Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es la entrevista DOMINGO 31- -12- -2006 ABC Dejar que los musulmanes oren en la mezquita de Córdoba haría palidecer a toda ley de memoria histórica Emilio Lamo de Espinosa- -Catedrático de Sociología de la Universidad Complutense El ex director del Instituto Elcano advierte que Europa está entre los principales objetivos del terrorismo de Al Qaida, por delante de Estados Unidos. Además, señala que España ha sido y sigue siendo lugar de reclutamiento, formación y financiación de terroristas POR DOLORES MARTÍNEZ FOTOS FRANCISCO SECO medida en que ese proyecto cobre fuerza, coloca a España, de nuevo, en la frontera sur de la civilización occidental, donde ya estuvo durante siete siglos, con todo lo bueno y malo que tiene el ser frontera, lugar de paso y apertura, pero también de cierre. No somos los españoles o los europeos quienes pretendemos recobrar viejas colonias, sino ellos, aunque sean una minoría, por supuesto. Y no estaría de más que nuestros aliados árabes (empezando por Marruecos) hicieran alguna declaración rechazando radicalmente ese disparate. paldo financiero de Arabia Saudí, Siria o los Emiratos ¿Ve en ello algún riesgo? -Sin duda alguna. Arabia Saudita es el ejemplo típico de petroestado corrupto. Es un país intolerante que ha exportado su versión del islam, el wahabismo, una rama puritana que está en el origen de buena parte del radicalismo actual. Es la cuna de Bin Laden y de buena parte del núcleo inicial de Al Qaida, y sabemos que financia a Al Qaida. Es una paradoja, pero con el dinero que pagamos por el petróleo estamos financiando a quienes quieren acabar con nosotros. Siria es otro caso, bajo régimen militar desde 1963, un resto del baasismo laico, pero hoy aliada con Irán, sostén de Hamas y desestabilizador del Líbano, donde por cierto tenemos tropas españolas. Lo que Huntington llamó tercera ola democratizadora ha tenido un gran éxito en casi todo el mundo: la Europa del sur y del Este, América Latina, buena parte de Asia, incluso en África (por ejemplo, África del Sur) Pero escaso o nulo éxito en el mundo árabe y no mucho en el islámico. Según Freedom House no habría más de un par de democracias entre -La Junta Islámica ha enviado una carta al Papa en la que reivindica el uso ecuménico de la mezquita- catedral de Córdoba ¿Debería la Iglesia acceder? -No soy quién para decir lo que la Iglesia debe hacer, pero en mi opinión no hay razón alguna que les fuerce a acceder. Más bien al contrario. En muchos países islámicos el tratamiento a la Iglesia y a los fieles cristianos va desde la simple aceptación a la más descarada intolerancia e incluso persecución, como ocurre en Sudán o Arabia Saudita. Y la reciprocidad es siempre un criterio. Recordemos un eslogan yihadista: os conquistaremos con vuestros derechos, pero os gobernaremos con los nuestros. Por lo demás la catedral de Córdoba lo es desde hace más de cinco siglos, y antes era un templo visigótico, y quien sabe si antes no era un templo romano, de modo que sería sentar un precedente que haría palidecer a toda ley de memoria histórica. los veintitantos países de la Liga Árabe y un par más si añadimos todos los países musulmanes. Hay que entender en su radicalidad el fracaso tremendo del mundo árabe para comprender su malestar. Un ejemplo: todos los países de la Liga Árabe, a pesar del petróleo, tienen un PIB sumado inferior al de España. Los países árabes han intentado la doble vía de modernización que les ofrecimos durante la Guerra Fría, bien vía democracias populares (como Argelia) bien a través de la economía de mercado (como Persia) fracasando en ambos casos para regresar a un pasado mítico de pureza pero también de cruzada contra el infiel. ¿Es permisivo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero con las exigencias de la comunidad islámica? -El Gobierno (este u otro) camina por una cuerda floja pues es un problema de enorme complejidad al que los europeos, en general, no estamos sabiendo responder pues en él se mezclan al menos dos o tres temas de gran calado. De una parte, los límites del