Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 S 6 LOS SÁBADOS DE Lily of the Valley de Penhaligon s huele a lirios del valle. 126 euros Encienda la mecha Si quiere conocer la mejor manera de aprovechar sus velas, siga los consejos de Diptyque, firma especializada en estos productos. Cuando abra una vela observe la longitud de la mecha, ya que es la ideal para su encendido; cada vez que la vuelva a prender, recorte la mecha y déjela con el mismo tamaño con que la encontró. Una forma de hacerlo es esperar a que esté fría para darle un ligero golpe que hará que se desprenda la parte sobrante. Así se previene la formación de humo negro, que dejaría marcas en su techo, o alrededor del vaso, cuando son velas con este formato. En el caso de estas últimas deje la mecha encendida durante dos o tres horas la primera vez que la utilice para que la superficie de la cera se funda completamente hasta que llegue al vidrio. Tras apagar la vela, con la cera aún líquida, centre la mecha para el próximo encendido. LUGAR DE LA VIDA La casa de Neruda a la impresión de que Neruda vivió en sus mujeres como si fueran casas, y habitó y amó sus casas como si fueran mujeres. Al menos eso es lo que me parece frente a la primera casa de Pablo Neruda a la que me acerco y que, por fortuna o por mala fortuna, me encuentro cerrada a cal y canto, lo que me permite describirla ahora por fuera con la autoridad del que se ha quedado a las puertas. Tiene esta casa de Neruda en Santiago de Chile lo que a mi parecer son los dos requisitos imprescindibles para ser feliz en una casa: buenas vistas y sol en las ventanas. Todo el sol del amanecer que proporciona a La Chascona un halo deslumbrante que se proyecta en los cristales y devuelve a la cordillera de los Andes, por donde se asoma el sol, su brillo y sus destellos. Es tal la claridad que la nieve de las cumbres, vista desde esta casa, parecen nubes suspendidas en el cielo de verano. Yo creo que las ciudades, como el hombre, tienen un alma, y en esta ciudad de Santiago el alma anida en el barrio de Bellavista, donde se sitúa en un cerro arbolado esta casa de Neruda, a la que se llega atravesando calles más llanas y orladas de falsas acacias que dan una sombra verdadera, espesa y agradable, esa sombra que huele y te abraza y te hace dichoso en las mañanas de verano. Casi todas las casas de estas calles son palacetes desvencijados, lo cual les proporciona una hermosura añadida, esa belleza aristocrática y elegante de las casas venidas a menos. Puede que sean ahora más hermosas de lo que fueron, con sus desconchados en las paredes, y las altas ventanas de sinuosas rejas, cerradas. En algunas hay preciosos restaurantes, como el Azul Profundo, que tiene en la fachada el mismo azul añil de la casa de Pablo Neruda. En realidad, toda la casa de Neruda recuerda a la cabina de un barco, las paredes de madera, algún tejado plano, el ventanal como si pudiera verse desde allí el mar de Valparaíso, toda la casa es nostalgia marinera. Antes de marcharme, de una de las columnas de piedra que hay por fuera, me llevé en la cabeza unos versos que viven desde entonces en mi memoria: Se trata de que tanto he vivido que quiero vivir otro tanto D Mónica FernándezAceytuno Algunas firmas de moda como TCN y Zadig Voltaire se han sumado a esta tendencia y lanzan velas ambientales. 16,80 y 32 euros, respectivamente Aromas golosos a chocolate, manzana o mazapán de L Occitane, 20 euros notas de su fragancia preferida. Pero... ¿cómo se elaboran estos productos? ¿Se consigue realmente el mismo olor de la fragancia? ¿Cómo se conservan? El proceso de elaboración de las velas perfumadas es exactamente el mismo que cualquier otro tipo de vela (ge- neralmente moldeado o llenado) y viene condicionado por el diseño explican los profesionales de los laboratorios Puig. La única diferencia se encuentra en el añadido de un porcentaje determinado de esencia en la composición de la cera de la pieza. Eso sí, se- gún los objetivos que se deseen, se utilizan diferentes composiciones de cera. Por lo general las que contienen elementos vegetales de alta calidad responden mejor en el cóctel con el perfume Pero no todas las velas perfumadas son iguales. La diferencia radica en la cantidad de concentrado de perfume que llevan y, sobre todo, en la calidad de la fragancia utilizada. Cuando se trata de una vela como complemento de una fragancia eau de toilette, se tiene que lograr una atmósfera suavemente perfumada, que debe recordar al olor característico del perfume original continúan los portavoces de los laboratorios Puig. Se trata de un concentrado de perfume especial para esta aplicación, en el que tienen que evitarse componentes que quemen mal y produzcan humo o mal olor. La superficie de la vela con la cera fundida y caliente es la que difunde la fragancia- -añaden- La cera, de alguna forma, atrapa la esencia, la conserva. Al encenderse, sin embargo, la cera actúa como vehículo del perfume. Es entonces cuando comienza el proceso de combustión y la esencia se potencia al máximo A toda mecha. Sin duda.