Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 s 12 s 2006 CULTURAyESPECTÁCULOS 75 Peligrosos vecinos en la Xinjiang Connection La momia envuelta en marihuana ha aparecido en Xinjiang, una región del noroeste de China que, con sus 1,6 millones de kilómetros cuadrados, es la mayor del gigante asiático. Pero Xinjiang es, junto al Tíbet, la menos china de todas las regiones del dragón rojo ya que su población autóctona son los musulmanes de la etnia uigur. Sin embargo, su hegemonía demográfica está comprometida por la colonización emprendida desde Pekín. Desde la constitución de la Región Autónoma de Xinjiang en 1955 y la construcción del ferrocarril, los han (la etnia mayoritaria de China) han pasado de ser el 6 por ciento de la población a superar el 40 por ciento. Un descomunal flujo migratorio que amenaza con extinguir la cultura local, reprimida por el régimen comunista y perseguida en la actualidad con la excusa de atajar el terrorismo islámico. Más allá de sus problemas, Xinjiang ha sido, desde la Ruta de la Seda, un complicado cruce de caminos al lindar con Afganistán, Pakistán, Mongolia, Rusia y las antiguas repúblicas soviéticas de Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán. Unos vecinos un tanto peligrosos que podrían haber introducido en Xinjiang tanto la marihuana hallada en la momia como los quejíos flamencos que caracterizan al folkore local, interpretada por unos músicos cuyo aspecto no desentonaría ni un pelo en un tablao de Jerez. Arqueólogos chinos examinan la momia, que podría tener más de 2.000 años de antigüedad, en el museo de Turpam AFP La arqueología china investiga el caso de la momia enterrada con marihuana El descubrimiento descoloca a los expertos, ya que no hay antecedentes de cannabis en la cultura del gigante asiático M. DE LA FUENTE MADRID. No, no es un cuento chino, a pesar de que a algunos pueda parecérselo (es posible que incluso se huelan algo raro) y aunque se haya convertido en los últimos días en el misterio de los misterios de la arqueología del gran país de los mandarines. O hay gato (blanco o negro pero, que cace ratones, bueno, momias) encerrado en el asunto o a alguien le daba hace años unos cuantos años, 2.800 para ser exactos, por aspirar aires un tanto más sustanciosos que los del no excesivamente lejano Himalaya. Porque el caso es que hace ya unas fechas que un grupo de investigadores chinos ha viajado del pásalo, pásalo, de los rumores a liarse no el papelillo, sino la manta a la cabeza de una investigación de importancia y con todos los rigores, sobre todo mortis dado el caso: diseccionar una momia que fue enterrada en compañía (buena o mala, que en cuestión de humos casi todo es discutible) la de un montón de hojas de marihuana. La susodicha (momia) fue hallada hace tres años en un oasis de Turpan, al noroeste de China, y se cree que podría tratarse de un chamán o sacerdote, de no más de cincuenta años de edad y que, por si faltara algo en la sustaciosa historia, más que oler a chamusquina parece oler a chamuscado, ya que no se encuentra, según cuentan los expertos, en muy buen estado, tanto, que desde su descubrimiento los científicos no se habían atrevido a entrar en materia, esto es, a pasar a su disección, como si del televisivo doctor House se tratara. Según explicó a Efe el director de la oficina del patrimonio cultural de Turpan, Li Xiao, se trata de un caso notablemente especial, ya que si bien no se ha podido determinar el origen del embalsamado, parece ser que era una persona de rasgos caucásicos Pero sobre todo, y para lo que los arqueólogos no encuentran ningún tipo de explicación salvo que se tratara o tratase de un expediente X es cómo llegó este individuo, este hombre que fuma hasta la zona de Turpan, ya que las Un chamán Los investigadores creen que el embalsamado fue un chamán de no más de cincuenta años y, extrañamente, de rasgos caucásicos Miles de kilómetros Los arqueólogos no se explican cómo llego la planta hasta el chamán, ya que las culturas que conocían el cannabis se encontraban a miles de kilómetros de allí Negro, donde ya en el Neolítico algunos pueblos ribereños como los tracios, los escitas, los asirios y los persas conocían y empleaban la marihuana. en distintas ceremonias religiosas y curaciones. Tampoco se desecha la posibilidad de que la momia tenga su origen en la zona del Tíbet y el Himalaya, ya que fue en la tierra de los ochomiles donde se data el origen de la planta de la que los hippies hicieron bandera. A las finas yerbas Pero se tire por donde se tire del hilo de la madeja y se ponga como se ponga el profesor Li, el misterio aumenta si se tiene en cuenta que el posible chamán no está enterrado, precisamente en lo que podríamos llamar un panteón familiar, ni tan siquiera en un modesto nicho individual, sino que dormía el sueño de los justos en una fosa común y colectiva al lado de otras dos mil tumbas y otras seiscientas momias. Resumiendo, que con lo del chamán más bien tocaban a poco. De momento, la Prensa sigue preguntándose cómo pudo llegar hasta China la maría con la que fue enterrado el hechicero, ya que aunque la medicina china tradicional puede dar lecciones en cuanto al uso de raíces y finas yerbas para sanar distintas patologías, no parece que el cannabis ni la mari- Tumba habitacional El fumador estaba enterrado en una fosa común y colectiva al lado de otras dos mil tumbas y seiscientas momias En la medicina china tradicional, tan ducha en el uso de hierbas, el uso de la marihuna es inexistente culturas que conocían el cannabis se encontraban a miles de kilómetros de allí. Llegados a este punto (y aparte) de nuevo Li Xiao intenta aportar algo de lumbre y de luz al caso, al explicar que lo más probable es que la momia proceda de las zonas del Mar huana hayan formado nunca parte importante de su milenaria farmacopea. En China, el cannabis es conocido como dama cuya traducción más rotunda y pedrestre sería la de gran cáñamo En la actualidad, tanto el consumo como la posesión de marihuana están prohibidos en el gigante asiático, aunque las autoridades suelen hacer la vista más o menos gorda con los consumidores de pequeñas cantidades. A pesar de que parece que las cosas también allí han cambiado, y los camellos de Pekín ya no son lo que eran ni como eran, la marihuana que llega a la capital y a sus zonas de movida ha procedido tradicionalmente de la zona de Xinjiang, qué casualidad, la zona donde ha aparecido la que con todo el respeto del mundo, pronto podría empezar a llamarse la momia petarda