Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID JUEVES 28 s 12 s 2006 ABC AL DÍA SE DICE, SE COMENTA Pasar desapercibido es una de las cosas que más gusta a los famosos. De eso puede presumir, de momento, el candidato socialista al Ayuntamiento de Madrid, Miguel Sebastián, que el día 24 de diciembre, por la calle de Bordadores, muy cerquita de la Plaza Mayor y con miles de personas abarrotando la vía pública, paseaba tranquilamente acompañado de un joven. Nadie reparó en él. Nadie le reconoció. Nadie se volvió para decir: ¡Mira, el que quiere ser alcalde de Madrid! Paz González, la concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, es consecuente con sus palabras y competencias. Ha sido la única edil en todo el Consistorio que ha enviado sus felicitaciones navideñas por e- mail, en vez de en papel. Paz González ha pasado dos meses desgañitándose con sus compañeros, de gobierno y oposición, para que estos acabasen con una costumbre que supone un ingente e insostenible gasto en papel. CARTAS DE LOS LECTORES Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepase el espacio destinado a ellas. Ignacio Ruiz Quintano Sin la estatua del Niño Jesús Gracias a ustedes he podido escribir alguna carta acerca de una estatua del Niño Jesús en la plaza madrileña que lleva el mismo nombre, en el cruce entre la avenida de Nazaret y la de Menéndez Pelayo, frente al MANO LARGA as mujeres de progreso suelen tener la mano lo que se dice muy larga. Sólo hay que ponerles una gorra de plato. Con una gorra de plato, a la mujer de progreso le entran unas ganas de soltar la mano que es que no se puede aguantar. Viene este cuento a cuento de la multa que la señora de progreso que lleva ahora la Delegación del Gobierno en Madrid le ha puesto a un militante del partido de la oposición por tocar el pito delante de un hospital. Con el militante tocaban el pito otros manifestantes, pero el pillado en el garlito por la mano larga de la señora de la Delegación fue el militante, cuyo grupo se manifestaba contra un icono emblemático de la izquierda madrileña que atiende por doctor Montes. Como siempre ocurre en España, frente al grupo que se manifestaba en contra, se encontraba el grupo que se manifestaba a favor, ninguno de cuyos miembros fue identificado por los servicios secretos de la Delegación destacados en Leganés, sede del hospital al que popularmente viene a dar su nombre el doctor Montes. Unos que sí. Otros que no. Resultado: multa de seiscientos euros, que son dos jamones de bellota, al tío de la oposición por pitar con un silbato de forma provocativa y reiterada a los del otro grupo lo que constituye, a juicio de los servicios de inteligencia de la Delegación de la señora de mucho progreso y mano todavía más larga, una infracción administrativa grave. ¡Esos silencios hondos, llenos de tantas voces! evocaba Juan Ramón el silencio del campo. Ya se pueden oír las voces en la Delegación: ¿Juan Ramón? ¿Y quién es ese Juan Ramón? ¡Multa de seiscientos euros a Juan Ramón o que me lo traigan aquí detenido! La vicepresidenta Fernández, en un viaje fatigoso para su edad, fue a Guadalajara, cuando el incendio de los once muertos, y multó con trescientos euros, que es un jamón de bellota, a cada uno de los vecinos que le levantaron la voz. Decía Jean Guitton que la palabra (para lo concreto) el silencio (para lo inefable) y el símbolo (para lo que no es concreto ni inefable) son los tres modos de establecer una comunicación entre humanos, pero vaya usted a estas mujeronas de progreso y mano larga a hablarles de Jean Guitton. L Retiro. Tal estatua estaba en mal estado y en un lugar escondido y marginal. Tras la insistencia ciudadana se llevó a cabo su restauración. Después de meses, la estatua de escayola fue puesta en el mismo lugar y a las pocas semanas algún individuo decidió volver a destrozarla. Fue retirada. En el reciente día de Navidad la única estatua pública madrileña dedicada al Niño Jesús- -que yo sepa- -ha desaparecido. No pienso que haya que dramatizar la cuestión, pero tampoco me parece una nadería. Ya que cada vez se pone más difícil la expresión pública y democrática de símbolos cristianos pensé en algún lugar