e importante, tanto que hasta se intentó pedirle el indulto. La otra cara de la moneda la vivió José Gómez Dinastía quien abrió la Puerta del Señor de los Cristales con las dos orejas de su segundo toro, el mejor, de perfectas hechuras y noble comportamiento. Pero fue una salida a hombros con dolor, con la rodilla destrozada de un fuerte derrote con el pitón derecho y que le tendrá unas cuatro semanas fuera de los ruedos. Ya el colombiano había cortado la primera oreja de la tarde en el que abrió plaza, tras faena entregada y llena de emociones a pesar de la sosería del noble oponente. Desilusionado abandonó la plaza el debutante José María Manzanares ante la nula embestida de sus toros. Algo similar le ocurrió a su padre en este mismo ruedo hace 35 años cuando el prestigio con el que vino precedido se estrelló ante dos mansos de aquella época. Fueron sin embargo muchas las gloriosas tardes que el alicantino bordó en Cañaveralejo y que le mantienen en la mente de la afición. Cuando mi hijo me preguntó incrédulo: Papá, ¿pero este espectáculo va a ir a La Scala? me tragué la última carcajada y le respondí: No, no irá comentó Lissner CLÁSICA Jóvenes Intérpretes Obras de N. Medtner, F. Schubert, M. Ravel y A. Ginastera s Intérpretes: M. Ursuleasa (piano) Lugar: Teatro de la Zarzuela. Madrid. La brillante Ursuleasa ANTONIO IGLESIAS Lindando con los treinta años de edad, la pianista rumana Mihaela Ursuleasa nos ofreció un recital dentro del ciclo de la revista Scherzo dedicado a Jóvenes Intérpretes de nuestro siglo y, si siempre es tema discutible la clasificación de una determinada edad cuando se habla de un concertista, en el caso que me ocupa se ratifica plenamente la duda. Indudablemente, el arrebato que llegase a confundirnos pudiera ser juvenil es decir, proviniendo de un temperamento artístico todavía ingobernable porque el cerebro no ha concurrido aún a prestar su impagable colaboración en el total interpretativo. No obstante, la Ursuleasa resulta brillante, porque en su desmedido afán de resultar íntima- -es notoria su predilección del pianissimo -pese a que destello tan importante roce inconvenientemente las más de las veces con la ráfaga que ensucia con exceso el juego de sus limpios dedos y hasta las distintas logradas gradacio- nes de la sonoridad. Su actuación dio comienzo con una buena traducción del apenas conocido compositor ruso Nikolaus Medtner, autor de no pocas Sonatas como la escuchada en esta ocasión, más cerca del año de 1880, el de su nacimiento, que de 1951, cuando fallece en Londres, quiere decirse, respirando romanticismo puro. Le siguió la gran página de Schubert, número 23 y D 960, versión muy poco esmerada de la brillante Ursuleasa, quien finalizaría (no sin añadir un bis rogado por el público entusiasta) la sesión, con interpretaciones personales de los geniales Gaspard de la nuit de Maurice Ravel y de la bartokiana Primera sonata del inolvidable argentino Alberto Ginastera. Los médicos, perplejos Según los médicos que le atienden deberá pasar mínimo unos cuatro días más. No se explican los doctores cómo con tres costillas rotas y perforación de la pleura con absorción de líquidos una persona pudo aguantar en pie durante más de quince minutos, y frente a un toro. En torno a un mes deberá permanecer inactivo el torero francés. La corrida de Las Ventas del Espíritu Santo, del mata-