Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍA VIERNES 29 s 12 s 2006 ABC VIVIENDAS POR HOGAR 1,60 1,542 1,535 1,534 1,527 1,521 1,513 1,508 1,494 1,45 Alicia Koplowitz compra el madrileño palacio de Albaida El importe de la operación ronda los 34 millones s La compra responde a la política de diversificación de inversiones M. L. MADRID. La sociedad de inversión Omega Capital, controlada por la empresaria Alicia Koplowitz, ha adquirido el madrileño palacio de Albaida, entre las calles de Eduardo Dato y Fortuny, por un importe que se sitúa en torno a los 34 millones de euros. El edificio, propiedad de la familia Pérez Herrasti, ha sido adquirido dentro de la política de diversificación de las inversiones que sigue Alicia Koplowitz desde su salida del capital de FCC, empresa de la que fue presidenta y cuyo capital abandonó tras alcanzar un pacto con su hermana Esther, que quedó en solitario como accionista de referencia del grupo. La empresaria cuenta con participaciones significativas en el capital de distintas empresas, entre las que destacan Inmocaral y Acerinox. A través de otra de sus sociedades de inversión, la sicav Morinvest, la empresaria también cuenta con participaciones accionariales en otras sociedades. Fuentes de Omega Capital confirmaron a ABC que esta adquisición se corresponde con esta intención diversificadora y añadieron que la sociedad de inversión ya es propietaria de otros inmuebles y que la en la política de inversión de Alicia Koplowitz se incluyen las propiedades inmobiliarias desde hace tiempo. Sin embargo, estas fuentes subrayaron que, en contra de lo que se ha comentado, aún no se ha decidido el destino que se dará al inmueble, a pesar de que fuentes cercanas a la operación habían manifestado que la compra obedecía al deseo de Alicia Koplowitz de instalar en este edificio la sede la fundación que lleva su nombre. La Fundación Alicia Koplowitz es el resultado de la fusión de las dos fundaciones anteriormente creadas por la empresaria, la Fundación Vida y Esperanza, de carácter asistencial, y la Fundación Alicia Koplowitz, dedicada a tareas de apoyo en materia de salud mental a niños y adolescentes. Curiosamente, el edificio se encuentra en las cercanías de la sede de Cruz Roja y es vecino de la sede de la Fundación Rafael del Pino. La familia Pérez Herrasti llevaba algún tiempo buscando compradores para el edificio en cuestión, ya que es uno de los pocos de entre los que componene su patrimonio que puede ser vendido sin entrar en farragosas gestiones con Patrimonio Nacional, como ocurre con el palacio de Pizarro, en la plaza mayor de Trujillo. Otra de las propiedades de la familia Pérez Herrasti es el palacio de Orellana, en Salamanca, objeto de agrias disputas tras un decreto de expropiación por parte del Estado que se encuentra recurrido por la propiedad. Este inmueble también ha enfrentado a los Pérez Herrasti con colectivos salmantinos quejosos por el estado de ruina en que se encuentra el edificio y la familia ha anunciado últimamente un plan para su rehabilitación integral. 85 1,30 1,15 1,00 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 Entre 1998 y 2005 se edificaron 700.000 viviendas más de las necesarias Caixa Catalunya, no obstante, dice que el boom tiene una sólida base demográfica ABC MADRID. Las viviendas construidas en España alcanzaron una media de 493.000 unidades anuales entre 1998 y 2005, frente a los 389.000 nuevos hogares creados anualmente en el mismo periodo, lo que sugiere un exceso de más de 100.000 viviendas anuales, según datos contenidos en el último Informe Semestral de Caixa Catalunya. El estudio realizado por la caja de ahorros catalana, indica entre estos siete años se construyeron casi trece viviendas por cada diez nuevos hogares en España, de forma que el parque de viviendas aumentó en 3,5 millones de unidades, 0,8 millones más que el crecimiento experimentado por el número hogares. No obstante, la entidad de ahorros encuentra que esta diferencia puede considerarse no exagerada si se consideran otras fuentes de demanda como son la vivienda secundaria de residentes, la demanda de vivienda de no residentes y la demanda especulativa, es decir los fenómenos de la segunda vivienda en campo o playa, las casas adquiridas por extranjeros en nuestro país y las compradas con carácter de inversión, para ser posteriormente revendidas o alquiladas. En este sentido, la entidad financiera subraya que en el supuesto de que se hubiera mantenido constante la proporción de viviendas destinadas a uso principal, el crecimiento del parque de viviendas entre 1998 y 2005 habría sido insuficiente para absorber el total de nuevos hogares creados en ese periodo, ya que observa que del total de viviendas construidas cada vez se destina una mayor parte a vivienda habitual. Una de las consecuencias de la presión que ha ejercido la demanda por motivos demográficos ha sido un uso más intensivo de la vivienda como residencia principal, que ha provocado una caída del ratio de viviendas por hogar, de 1,54 en 1998 a 1,49 en 2005. Omega Capital, sociedad de inversión de la empresaria, aún no ha decidido el destino del inmueble Algunas fuentes indican que podría convertirse en la sede de la Fundación Alicia Koplowitz Más viviendas principales Para el periodo 2001- 2005, de los 2,17 millones de viviendas construidas, un 78,1 se destinaron a la vivienda principal, que registró un crecimiento del 12 duplicando el aumento de las viviendas destinadas a otros usos (6,7 Según el estudio, en 2005 el ratio de viviendas por hogar se situó por debajo de los valores existentes al principio del periodo de expansión inmobiliaria, lo que indica que el incremento de oferta de vivienda ha tenido una sólida base demográfica, en contraste con la opinión generalizada de que la expansión de la construcción ha evolucionado de forma desligada a la demanda como resultados de un proceso inversor que tiene sus raíces en fenómenos especulativos. ABC ABC Adecco premia la labor de la Fundación Esther Koplowitz El presidente de la Fundación Adecco, Emilio Zurutuza, entregó ayer su premio anual a Esther Koplowitz, en reconocimiento a la labor realizada por la Fundación que lleva su nombre. Desde ella, Esther Koplowitz ha destinado 62 millones de euros a diversos proyectos de ayuda y asistencia a los más necesitados.