Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 29 de Diciembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.254. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Una española en la corte del vals Lucía Lacarra se va a convertir en la primera bailarina de nuestro país que participe en el Concierto de Año Nuevo de Viena, que este año dirige Zubin Mehta. La artista donostiarra bailará El Danubio azul POR JULIO BRAVO EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno EL ACONCAGUA L D e pequeña, Lucía Lacarra seguía, como otros muchos miles de personas, el mismo ritual el día 1 de enero. Sentarse ante la televisión para ver el Concierto de Año Nuevo de Viena. Pero lo que le diferenciaba es que ella se fijaba en lo que pasa desapercibido para casi todo el mundo: el ballet. Han pasado unos años, y Lucía, una de las mejores bailarinas españolas- -fue premio Nacional de Danza en 2005 y ha sido reconocida también con importantes galardones internacionales, como el Nijinsky o el Benois- va a vivir el concierto desde dentro; será la primera bailarina española que participe en este celebérrimo acontecimiento. Me hace muchísima ilusión- -dice Lucía desde Viena a ABC, a punto de empezar un ensayo- porque cuando era pequeña siempre me sentaba con mi familia a ver el concierto, y disfrutaba con el ballet; no hay tantas oportunidades en España de ver ballet en televisión Lucía Lacarra, actualmente primera bailarina del Ballet de la Ópera de Munich, bailará junto a su marido, Cyril Pierre, El Danubio azul con coreografía de Christian Tichy. No estarán, sin embargo, en el Musikverein, la sala donde se celebra el concierto. El escenario lo ocupa totalmente la orquesta, y nosotros estaremos en el Castillo de Schönbrunn; escuchamos la música a través de altavoces y nos movemos por distintas estancias. Es complicado porque no tenemos al director de orquesta delante y dependemos de sus tempi La experiencia es estupenda, dice convencida, pero no está resultando un camino de rosas. Llevamos ya unos cuantos días ensayando desde las cuatro y media de la tarde hasta la una de la madrugada. Uno de los salones en los que baila- Lucía Lacarra, en la coreografía La dama de las camelias mos tiene suelo de parqué, que para las zapatillas de punta es muy complicado, y el de otra de las salas es de moqueta, donde tampoco resulta sencillo bailar. Nosotros, en el ballet, estamos además acostumbrados a ensayar para nosotros mismos y a tener como referencia el espejo. Y aquí todo está pensado para la retransmisión televisiva. Tenemos una cámara en una grúa encima de nuestras cabezas, y un cámara que nos sigue a todas partes a dos metros de distancia... Resulta complicado bailar pro- ABC curando no chocar con él, y estar al tiempo pendiente de las luces, de los encuadres... Hay mucho que coordinar para que luego, en la retransmisión en directo el primero de año, no haya problemas Con todo, la bailarina se siente una verdadera afortunada por participar en un acontecimiento así Al fin y al cabo, mucha gente recibe el año bailando, pero pocos lo hacen al ritmo de El Danubio azul y delante de millones de espectadorse. A cordillera de los Andes tiene estos días el rojo de Marte y unas salpicaduras de nieve en las cumbres como si Pollock le hubiera echado unos brochazos. Tiene la cordillera esa belleza de los lugares deshabitados, donde se diría que no medra más vegetal que las algas verdiazules de sus lagunas. La vida humana aparece después, a lo largo de los ríos, donde se aprecia que el hombre puede ser más sencillo que un insecto ya que en vez de los hexágonos que construyen las abejas, hace cuadrículas con sus campos, aunque en Chile tienen el detalle de rodearlos de alamedas donde anidan los pájaros que acompañan con sus cantos a la cosecha. Las primeras aves que vuelan, son una suerte de avefrías sin moño, parecidas a las nuestras pero con esas diferencias que marca la distancia en las especies. La ciudad de Santiago es larga como la cordillera y sigue el curso del río Mapocho y la entrada tiene el brillo de la hojalata que es el brillo, en las ciudades ricas, de la pobreza. En el día de Navidad se respiraba la paz del lugar que ha dejado de ser noticia, y toda la ciudad tenía un aire cansado de tornaboda, aunque el Mercado Central estaba abierto y en él se vendían pescados y mariscos, y frutas de verano. Un poco más allá, se calentaba al sol la estatua ecuestre del conquistador extremeño Pedro de Valdivia, al que cortaron los brazos y la vida los araucanos, tras luchar contra ellos otro veinticinco de diciembre. No hubo manera de que el taxista se definiera: Pinochet hizo cosas buenas, pero también hizo cosas muy malas Cuando se abandona Chile, se ve el Aconcagua por la derecha. Junto a las montañas, qué pequeña es la política.