Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 29 s 12 s 2006 ESPAÑA 27 Cae una banda acusada de cometer más de 500 delitos en la Costa del Sol Los 16 miembros se dedicaban a robos en hoteles y casas y falsificación de tarjetas J. M. C. MÁLAGA. Búlgaros, marroquíes, libaneses, argelinos, una brasileña, un francés y un israelí. Aunque lo parezca, no son miembros de la alianza de civilizaciones sino de una banda desmantelada por la Guardia Civil a la que se atribuyen más de 500 delitos de falsificación de tarjetas de crédito y robos en hoteles y chalés de la Costa del Sol. En esta actuación, desarrollada por el Equipo contra el Crimen Organizado (ECO) del Instituto Armado de Málaga, los agentes se han incautado de efectos y bienes por valor de dos millones de euros. Los 16 integrantes del grupo, capitaneado por un búlgaro, podrían haber obtenido más de cinco millones de euros con sus actividades. La operación Bratko ha puesto al descubierto una organización criminal con una estructura jerarquizada en tres células. Una estaba especializada en la falsificación de documentos, que le hacía llegar a otra, encargada de comprar en comercios con las tarjetas clonadas, y la tercera era la que robaba en casas y hoteles. Los agentes han intervenido televisores de plasma, joyas, relojes- -uno valorado en 250.000 euros- material electrónico, armas de fuego y 200.000 euros. La banda tenía diversos pisos- franco en Mijas, Fuengirola y Marbella. Sus in- Un agente de la Guardia Civil muestra el armamento incautado a la banda de la Costa del Sol tegrantes no sustraían las tarjetas de crédito cuando accedían a los domicilios, sino que copiaban la banda magnética mediante lectores y las clonaban, de esta manera los titulares no las daban de baja. La operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 4 de Torremolinos (Málaga) comenzó en verano, periodo en el que el grupo aprovechaba, dada la gran afluencia de turistas, para cometer numerosos robos en residencias de lujo y hoteles de alto nivel, donde sustraían objetos de alta joyería, telefonía y electrónica de última generación. Lo robado era vendido a un precio muy inferior en el mercado e incluso acumulaban gran cantidad de objetos para venderlos a mayoristas extranjeros. La Guardia Civil calcula que la banda ha gastado de cuentas bancarias hasta 6.000 euros y ha inmovilizado cerca de 1,2 millones de euros en fon- EFE dos de inversión e inmuebles. Según la investigación, uno de los componentes ejercía de testaferro de las propiedades adquiridas con los bienes robados y era el encargado de blanquear los capitales. Doce de los dieciséis detenidos han ingresado en prisión, cuatro han quedado en libertad con cargos. Hay otros dos imputados, el dueño de un establecimiento y un empleado de otro por favorecer las actividades del grupo, informa Efe.