Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 s 12 s 2006 CIENCIAyFUTURO 89 La clonación entra en el menú Las autoridades reguladoras de Estados Unidos empiezan a dar su visto bueno para que las carnes y leche procedentes de animales clónicos se puedan destinar al consumo humano POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. En 1996, científicos escoceses anunciaban la pionera clonación de la oveja Dolly Diez años después, la controvertida saga genética que implica la multiplicación exacta de seres vivos está logrando abrirse camino incluso en la producción de alimentos para consumo humano. Especialmente con el espaldarazo otorgado ayer por las autoridades reguladoras de Estados Unidos al no detectar riesgos en la comercialización de carne y leche procedentes de animales clónicos. Tras una revisión científica a fondo, la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha llegado a la conclusión de que los productos derivados de clones adultos de vacas, cabras y cerdos son indistinguibles de aquellos procedentes de ejemplares convencionales. Con la excepción de corderos, y tras un período administrativo de 90 días para recibir comentarios del público y entidades implicadas, la comercialización de carnes y leche de origen clónico podría materializarse en 2007 en Estados Unidos. Durante los últimos cinco años, el mercado estadounidense ha operado bajo una moratoria voluntaria a la espera de un pronunciamiento de las autori- clónico de estos alimentos. La interesada patronal de las empresas de biotecnología de Estados Unidos insiste en que la obligación de etiquetas específicas sólo se justifica si las características de un alimento son alteradas de forma sustancial por su sistema de producción. Según Barb Glenn, portavoz de la Organización de la Industria de Biotecnología, lo principal es que no queremos informar mal a los consumidores implicando un mensaje de diferencia ya que no existe diferencia alguna Sin advertencias En contraste, Joseph Medelson, del Centro para Seguridad Alimenticia, cuestiona que los consumidores vayan a tener acceso a un tipo de productos sin ninguna advertencia pese a potenciales problemas y un montón de cuestiones éticas Opinión coreada por Carol Tucker Foreman, alto cargo de la Federación de Consumidores de América, para la que no existe beneficio alguno en la aprobación de alimentos clonados. A su juicio, la irresponsabilidad de la FDA debería verse contrarrestada con un boicot por parte de productores y supermercados. La nueva mayoría del Partido Demócrata en el Congreso federal, de cara a la nueva legislatura que comienza en enero, también ha empezado a expresar su desacuerdo con el pronunciamiento de la FDA. Un grupo de parlamentarios ha enviado una carta al Departamento de Salud estimando que la indiscriminada venta de leche procedente de vacas clónicas resultará en un descenso del 15 en las compras de productos lácteos Por ahora, lograr copias de animales especialmente productivos no es fácil. A veces se requieren hasta cien intentos, con un altísimo riesgo de malformaciones y muertes prematuras. Estos cerdos fueron clonados en el año 2000 por la misma empresa que creó la oveja Dolly AP En busca del superfilete Ante los significativos costes asociados a la clonación de animales, que pueden superar fácilmente los 10.000 euros por una sola vaca, el gran negocio de estas prácticas no se centra en multiplicar en masa ejemplares con destino directo al matadero. Por el momento, el incentivo económico radica en generar copias exactas de animales especialmente valiosos en virtud de factores como alta producción de leche, excelente calidad de carne o crecimiento acelerado. Especímenes que a su vez serían utilizados para criar de forma convencional descendientes con mayor rentabilidad. Los disidentes de la decisión de la FDA han empezado a denunciar el riesgo de producir en masa animales con una mayor uniformidad genética, lo que en su opinión multiplica su vulnerabilidad a enfermedades y el aumento en el uso por parte de ganaderos de antibióticos y hormonas. La patronal de la industria láctea en EE. UU. estima que existen muy pocas vacas clonadas, unas 150 entre nueve millones. dades reguladoras. De acuerdo a las conclusiones del Centro de Medicina Veterinaria de la FDA, los más rigurosos análisis realizados hasta ahora no han identificado relevantes diferencias de nutrición o toxicología en la composición de estas carnes y leche Según los investigadores Larisa Rudenko y John C. Matheson, encargados de redactar es- te decisivo informe que será publicado próximamente en la revista científica Theriogenology los alimentos producto de animales clónicos y sus descendientes son tan seguros para comer como los derivados de animales producidos con ayuda de prácticas modernas de crianza Y no existen razones científicas para su exclusión de la cadena alimenticia. Este visto bueno oficial, sin embargo, no coincide con los apetitos de la opinión pública, ya que estudios de mercado apuntan la existencia de grandes reparos al consumo de alimentos procedentes de animales clonados. Para frustración de asociaciones de consumidores, los futuros productores no van a tener la obligación de especificar claramente el origen Más información en: http: www. fda. gov