Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE Las clínicas de cirugía plástica de Argentina ofrecen paquetes a la medida de cada paciente, con un precio cerrado que incluye hotel, vuelo y tratamiento res sin haber pisado La Boca, Florida o Puerto Madero, enclaves turísticos por excelencia. Cuando me dijiste que no pasaba nada y que me acompañabas me animé pero todo el mundo me había metido miedo. Decían que era peligroso que mejor quedarnos en el hotel. Menos mal que no les hicimos caso. nen que volver a pagar Con todos los detalles en la página web (www. plenitas. com) Gawianski, economista de carrera, descarta sorpresas de última hora para los clientes. No hay nada improvisado. Cuando llegan a Buenos Aires el paquete, hecho a su medida, está cerrado y ya han elegido hasta el número de estrellas que quieren que tenga su hotel Los flecos que en alguna ocasión han quedado sueltos apuntan en otra dirección. En los análisis prequirúrgicos hemos descubierto cardiopatías, diabetes... sida, esto sólo en tres pacientes que no se lo habían diagnosticado FOTOS: ABC Cuidado con los rellenos permanentes TERESA DE LA CIERVA Sólo para extranjeros ¿Si exportamos soja por qué no medicina? La pregunta de Roberto Gawianskituvo respuesta concreta hace dos años, cuando fundó Plenitas. Únicamente nos promocionamos en el exterior y sólo en la web advierte. La crisis de Argentina justifica que este proyecto sea, deliberadamente, desconocido en su propia tierra. La demanda principal- -observa- -viene de Estados Unidos España y Canadá. Ahora estamos explorando Francia Las preferencias quirúrgicas dependen de la nacionalidad de los clientes. En España van más a la liposucción o a implantes mamarios mientras que Chile busca más el lifting Durante estos años, según dice, únicamente han tenido tres o cuatro quejas por el resultado en términos de estética. En esos casos ofrecemos los retoques o las intervenciones que sean necesarias gratis pero el viaje se lo tie- H De clase media El sida no es impedimento para las intervenciones pero sí un tema delicado para los médicos que tienen que comunicárselo al paciente. Dos se quedaron y el tercero se fue de regreso a su país El perfil social de los pacientes encaja en la clase media amplia. La alta no economiza en cirugías y la baja no tiene acceso explica. El 65 por ciento de los pacientes son mujeres, la que más tiempo se quedó fue una estadounidense. Estuvo cuatro meses y se volvió con la boca y todo lo demás nuevo Lo más rápido es un implante capilar, lo más lento... la página web al completo. ace unos días, en una reunión de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (Secpre) un grupo de cirujanos alertó al colectivo sobre los efectos secundarios que están causando algunos rellenos permanentes, con biopolímeros no absorbibles. Existe una nueva enfermedad que han llamado alogenosis iatrogénica, que viene de Alogeno (cuerpo extraño) e iatrogénica (provocado por el propio médico) y que consiste en la aparición de fistulas, úlceras y granulomas en el rostro de pacientes que se han sometido a rellenos permanentes para aumentár sus pómulos, surcos nasogenianos, labios, etc. Pero ahí no acaba el asunto. Al parecer, están apareciendo algunas reacciones alérgicas graves en el resto del organismo, uno o dos años más tarde, y no se sabe qué las despierta. La alarma la han dado varios cirujanos plásticos que han visto cómo algunos de sus pacientes sufrían proble- mas inmunitarios a consecuencia de los implantes. El más grave de todos, producido por una bajada de defensas a consecuencia de una gripe, ha terminado en la UVI. El caso es que estos materiales de relleno cuentan con autorización sanitaria ya que, hasta ahora, no se tenía constancia de que pudieran producir problemas de esta índole, y los doctores ni siquiera saben por qué, ni cuándo pueden aparecer estas reacciones. Estos rellenos no pueden eliminar (no se reabsorben como sucede con el ácido hialurónico, por ejemplo) porque están compuestos de micropartículas que se difunden por el organismo. La única forma de extraerlos (y no siempre es posible) es abriendo una incisión en la zona que deja cicatrices, que es precisamente lo que se pretende evitar con este tipo de arreglo estético. El asunto es serio, aunque el problema en España no es tan grave como en Sudamérica donde se utilizan materiales de relleno sin control y muchos pacientes tienen la cara destrozada. La recomendación del doctor Luis de la Cruz, de la Clínica La Luz de Madrid, es que al primer síntoma (rubor, calor o inflamación) se acuda a un cirujano plástico acreditado para que lo extirpe.