Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 INTERNACIONAL DOMINGO 31 s 12 s 2006 ABC Un amigo revela que Sharón obtuvo permiso de Bush para envenenar a Arafat Íntimo del ex primer ministro, aporta una posible primera prueba sobre su muerte HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Varios medios de comunicación árabes, incluida la cadena de televisión Al- Yazira, se hicieron eco ayer de una información del periódico Haaretz de Tel Aviv, en la que se afirma que un conocido escritor amigo íntimo de Ariel Sharón sabía con varios meses de antelación que el presidente palestino Yaser Arafat iba a ser envenado por Israel. El propio Sharón contó personalmente al escritor y periodista Uri Dan que había decidido dar muerte a Arafat, y le reveló que para ello solicitó y obtuvo el permiso del presidente Bush en una conversación telefónica que ambos mantuvieron a principios de abril de 2004, siete meses antes de la muerte del líder palestino. Arafat falleció el 11 de noviembre de 2004 en un hospital militar de París y los médicos no supieron explicar las causas de su muerte. Tanto en los territorios palestinos como en Israel circulan desde entonces rumores en el sentido de que Arafat fue envenenado por los servicios secretos hebreos. Uri Dan dejó este mundo la semana pasada después de consagrar medio siglo al estudio de la vida de su amigo Sharón. Los dos hombres se conocieron en los años cincuenta y, desde entonces, mantuvieron una estrecha amistad. Dan incluso fue portavoz de Sharón y escribió sobre él una gran cantidad de elogiosos artículos, en su condición de periodista, y varios libros. El origen de la noticia hay que buscarlo en el artículo que el escritor israelí Amnon Kapiliuk publicó el viernes último en el suplemento del Haaretz sólo en la versión hebrea del diario y no en la versión en inglés. En el artículo, Kapiliuk, autor de una biografía de Arafat que en español publicó la editorial Espasa, se hace eco del último libro de Uri Dan que acaba de publicarse en francés, Arafat y Sharon, en una imagen tomada durante las negociaciones entre Israel y Palestina Ariel Sharón: Entretiens avec Uri Dan y que apareció unos días antes de la muerte de Dan. Uri Dan cuenta ahí la conversación que Sharón mantuvo con Bush en abril de 2004 y en la que el presidente norteamericano permitió a Sharón que se deshiciera del líder palestino. En una conversación con ABC, Kapiliuk explicó que la revelación de Dan tiene todos los visos de ser auténtica puesto que Dan sabía cuando preparó el libro que le quedaba poco tiempo de vida y, además, su amigo Sharón ya está como muerto en estado vegetativo, en un hospital israelí. Por lo tanto Dan no podía hacerle ningún daño a Sharón, ni por supuesto a él mismo. Hasta ahora muchos habían dicho que Arafat fue envenenado por Israel, pero nadie EPA Uri Dan cuenta en un libro póstumo que Sharón se lo pidió por teléfono al presidente Bush en abril de 2004 había aportado ninguna prueba. El libro de Dan puede considerarse la primera prueba. Uri Dan- -que tenía un cáncer terminal- -estaba muy cerca de la muerte y no creo que mintiera en una cosa así, máxime cuando era amigo íntimo de Sharón explica Kapiliuk. Yo mismo, cuando me reuní por última vez con Arafat, en la Muqataa, me dí cuenta de que estaba realmente enfermo, y se lo dije. El encuentro fue dos semanas antes de que transcendiera su enfermedad, cuando todavía nadie sabía que estaba enfermo concluyó Kapiliuk. Rusia utiliza los hidrocarburos de moneda de cambio para incorporar a Bielorrusia a su territorio RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. El presidente Vladímir Putin ha dado sustento al dictador bielorruso Alexánder Lukashenko. Le ha apoyado, mimado y vendido petróleo y gas a precios irrisorios. Gracias al respaldo de Moscú, las cárceles bielorrusas están repletas de presos políticos y Lukashenko viola sistemáticamente derechos fundamentales. No importa lo que piense el mundo del papel del Kremlin en la degradación de la democracia en Bielorrusia. Lo importante es que Rusia esperaba conseguir la incorporación a su territorio del país vecino agitando el señuelo de una energía barata. El Kremlin creía, además, que la maniobra iba a ser sencilla al ver a Lukashenko completamente aislado. Rusia se ofrecía como la única tabla de salvación del tirano. Pero los estrategas moscovitas se equivocaron en sus cálculos. El régimen bielorruso no tiene intención de diluirse dentro del imperio de Putin como un azucarillo. Lukashenko ha estado posponiendo la convocatoria de un referéndum para la reunificación con Rusia. Al final, la paciencia de Moscú se agotó. Si van a seguir siendo un país extranjero que paguen como tal la energía es la lógica que impera ahora en Gazprom, el poderoso monopolio energético ruso, según declaraciones de uno de sus portavoces al canal de televisión ruso NTV Lukashenko se ha acostumbrado ya a la sopa boba del gas a 46,68 dólares los mil metros cúbicos y se resiste a aceptar otros precios. Rusia exige 105 dólares por cada mil metros cúbicos de gas a partir del 1 de enero y la oferta no es nada mala si se tiene en cuenta lo que abonan otros países que pertenecieron a la desaparecida URSS: Georgia (235 dólares) Moldavia (170) Ucrania (130) y Armenia (110) Pero, a escasas horas del comienzo del año, las conversaciones no han llevado todavía a un acuerdo. Alemania, Litua- Un camión de reparto de la compañía de gas bielorrusa, en Biazyn AP nia y Polonia podrían amanecer el día 1 con cortes de gas como los que se produjeron hace un año a causa del conflicto con Ucrania. Rusia ha decidido también aplicar aranceles de exportación al petróleo que compra Bielorrusia, casi 181 dólares por tonelada. Tal medida ha llevado a que las autoridades de Minsk anunciaran el sábado su intención de dejar de adquirir crudo ruso. Moscú ha utilizado en varias ocasiones el arma de la energía para presionar a sus vecinos y con éxito. A última hora de ayer el Gobierno bielorruso aseguró haber llegado a un acuerdo con Gazprom, aunque portavoces de la empresa rusa lo negaron. Varios países europeos podrían amanecer el 1 de enero con cortes de gas por el conflicto entre Moscú y Minsk