Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA ETA rompe la treguasColapso aéreo DOMINGO 31 s 12 s 2006 ABC Recuperar la normalidad La explosión del coche bomba obligó a Aena a paralizar toda la actividad de la T 4, tanto en lo que se refiere a operaciones de aterrizaje y despegue como a facturación de los pasajeros, que tuvieron que abandonar la terminal y ocupar las pistas. En Barajas había programados para el día de ayer un total de 1.042 operaciones en las cuatro terminales, de las que 575 correspondían a la T 4. La normalidad no se inició hasta las dos de la tarde, cuando comenzaron a salir los vuelos que habían quedado suspendidos como consecuencia de la explosión. A las siete de la tarde, Aena aseguraba que ya habían despegado el 57 de los vuelos programados, un total de 388 de los 575 previstos en la terminal afectada. Los pasajeros colapsaron las instalaciones al suspenderse todos los vuelos de la mañana DE SAN BERNARDO Los pasajeros desalojados tuvieron que permanecer en las pistas junto a los aviones Más de de cincuenta vuelos retrasados y miles de pasajeros afectados La actividad en la T 4 no se normalizó hasta las dos de la tardes Iberia canceló más de 15 vuelos y la demora fue de hora y media en vuelos de corto y medio radio PALOMA CERVILLA MADRID. Más de cincuenta vuelos retrasados y miles de pasajeros afectados fueron ayer las señales más evidentes del caos en que quedó sumido la T 4 del aeropuerto, minutos después de estallar el coche bomba en el aparcamiento de la nueva terminal. La imagen más significativa que reflejaba la situación era la de miles de pasajeros en las pistas, junto a los aviones, ya que no podían entrar en la terminal, que tuvo que ser desalojada, así como el colapso que se produjo en los accesos al aeropuerto y la cancelación de la conexión entre la terminal afectada y las antiguas T 1, T 2 y T 3, que provocaron largas colas de los viajeros que tenían que desplazarse para coger algún vuelo en la terminal afectada. Minutos antes de la explosión, la actividad de la T 4 quedó paralizada, tanto en lo que se refiere al despegue como al aterrizaje de aviones. Mientras tanto, el resto de las tres terminales funcionaron con normalidad, así como las cuatro pistas con las que cuenta el aeropuerto. Los problemas se detectaron, en estos primeros momentos, en los autobuses que conectan las terminales antiguas de la nueva, que también quedaron suspendidos. Después de tres horas de paralización de la T 4, ya que en la T 1, T 2 y T 3 la actividad se desarrolló con normalidad, en lo que se refiere a la salida y llegada de pasajeros, a las doce del mediodía aterrizó el primer avión en la terminal afectada y comenzaron las primeras operaciones de facturación y embarque de pasajeros. A las dos de la tarde la T 4 ya operaba con normalidad y poco a poco se fue restableciendo el tráfico aéreo, con la salida de los vuelos que habían quedado suspendidos con el cierre de la actividad. Esta normalidad se reflejó en el aumento de las operaciones de despegue y aterrizaje, con el objetivo de poder cumplir con el número de operaciones previstas para todo el día, que ascendía a 1.042 en todas las terminales, de las que 575 tenían llegada y salida en la T 4, según fuentes de Aena. A las dos de la tarde, ya habían operado 184 vuelos en la T 4, que cinco horas después, a las siete de la tarde, ya eran 388. En el total de las cuatro terminales, a las siete de la tarde se habían realizado 752 vuelos, de los 1.042 previstos. Ello indica que la normalidad fue la tónica dominante desde que la T 4 se abrió al tráfico aéreo. Con la apertura de la T 4 también se normalizó la conexión con el resto de las terminales y, para ello, se reforzó el servicio de autobuses con la ayuda del Consorcio de Transportes de la Comunidad de Madrid. A lo largo del día se recomendó la utilización del transporte público para la llegada y recogida de pasajeros, así como evitar la utilización del coche privado, ya que el aparcamiento de la terminal se encontraba inoperativo. Fuertes retrasos Una de las compañías más afectadas por el cierre de la T 4, Iberia, tuvo que cancelar más de 15 vuelos, fundamentalmente de Air Nostrum. Para todo el día de ayer, esta compañía tenía previstas 177 salidas, de las que 28 se llevaron a cabo con normalidad con anterioridad a la explosión del coche bomba. La compañía española había programado 87 vuelos hasta las dos y media de la tarde, y se ha visto obligada a retrasar 59. A las cinco y media habían despegado 142 vuelos. Fuentes de Iberia reconocían ayer a ABC que se producirían fuertes retrasos pero que su objetivo era intentar dar salida a la mayor parte de los vuelos programados. Los retrasos afectarán más a los vuelos de largo recorrido, que no recuperarán la normalidad hasta hoy Iberia no penalizará los cambios de billetes La compañía aérea Iberia tramitará sin penalización para el usuario los cambios y reembolsos de los billetes de vuelos de ayer, hoy y mañana que tengan como origen o destino o hagan escala en la T 4 del aeropuerto de MadridBarajas. Según informaron fuentes de la aerolínea, los cambios se pueden realizar desde ayer hasta el próximo 4 de enero de 2007 mediante el teléfono de información de la compañía 902 400 500 (Serviberia) y las oficinas de Iberia. Todos los cambios que se soliciten tendrán como última fecha para las salidas el 28 de febrero de 2007. Por otra parte, las personas cuyos vehículos hayan sufrido daños como consecuencia de la explosión en el aparcamiento de la terminal 4 de Barajas podrán acudir al Consorcio de Compensación de Seguros para reclamar el pago de los daños sufridos, siempre que tengan contratada alguna cobertura de seguro voluntario. Fernando González, de la asesoría jurídica del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) recomendó a los afectados que se dirijan antes a su compañía aseguradora. Más información sobre el atentado en páginas de la sección de Madrid