Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 31- -12- -2006 La barbarie etarra regresa a Madrid MADRID 69 Reacciones Esperanza Aguirre Presidenta regional Se demuestra que ETA sólo utiliza las treguas para rearmarse. Hay que reafirmar la unidad de los demócratas y volver al Pacto Antiterrorista Alberto Ruiz- Gallardón Alcalde de la capital Cientos de personas hacían cola para coger el autobús lanzadera DE SAN BERNARDO Llamo a los madrileños a manifestarse contra el terrorismo hoy a las 12 en Sol COLAS INTERMINABLES, CAOS Y CRISTALES ROTOS Desde pasajeros con mascarilla a llantos desconsolados. La T- 4 se convirtió ayer, de nuevo, en el yacimiento de cientos de historias personales POR CRISTINA ALONSO MADRID. Frío y humo en el interior de la T- 4 de Barajas. Los grandes ventanales reventados dejaban traspasar los ocho grados centígrados que se registraban en el exterior. Y un fuerte olor a plástico quemado se acompañaba de una tenue niebla gris. Quiero estar con mis hijos repetía sin cesar Gloria. Sentada en el suelo, lloraba de rabia. Yo lo único que quiero es irme de Madrid, y no me dejan balbuceaba. Hace unas semanas esta mujer había adquirido un billete de Iberia con destino Buenos Aires. Air Madrid ya no me dejó pasar la Navidad con mis hijos... y el Fin de Año tampoco podrán estar con su madre. Planeamos hace meses reunirnos... y por una cosa o por otra me voy a quedar sin verles. Estaba tan contenta... explicaba mientras se secaba las lágrimas con una servilleta de la cafetería. ches, un biberón, bocadillos y algún que otro paquete de regalo. En el primer piso, inaccesible al público, una silla de ruedas hacía de esporádico contenedor de cristales rotos a pocos metros de un Belén. Los pelos de punta Había quien dormitaba abrazado a su maleta en varios rincones de la terminal. Otros bostezaban en una cola interminable que desembocaba en Atención al Cliente o sacaban fotografías a los ventanales destrozados. Tengo los pelos de punta. Nunca había tenido un atentado tan cerca y aún no me he recuperado reconocía una joven que no sabía cuándo podría partir hacia Estados Unidos. Los bomberos y policías se cruzaban con los pasajeros, quienes les miraban con recelo. Estamos un poco nerviosos, menos mal que tenemos la salida ahí al lado, por si hay que echar a correr comentaba un padre de familia cuya prole lucía mascarillas. En el exterior, la columna de humo seguía viva ocho horas después del atentado. Maletas olvidadas Ha sido tremendo, hubo un temblor enorme. Mucha gente gritó y salió corriendo para escapar comentaba un vigilante de seguridad que custodiaba el rastro de la huida: una veintena de carritos repletos de maletas olvidadas. Estoy aquí esperando que vengan a buscarlas, ya han venido tres o cuatro personas sostenía. Entre los bultos asomaban varios pelu- También había quien se tomaba la situación con humor. Es que no falla. En este aeropuerto siempre pasa algo, es imposible aburrirse opinaba un joven acompañado de un grupo de amigos. Frente a él, un aparcamiento lleno de escombros en el que los bomberos buscaban los dos cuerpos desaparecidos. Tengo mucha pena porque volvemos a las andadas. No nos merecemos esto expresaba una mujer que observaba el ir y venir de las fuerzas de seguridad en la zona acordonada. No pensaba que una explosión fuera así. Fueron dos segundos, pero se me hicieron eternos confesaba un joven que se desperezaba tras echar una siesta con su abrigo como único colchón. Un colombiano se afanaba ayer en que su mensaje resultara inteligible al otro lado de su teléfono móvil: Mañana tienes que pedir el día libre, ¿me escuchas? Mamá no llega hoy, llega mañana y tienes que ir a buscarla. Su avión no ha salido. Unos terroristas han puesto una bomba en el aeropuerto. Sí, una bomba. Pero estamos bien Rafael Simancas Secretario regional del PSM Mostramos nuestra absoluta confianza en el Estado de Derecho. La violencia es incompatible con el diálogo Fernando Marín Coordinador general de IU La única alternativa que tiene la banda es abandonar las armas