laicismo de nuestras sociedades, unos límites que afectan al Islam pero también a las otras Iglesias, cristianas o no, aunque en un país en el que la inmensa mayoría se declara católico no hay razón para jugar a la simetría. Un ejemplo: la enseñanza religiosa en las escuelas. De otra parte, los límites de la democracia y la libertad, pues no debemos ser tolerantes con la intolerancia, y entramos en problemas de simple orden público. Otro ejemplo: el velo de las mujeres o la poligamia consentida, una reclamación que tenemos a la vuelta de la esquina. Finalmente, estamos testando los límites de las identidades nacionales multiplicando la diversidad interna pues, a la autóctona, se suma la importada. Hasta el momento, las democracias han sido culturalmente homogéneas, lo que es sencillo, pero articular democracias de la diversidad cultural será (es ya) como señaló Habermas, el gran reto del siglo XXI. Para mí la regla de oro debe ser la siguiente: todo aquello que conduce a una mayor integración de la comunidad musulmana, a una convergencia con la sociedad española, debe ser fomentado y atendido. Lo que ca- -En Córdoba se quiere construir la meca de Europa y en Sevilla están paralizadas las obras de otra gran mezquita ¿Son proyectos que obedecen a razones de culto o existen otros intereses? -Es difícil separar la dimensión religiosa de la política, especialmente en una religión integrista como es el islam. Pero ese es justamente el problema: que la penetración del islam no es nunca la penetración simple de una fe religiosa, sino siempre algo más. Es cierto que en Europa está comenzando a aflorar un nuevo islam, digamos reformado, que trata de ajustar sus creencias y ritos a la modernidad occidental, un Islam que debemos apoyar. Pero no es esa la dinámica dominante, sino la contraria. A lo que asistimos hoy no es a una reforma sino a una contra- reforma islámica, a un regreso a los orígenes más militantes y rígidos. Ya nos enseñó Max Scheler que las religiones con frecuencia progresan regresando a los orígenes. Basta ver el retorno de toda la simbología religiosa, desde la barba masculina al velo femenino, que habían desaparecido en muchos sitios, para comprobarlo. Pretender la recuperación de Al Andalus es tan absurdo como que los españoles reivindicáramos Florida o Nápoles La pomposa Alianza de Civilizaciones se limita al islam y, dentro de él, a los menos representativos del mismo. Me temo que ni servirá para sacar a España del mapa del terrorismo islamista Sin duda es un riesgo que las principales mezquitas estén financiadas por Arabia Saudí, Siria o los Emiratos Árabes ¿Es un riesgo que tanto los musulmanes moderados como los radicales mantengan el discurso de la recuperación de Al Andalus? -Pretender la recuperación de Al Andalus es tan absurdo como que los españoles reivindicáramos la Florida o Nápoles. Pero lo que este absurdo muestra es que hay en el islam sectores importantes, con fuertes apoyos políticos y económicos, e incluso de opinión pública, que han articulado un programa máximo reivindicativo que, aun cuando nos parezca disparatado, es tal y como lo dicen. En el mundo árabe no es raro encontrar mapas del mundo donde dos terceras partes de la península Ibérica son parte del islam, la misma locura de los mapas euskaldunes. Y en la mina en el otro sentido debe ser desalentado y, eventualmente, prohibido. En todo caso hay abierto un gran debate en Europa y en España y nos llevará lustros, no años, alcanzar consensos amplios. Sin ir más lejos, el 48 de los españoles están a favor del uso del velo y el 43 en contra, mientras la mayoría de los franceses están en contra y la mayoría de los británicos a favor. Personalmente me irrita ver a niñas forzadas a llevar velo, pero sigo convencido de que (como diría Stuart Mill) los adultos tenemos derecho a obrar como nos parezca siempre que no hagamos daño a terceros. -La inmigración musulmana aumenta año tras año ¿Cómo observa esta evolución? -España necesita inmigración, aunque, por cierto, ya va siendo hora de que algún go- -Las principales mezquitas que hay en España cuentan con el res-