Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 s 12 s 2006 INTERNACIONAL 31 La Sanidad británica se plantea relegar a las personas con problemas de alcohol Sondeará a la sociedad si apoya que se prime el cuidado de la salud para contener el gasto EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Las personas con problemas de alcohol podrían ser relegadas a la hora de recibir tratamientos por diversas enfermedades en el Servicio Nacional de Salud británico (NHS) de acuerdo con un nuevo proyecto que estudia el Gobierno de Tony Blair. Una similar penalización ya había sido sugerida tiempo atrás para fumadores y obesos, ya que se considera que su salud se ve afectada por su propia conducta y que su tratamiento, en un momento de dificultades de financiación de la sanidad pública, discrimina a quienes procuran mantener una vida más saludable. La revisión de los actuales criterios del NHS, que establecen que nadie debe ser postergado incluso si sus enfermedades son en gran medida autoinfligidas será llevada a cabo por un grupo ministerial que consultará un panel de cien personas de la calle. Blair quiere abandonar el Gobierno en verano con un nuevo paquete de reformas de los servicos públicos, sobre las que están trabajando seis equipos del Ejecutivo. Todas las propuestas serán debatidas en ese panel de ciudadanos con el fin de oír la voz de la sociedad. El gasto del NHS en enfermedades relacionadas con el alcohol asciende a unos 2.500 millones de euros anuales. Además, otros 30.000 millones se destinan a situaciones derivadas del consumo de alcohol, como crímenes y accidentes de tráfico. El año pasado murieron en el Reino Unido 8.386 personas a consecuencia del exceso de bebida; la tasa se ha doblado desde 1991 entre las personas de 35 a 54 años. AFP A punta de pistola de un demente en China Un enfermo mental tomó a una mujer policía como rehén y la mantuvo retenida apuntándola con una arma de fuego de fabricación casera ayer en un autobús en Guiyang, provincia de Guizhou, China. La policía se había ofrecido como rehén en vez de un pasajero. El enfermo fue herido y detenido pocas horas después. La obesidad y el tabaco Por su parte, los costes para la sanidad pública derivados de la obesidad se elevan a unos 10.000 millones de euros al año, lo que podría llevar a una bancarrota del NHS si se tiene en cuenta que la predicción indica que hacia 2010 uno de cada tres personas será obesa. El Reino Unido tiene la mayor tasa de obesidad de Europa. En cuanto al tabaco, 114.000 de los 12 millones de fumadores británicos mueren cada año a consecuencia de su hábito. Su tratamiento conlleva un gasto de 2.500 milones de euros. La posible prioridad en la sanidad a personas libres de esas situaciones genera una gran controversia, y el Gobierno insiste en que aún no ha tomado ninguna decisión. En cualquier caso, destaca que debe haber un cambio de cultura entre la población con el fin de que tome conciencia del daño que causan a toda la sociedad determinados hábitos. Japón retoma las ejecuciones en secreto y sin previo aviso Tras una moratoria de facto que había durado 15 meses, cuatro reos han sido ahorcados con un absoluto hermetismo PABLO M. DÍEZ MADRID. Japón las mata callando. Al menos, a todas aquellas personas condenadas a la pena capital en el archipiélago nipón, que han vuelto a ser ejecutadas después de una moratoria de facto que duraba desde septiembre de 2005. Hace quince meses, fue ahorcado el último preso japonés sentenciado a muerte hasta que, el pasado lunes, otros cuatro reos volvieron a pasar por el cadalso. Y, una vez más, lo hicieron con la misma discreción- -opacidad, según critican otros- -de siempre. No en vano, el secretismo envuelve las ejecuciones en Japón, puesto que el Ministerio de Justicia ni siquiera informó oficialmente de la identidad de los prisioneros ajusticiados, que sólo ha podido conocerse gracias a las filtraciones a la Prensa nacional. Así, ha podido saberse que, entre los cuatro ejecutados, hay dos septuagenarios: Yoshimitsu Akiyama, que ha pasado 20 de sus 77 años entre rejas; y Yoshio Fujinami, de 75. Junto a ellos, fueron colgados Michio Fukuoka, de 64 años, y Hiroaki Hidaka, de 46, condenados por sendos asesinatos múltiples. A pesar de sus brutales crímenes, estos nuevos ahorcamientos han vuelto a poner sobre la mesa el debate acerca de la pena de muerte en Japón. la ruptura de la moratoria impuesta por su antecesor, Seiken Sugiura. Al tomar posesión de su cargo en septiembre del año pasado, Sugiura imitó a Megumu Sato, un antiguo monje budista que, debido a sus convicciones religiosas, se negó a firmar ningún ajusticiamiento mientras ocupó la cartera de Justicia entre noviembre de 1989 y marzo de 1993. Durante esos 40 meses, la sociedad nipona pudo reflexionar sobre la pena de muerte, sobre todo gracias a la aparición del diario de Daidoji Masashi, sentenciado a muerte en 1974 por un atentado contra una sede de Mitsubishi. Tras descubrirse que éste no había colocado la bomba que mató a ocho personas, el sistema judicial quedó en entredicho mientras se desvelaban las brutales condiciones de su encarcelamiento, extensibles a los otros condenados a la pena capital. A pesar de la aparición de grupos abolicionistas como Focus 90 o la Asociación de Víctimas de Crímenes y Familias de Supervivientes, el repunte de la delincuencia por la crisis económica de los 90 devolvió los ahorcamientos a los misteriosos centros de detención donde son recluidos los sentenciados a muerte. Críticas de los abolicionistas En este sentido, Amnistía Internacional ya ha denunciado que las ejecuciones tuvieron lugar con el Parlamento suspendido y sin ser notificadas previamente a los presos ni a sus familiares. Algo, por otra parte, habitual en el sistema judicial nipón, que se caracteriza por el hermetismo que mantiene sobre los ahorcamientos y la situación de los presos en el corredor de la muerte. Saliendo al paso de estas críticas, el ministro de Justicia, Jinen Nagase, ha reivindicado la aplicación de la pena capital bajo tan especiales y silenciosas condiciones y ha defendido Indignación serbia por la retirada de tropas que velan por su población en Kosovo SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Los soldados de la unidad de la fuerza internacional de paz destacados en Kosovo (KFOR) encargados de la protección de la población serbia y gitana de la ciudad de Orahovec, situada en el sudoeste de la región, abandonaron sus posiciones, según denunciaron ayer los medios informativos serbios. Se trata de 450 personas que después de la guerra de 1999 permanecieron en el lugar protegidas durante 7 años, día y noche por 30 soldados de KFOR, para evitar represalias de parte de la mayoría albanesa. Según fuentes serbias, los soldados fueron retirados el lunes sin explicación alguna. Medida que es completamente incompresible porque la tensión étnica entre albaneses y serbio en ese lugar, sigue siendo alta afirmó ayer Milan Ivanovic, destacado político serbio en Kosovo. Aunque entre los ajusticiados había dos septuagenarios, el Gobierno defiende la pena capital Información en www. amnestyusa. org spanish countries japan re ports. do