Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 28 s 12 s 2006 ABC AD LIBITUM EL FANTÁSTICO ZAPATERO S necesario recurrir a las Charlas de Antoñita y don Antonio -Antoñita la Fantástica y Antonio Calderón- -para encontrar argumentos tan engañosos y lejanos de la realidad como los que suele manejar el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, especialmente en lo que respecta al orden público, la seguridad y la lucha contra ETA. La diferencia estriba en que Antoñita la Fantástica- -hija literaria y radiofónica de Borita Casas- -solo pretendía, con una sonrisa, aliviar las penas y las necesidades ciudadanas de los años cuarenta y cincuenta y sus continuadores gubernamenM. MARTÍN tales de hoy lo que quieFERRAND ren es confundirnos. Pretenden que veamos blanco lo que evidentemente es negro. Algo mucho más burdo y rechazable. Sostiene el Gobierno, sin que a Zapatero se le borre la sonrisa o Alfredo Pérez Rubalcaba mueva uno solo de sus músculos faciales, que ETA no intenta rearmarse. Incluso es capaz de afirmar que el último zulo encontrado por la policía en Amorebieta no fue construido con intenciones asesinas, a pesar de su contenido en materias explosivas, sino con el propósito de ser descubierto. Algo así como un gesto de fuerza para demostrar que la organización está viva y sus asesinos ni aflojan el pulso ni pierden fuerza como consecuencia de la tregua en curso. Un zulo no logístico hecho para la propaganda. Negar lo evidente es, en las personas, una de las primeras etapas del deterioro intelectual. Supongo que puede establecerse el paralelismo con los grupos y, en esa dirección, el deterioro gubernamental es grande. Incapaz para la autocrítica, el Gobierno se obstina en tener razón y eso no tiene más salida que el ridículo. Es el fundamento del humor del absurdo. Joan Mesquida, el polivalente director de la Policía y de la Guardia Civil, se supone que el hombre mejor informado sobre la cuestión, dice que no hay datos que permitan pensar que los etarras acumulen material para una eventual vuelta a las andadas terroristas. No admite que sea leche el líquido que, blanco y en botella- -o en tetrabrik- -nos ofrecen las vacas. Ni tan siquiera después de contar las trescientas cincuenta pistolas que la banda consiguió en suelo francés. Antoñita la Fantástica era una mitómana divertida y Zapatero es un mentiroso empedernido. No es lo mismo. Los dos personajes, prácticamente igual de irreales, viven separados por la diferencia de sus intenciones y por la distinta condición ética de su imaginación. El fantástico Zapatero no fabula gratuitamente. Esa es su táctica, a falta de estrategia, para perpetuarse en el poder y, lo que más parece obsesionarle, anular al PP. Como si el partido de Mariano Rajoy fuera, como el infierno del padre Astete, la conjunción de todos los males sin presencia de bien alguno. Antoñita tendría sitio entre los Santos Inocentes; Zapatero, no. No es inocente. GERALD FORD ERA EL HOMBRE TRANQUILO su consideración más ejemplar de lo que es mejor para el ADA vez que al presidente Gerald Ford se le trabien común. Al concederle el perdón a Richard Nixon, baba la lengua los humoristas se ponían las boFord le dijo entonces a uno de sus ayudantes: Podría fátas, de costa a costa de los Estados Unidos. Han cilmente costarme las próximas elecciones si me presenpasado los años y ahora comprendemos que aquel viceto. Pero, maldita sea, no necesito que las encuestas me dipresidente no- electo que llegó a ser presidente- -tamgan si hago lo correcto o si me equivoco La nación se rebién no- electo- -supo por sentido del deber e integridad cuperó del largo trauma y de una crisis constitucional asumir el papel de pararrayos de la gran nación nortemuy seria. Ford no se había equivocado. Como republicaamericana cuando más alterada y dividida estaba por no conservador conocía el valor primordial de la el final traumático en Vietnam y por la hosqueestabilidad en la vida de las sociedades abiertas. dad moral de todo el escándalo Watergate. Sí, huComo hombre libre sabía hasta qué punto la cobo mucho cachondeo a costa de Ford, en primer munidad humana requiere de confianza. lugar, y luego desentendimiento cuando decidió Al urgir a sus conciudadanos a cerrar las heconceder el perdón a Nixon, encausado por el caridas internas del Watergate, Ford pronunció so Watergate. Eso tanto se malentendió que la posus mejores frases: Queridos compatriotas pularidad de Ford bajó en picado: Ford ya supuamericanos, nuestra larga pesadilla nacional so que Carter le iba a ganar de calle en las elecha terminado. Nuestras Constitución funciona. ciones presidenciales. No se podía comprender VALENTÍ Nuestra gran república es un gobierno de leyes el perdón a Nixon, salvo si Ford de una u otro forPUIG o no de hombres. Aquí, el pueblo gobierna Senma formaba parte de la misma trama. Eso no cillo y claro, sin trabalenguas: quizás fue uno de los moera así y hoy lo reconocen todos, incluso los más recalcidelos de lo que luego se llamaría conservadurismo comtrantes del Partido Demócrata. Lo que hizo Ford fue atapasivo Humoristas y adversarios le tomaron por un jar la hemorragia y llevar la vida pública norteamerica boy scout torpón, un político que iba por ahí haciendo na a aguas más tranquilas, más serenas. Ese era el homcomo si no enteraba de nada si es que se enteraba de albre tranquilo, decente, íntegro, dispuesto a que la polítigo. Llamemos a todo eso honestidad política, imposible ca fuese un servicio a los demás. Pasan los chistes; quesin el fundamento de la honestidad moral. En un polítidan los líderes que a su modo han podido contribuir a la co, el coraje siempre cuenta más que la sofisticación ingrandeza de su país. Lo dijo al tomar posesión de la pretelectual. Al final de su mandato, la economía mostró sidencia: Soy un Ford, no un Lincoln Pero incluso mejora. Respecto a sus decisiones en política exterior, así, como Lincoln intervino positivamente en un moperdura entre halcones y palomas la controversia sobre mento de grave división entre los norteamericanos. Eso su apoyo a los acuerdos de Helsinki, en el sentido de si tiene más valor aún si se compara con la acción de los pomejoraron el margen de maniobra de Moscú o si facilitalíticos que buscan sacar provecho de la división. ron la glasnost posterior. Lo que muy pocos afirman Frente a casi toda la clase política y gran parte de la es que la política exterior de Ford fuese de baja calidad, opinión pública, Ford intuyó que después de la década en sus ochocientos y pico de días en la Casa Blanca. Sin amarga de Vietnam y los dos años malhadados por el necesidad de política- ficción, es postulable que Ford huquiste de Watergate, a los Estados Unidos no le hacía falbiese sido mejor presidente de lo que fue luego Carter. Inta tener un presidente en la cárcel, si es que él, Gerald cuestionablemente, Gerald Ford no pudo ser un gran Ford, podía evitarlo aunque fuese a costa de su propia capresidente pero para su país ha sido un gran hombre. rrera política, siempre intachable. No es exagerado sosvpuig abc. es tener que aquel fue un ejemplo de conciencia política en E C -Huid a Egipto: Herodes, además, va a recalificar esta zona rústica en urbana.