Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA ETA rompe la treguasCaos en Barajas DOMINGO 31 s 12 s 2006 ABC Miles de viajeros y empleados permanecieron durante horas en las pistas de aterrizaje del aeropuerto mientras los agentes lo rastreaban en busca de una segunda bomba Que alguien encuentre a Diego La novia de uno de los desaparecidos en la T 4 hacía un llamamiento a la prensa poco después de la explosión. Los escalofriantes relatos de los testigos son muestra de cómo el pánico y el nerviosismo se apoderaron de las miles de personas que estaban en Barajas POR CARLOS HIDALGO MADRID. La banda terrorista ETA ha puesto nombres y apellidos a la catastrófica jornada vivida ayer en la flamante Terminal 4 de Barajas. Son los de los ecuatorianos Diego Armando Estacio Sivisapa, de 19 años, y Carlos Alonso Talate. Al cierre de esta edición, permanecían desaparecidos. Fue precisamente la pareja del primero de ellos quien protagonizaba una de las escenas más dramáticas en el aeródromo madrileño, pocas horas después del atentado, reclamando la atención de los medios de comunicación para que se hicieran eco de su desaparición. Hago un llamamiento porque Diego no aparece. Le estamos buscando y no sabemos nada de dónde puede estar. Se llama Diego Estacio. Que alguien le encuentre, por favor No pasaría mucho rato hasta que se confirmara que era la suya la identidad del primer desaparecido. Era la punta del iceberg a una jornada de caos, miedo y confusión no sólo en la T- 4, sino en todo el aeropuerto de Barajas. Las horas de infarto arrancaron, exactamente, a las nueve de la mañana y treinta y cinco segundos, cuando el 112 recibía la primera llamada de auxilio, por parte de un ciudadano que se encontraba en el interior de la terminal. Tan sólo 15 segundos después llegaría la voz de auxilio por parte del centro de control del propio aeródromo. Eduardo de Virginy acababa de llegar de Venezuela para hacer escala en Madrid antes de partir hacia Copenhague. Vio pasar la muerte a tan sólo 30 metros de él. Así lo relataba a ABC: Acababa de facturar mi equipaje a las 8.52- -relata mostrando el tique que lo corrobora- -y me dirigí al exterior de la terminal para buscar algún sitio donde comer algo. Justo al salir, vi muchos policías en torno al estacionamiento, sacando a todos del lugar, y ordenando al chófer de un autobús que se moviera. Incluso a una señora que estaba a 20 metros, dentro de su coche, le dieron con la mano para que saliera de allí Eduardo intentó regresar a la terminal, pero ya era demasiado tarde Así que se subió tan rápido como pudo en el autobús, en el que iba solo con el chófer, y huyeron en dirección contraria al aparcamiento de viajeros. Un minuto después, la explosión relata mostrando las fotos que él mismo tomó pocos segundos después del estruendo. Fue tremenda, muy grave, incluso el autobús se movió añade, no sin antes apuntar que, en lo primero en que pensó, fue en Sadam Husein y en los terroristas islámicos El atentado tuvo lugar justo delante de la puerta principal de la T 4. Las reacciones en el interior no fueron menos tremendas. La gente empezó a correr, sobre todo para dentro, y podían verse incluso niños tirados en el suelo afirmaba una viajera española, quien recuerda cómo les llevaron, primero, a la zona inferior, la comercial, y luego a las pistas. Las cifras sobre el número de personas que se encontraban en la T 4 a las 9 de la mañana, hora de la explosión, varían, y van desde los 3.000 viajeros hasta los 15.000 afectados, incluyendo a los empleados, según relató un piloto. Porque entre los trabajadores aeroportuarios se vivieron también escenas de pánico. Muchos, al ver cómo los cristales se rompían a causa de la onda expansiva, salieron de sus oficinas y, asustados por las llamas, se escondieron en los baños. Fernando, trabajador de Barajas, aún desde la pista de la T 4, donde había sido evacuado junto al resto de empleados y viajeros, realizaba a este periódico a través del teléfono móvil su crónica de lo que él y sus compañeros estaban viviendo: Estamos todos en la pista, mientras registran el aeropuerto, porque se especula con que hubiera un segundo artefacto. A los pasajeros de los fingers y a los embarcados los están trayendo aquí también; la gente se lo ha tomado con resignación... Incluso se dijo que había sido un misil de Al Qaeda Fernando añade que todo ha ocurrido en una fecha muy especial y no deja pasar por alto que las nueve de la mañana en Barajas es hora punta Los principales vuelos afecta- Intenté volver a la terminal, pero era demasiado tarde; un minuto después, explotó Hubo niños tirados en el suelo, empleados escondidos en los baños e incluso se habló de una segunda bomba