Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 29 s 12 s 2006 ABC AD LIBITUM UN PAÍS MUY POCO SERIO ÍDOLOS DE LA CUEVA OFENSIVA XXL es que la hamburguesa está demonizada (sic) y, aunFENSIVA de algunos miembros de la Fehrcaque se hacen con la misma carne que las albóndigas rem (Federación Española de Cadenas de Res (nota personal: no las que hace mi madre) suena a extauración Moderna, para entendernos, establetranjero, no lleva la bandera patria La verdad es que cimientos de comida rápida contra la ministra de el argumento clama al cielo: sólo le ha faltado añadir Sanidad. Y, como en este país todo vale con tal de carque la ministra está podrida de antiamericanismo. garse al Gobierno de turno, en algunos ámbitos se avaEs verdad que, como dice Gilles Lipovetsky (Los la la protesta de quienes se sienten agraviados. tiempos hipermodernos, Anagrama) vivimos en una ¿Quién se cree la ministra para atreverse a intentar época en que la moral del instante (carpe diem) poner orden en el caos de la publicidad alimenpropia de la postmodernidad ha cedido paso al taria dirigida a los menores? Faltaría más: esculto (a veces obsesivo) a la salud, a la ideolotos intervencionistas se pasan. Y todo por una gía de la prevención, a la vigilancia sanitaria. fruslería. Que Burger King- -11000 estableciSin embargo, moderada por el sentido común, mientos en todo el planeta y 11 millones de esa conciencia, que no deja de tender puentes clientes diarios- -decida incumplir los acuerhacia el mañana es todo menos intervenciodos firmados con el Ministerio de Sanidad panista, al menos en la acepción que los ultralibera controlar la publicidad de las raciones gigantes e hipercalóricas, carece de importan- M. RODRÍGUEZ rales dan al término. Es salud futura para los ciudadanos. El control sobre lo que comemos cia. Y que la misma firma responda a la denunRIVERO- -y sobre cómo nos lo venden- -es más necesacia del incumplimiento con otra campaña incirio que nunca, y debe complementar la responsabilitando a los chicos a comer como un hombre (lo que dad de los padres. Pero a ese control se muestra relucsignifica, al parecer, más calorías) tampoco es para tante una industria alimentaria globalizada que no que la ministra se enfade y dé por roto el convenio. Lo desea ver mermados sus ingentes beneficios. No sólo que tendría que haber hecho es quedarse calladita y ocurre aquí: en el Reino Unido, por ejemplo, donde la escuchar al Mercado, que es el regulador más sagraobesidad infantil- juvenil reviste proporciones epidédo. Incluso debería haberse hecho una foto saboreanmicas, algunas multinacionales ponen estos días el do uno de esos grasientos sándwiches de un millar de grito en el cielo ante la pretensión del Gobierno de que calorías mientras el porcentaje de niños españoles los fabricantes acepten incluir, en las etiquetas de sus que padecen obesidad o manifiestan sobrepeso (en toproductos, indicadores (con el mismo código de colotal un 40,2 por ciento) se dispara hasta la estratosfera. res que los semáforos) que informen acerca de su graQué monos, gorditos. do de peligrosidad para una dieta equilibrada. Al fin y al cabo, y tal como ha expresado un portaY conste que me encantan las hamburguesas, sovoz de Fehrcarem, la hamburguesa lleva mucha mebre todo algunas. Incluso, de vez en cuando ¿nostalnos grasa que otros productos, como puede ser una fagia del fango? entro en Burger King- -aquí o en Berbada Lo larga y se queda tan ancho. Como si, a) tolín- -y me zampo un Whopper (670 calorías) De manedas las hamburguesas fueran iguales (en grasas satura que nada de demonizaciones. Lo que se pide es transradas e hidrogenadas, por ejemplo) y, b) los niños y parencia informativa y control de la publicidad dirigiadolescentes se embucharan un plato de fabada con la da a quienes menos pueden defenderse. Y, después, misma asiduidad y entusiasmo que una de esas hamque cada cual decida cómo desea alimentarse. Y que burguesas. Y para acabarlo de arreglar, unas pequese lo explique a sus hijos. Feliz 2007 a todos. ñas dosis de victimismo, que nunca falla: lo que pasa M AGDALENA Álvarez, magnífica actriz cómica dedicada a funciones de Gobierno por capricho de José Luis Rodríguez Zapatero, ha llegado a decir, para justificar la actuación de Fomento frente al problema de Air Madrid, que lo hacemos lo mejor que sabemos No lo dudo y ahí está el quid de la cuestión. Es el caso de Esperanza Aguirre que, en materia de información, también lo hace lo mejor que sabe y, en su espuria Telemadrid, se dispone a sustituir a Germán Yanke por Fernando Sánchez Dragó. Es un paso adelante en el orden de la manipulación informativa: sustituir a los M. MARTÍN profesionales por los paFERRAND racaidistas, por quienes se disponen a debutar a los setenta años en un trabajo técnico que nunca hicieron y que, aunque las televisiones traten de ignorarlo, tiene su gramática expresiva y sus normas éticas. Éste, el nuestro, no es un país serio. El rigor intelectual es tan escaso como la exigencia moral. Los ejemplos que van por delante son una muestra del disparate que se ha instalado, sin muchas diferencias en razón de las ideologías en los tres planos de las Administraciones. Aquí lo mismo ruedan grandes cruces de San Raimundo de Peñafort por la mesa del Consejo de Ministros- -cruces apócrifas- -que, como en Madrid, se incumple la ley contra los fumadores- -ese es su sentido- -aprobada ¡por unanimidad! -PP incluido- -en el Congreso de los Diputados. Incluso podemos ver, con generalizada admiración, cómo un notable de la medicina, tras asistir profesionalmente a Fidel Castro, organiza una rueda de prensa en la que, una de dos, se trasgreden los límites del secreto profesional o se utiliza la bata blanca al servicio de la propaganda cubana. El déficit, ya digo, es de seriedad. Zapatero no gobierna y, como sus predecesores democráticos, con excepción de Leopoldo Calvo Sotelo, se ha entregado a la magnificencia del cargo con usos más propios de un jefe de Estado que de un primer ministro. Ahora descansa en los latifundios de Doñana. Su política se reduce a los ejercicios necesarios para su continuidad en el poder y, lejos del Parlamento, administra el futuro nacional sin los controles debidos y, cabe temerlo, sin las cautelas precisas. Ahí está, también como ejemplo, el choque generado por el nou Estatut, seguramente anticonstitucional, en lo que se refiere a la enseñanza del castellano. Es el mejor camino para la promoción, en Cataluña, del analfabetismo en la lengua común de todos los españoles y cuatrocientos millones de personas más. Entiende Baura que nadie, ni las personas ni los grupos, obtiene lo que no reclama y que, por el contrario, la exigencia de lo deseado es el primer peldaño para su consecución. Es decir, que el problema está en nosotros. En el común, como decían los antiguos. La seriedad no está en la demanda social y los elegidos obran en consecuencia con los electores. O