seguro para erigir esa estatua. Se me ocurrió uno pero de muy difícil acceso. Me dio alegría considerar que, si los cristianos nos decidiéramos a poner por obra esa idea, la presencia del chaval nazareno en el mundo aumentaría no tanto en su figura como en su Persona. J. I. Moreno Iturralde. Madrid Más riego de calles El Ayuntamiento suspendió, creo que en toda la ciudad, el baldeo o riego de calles por la sequía. Este año ya han levantado estas medidas. Sin embargo, creo que el Ayuntamiento no está limpiando en profundidad las calles, al menos tanto como antes, o por lo menos no llegan a mi barrio, San Blas. Por favor, más limpieza. Elena Pallarés. Madrid CHEMA BARROSO Ante la habitual indiferencia de los transeúntes, incluso en estas fechas tan solidarias, un mendigo de la calle de Preciados ha recurrido a tres perros, disfrazados, eso sí, de Reyes Magos, para llamar la atención y reclamar una ayuda. Afortunadamente, el ingenio del indigente no ha pasado a mayores (o niños como en otros casos) y se ha conformado con el atrezzo del mejor amigo del hombre DIMES Y DIRETES Antonio Saenz de Miera AL GORE EN LA SIERRA L a imagen pública de Al Gore no es ya la de un vicepresidente derrotado por Bush en las elecciones, sino la de un denunciador tenaz y valiente de los abusos que están conduciendo a la destrucción paulatina del planeta. En lugar de dedicarse a lamerse las heridas y a vivir como un rajá, quien estuvo a punto de ser y no fue presidente de Estados Unidos, decidió enfrentarse a una tarea de no menor envergadura: profundizar en los problemas del ca- lentamiento global y viajar, incansablemente, predicando la cordura y el respeto por la naturaleza. En Una verdad incómoda el estupendo documental protagonizado por Gore, le vemos tirando pacientemente de su carrito por todos los aeropuertos del mundo: chapeau amigo Al. Ahora, según se ha sabido, ha venido de incógnito a Madrid. Alguien le descubrió perdido en la T 4: saludaba sonriente a los asombrados viajeros y subió luego a un automóvil que le llevó directamente a El Boálo. Allí pasó la noche en un discreto Spa y salió muy temprano hacía Cotos. Según creo, fue Juan Vielva quien le vio por Dos Hermanas cuando se dirigía al Pico de Peñalara, en compañía de Javier Pedraza, el mayor experto en España en Glaciarismo y Periglaciarismo. La desaparición progresiva de los neveros del Guadarrama parece ser que le alarmó y quiso conocer sobre el terreno la si- tuación de nuestra pequeña Sierra, una de las más amenazados por los cambio en el clima de la tierra. Informado y comprometido, Gore conocía el problema de la amenaza urbanística sobre nuestro frágil ecosistema, asunto sobre el que le informó el Marques de Tamarón en su etapa de director del Cervantes, pero lo que pudo ver en su recorrido por varios pueblos le dejó más preocupado aún de lo que hubiera podido pensar. Una cosa es saber y otra muy distinta verlo sobre el terreno. I can not believe it le oyeron decir en Manzanares el Real poco después de visitar su celebre Castillo y contemplar horrorizado como los chalecitos trepaban hacia el Yelmo. No quiso ver a ningún político. Prefiero a los científicos dijo, y a hablar con ellos y patear la Sierra parece que dedicó la mayor parte de su corta estancia en Madrid. El presidente que no fue, se interesó especialmente por la Graellsia Isabelae y escuchó con suma atención las explicaciones sobre la previsible huida hacía el norte de la bella mariposa que le dio el joven investigador Ruiz Labourdette. No quiso entrar, sin embargo, en el asunto del Parque Nacional; eso es lo de menos afirmó, lo que importa es que los madrileños tomen conciencia de esa jewel of the crown of Madrid eso es lo que dijo, joya de la corona y, si están dispuestos a defenderla, lo demás vendrá por añadidura Parece que Gore se fue muy alarmado por la situación del Guadarrama. En enero tiene previsto asistir en Madrid a un Congreso sobre energía y ha prometido volver a la Sierra. Lo mismo salimos en su próximo documental. Hay muchas formas de decir la verdad, aunque sea incómoda. Gore lo sabe. La verdad que esconden algunas mentiras. La inocencia de las mentiras, la crudeza de la verdad.