Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 28 s 12 s 2006 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA INOCENTES... Y CULPABLES CASO la verdadera razón por la que los diarios españoles han ido suprimiendo la tradición de las inocentadas no haya sido tanto la voluntad de consolidar un periodismo serio y de calidad como la evidencia de que la realidad se estaba apoderando de la fantasía hasta neutralizar cualquier capacidad de sorpresa. Uno abre cualquier día el periódico y tiene que frotarse los ojos para creer lo que está leyendo, sobre todo si se trata de las ocurrencias del Gobierno, que un día propone suprimir la muerte del toro en la plaIGNACIO za y otro debate con toda CAMACHO seriedad en el Congreso los derechos de los Grandes Simios. En un panorama de objetividades perfectamente inverosímiles, las bromas carecen de relevancia para abrirse paso. Como sugiere el filósofo Gustavo Bueno, el presidente Zapatero tiene, como la Alicia de Carroll, dificultades para delimitar los mundos de la realidad y de la quimera, y se figura a sí mismo un horizonte ilusorio en el que De Juana Chaos se transfigura en un hombre de paz, Carod Rovira en un aliado respetable, Magdalena Álvarez en una dúctil negociadora, Hugo Chávez en un ilustrado reformista y el ayatollah Jatamí en un modernizador demócrata. Si para Larra había llegado un momento en que todo el año era Carnaval, para el zapaterismo el calendario se ha convertido en un perpetuo día de los Inocentes. Aunque para inocentes, sobre todo, los que sigan creyendo que estamos en manos de gente de fiar. Porque lo más inquietante de este pensamiento Alicia (Bueno dixit) es que no se sabe a ciencia cierta hasta qué punto se lo creen los que lo formulan o hasta dónde pretenden que nos lo creamos los demás. Malo sería, por ejemplo, que el presidente tratase de engañarnos al presentar a una ETA con voluntad de disolución, pero quizá peor fuese que él mismo se convenciera de lo que la realidad le está desmintiendo a voces. Resultaría nefasto que el Gobierno descreyese de las virtudes de la diáspora autonómica, el estatuto catalán y el desmontaje de la Constitución que viene propiciando, pero si de veras está persuadido de sus bondades nos podemos hallar ante un proceso consciente de desguace del Estado. Casi es preferible creer en la inocencia de todo este programa de revisionismo y ruptura, y considerarlo fruto de una concepción mirífica y rousseauniana de la política, de una mezcla indigesta de progresía y flower power; entre la hipótesis de unos gobernantes malos o tontos, es mejor siempre pensar que al menos vienen con buenas intenciones. Lo contrario indicaría que son ellos quienes nos toman a los ciudadanos por idiotas. Y eso sí es grave. Porque puede que andemos todos algo confundidos, pero aún sabemos distinguir entre la realidad y el deseo. Y desde luego entre inocentes y culpables; por el contrario, vistos los últimos acontecimientos, no parece que el Gobierno lo tenga tan claro. A ¿AHORCAR A SADAM? N O nos pronunciamos sobre el fondo del problema: exponemos posiciones enfrentadas. Si Sadam Husein es ejecutado dentro de un mes la guerra dará un gran paso adelante. El dictador se convertirá en mártir. Su muerte infamante será un barril de queroseno lanzado al fuego. Es lo que espera un 81 por cien de los suníes, según la encuesta, no para publicar, de un servicio de inteligencia británico. Conocemos las fórmulas al uso. Sadam ha sido condenado por un tribunal independiente. El recurso en casación ha confirmado la sentencia. Esta deberá cumplirse antes del fin de enero. Exactamente lo que se diría ante un tribunal europeo (Portugal, civilizado país, abolió la pena de muerte en 1860) El embajador de España en Bagdad, Ignacio Rupérez, ha advertido de las consecuencias que el ahorcamiento pueda tener. En Bagdad mueren a diario entre 20 y 100 iraquíes: chiíes contra suníes, suníes contra chiíes, víctimas innominadas de la violencia sectaria. La imagen de Sadam colgado de una cuerda agravará el enfrentamiento. Quizá lo haya advertido Tony Blair al presidente de los DARÍO Estados Unidos. Los mal intencionaVALCÁRCEL dos imaginan el semblante de Bush, gesto de neutralidad, mano en alto, cejas levantadas. yo no debo intervenir, este asunto es de la estricta competencia de la justicia iraquí, etcétera... Que esta decisión, sobre todo política, influirá en Irak, es seguro ¿Cómo no va a influir? Algún energúmeno tratará de insultarnos: Toma usted el partido de Sadam. No contestaremos a esas necedades. No se trata de que estemos en contra: nos repugna Sadam Husein. La cegadora explosión no debe sin embargo cegarnos del todo. Los estudiantes aprendimos en el tercer curso de la facultad un poco de derecho penal: una sentencia condenatoria jamás debe interpretarse como venganza de la sociedad (Cesare Beccaria, Dei delitti e delle pene) Según Ramsey Clark, no se conoce en los tiempos modernos un tribunal con tal acumulación de irregularidades como el encargado de juzgar a este reo, ni siquiera en Camboya. El magistrado que debía dictar sentencia, Abdulá al- Amiri, fue sustituido en septiembre. El gobierno iraquí nombró a un juez practicable, Mohamed al- Ureibi. No había jueces internacionales en el tribunal, como es práctica de derecho cuando se procesa a un ex- jefe de Estado implicado en Irán, Siria, Kuwait... Cuatro de los abogados de Sadam fueron asesinados, el último de ellos, Jamis al- Obeidi, por un escuadrón de la muerte a las órdenes de al- Sadr. Clark, ex Fiscal General, es decir, ex ministro de Justicia de Estados Unidos, fue abogado voluntario en la causa. Expulsado por sostener que el tribunal era una burla... El proceso de Sadam ha sido llevado a término en una nación invadida. La corriente suní cree que el juez al- Ureibi actuaba como apoderado de Bush. Éste trataba de utilizar el proceso como palanca en las elecciones de mid- term, en noviembre: Se trata de sustituir la regla de la tiranía por la regla de la ley decía Bush en su campaña electoral, sin acordarse de Abu Ghraib. Durante generaciones, muchos suníes buscarán venganza. Ni en Irak ni en Texas se debería dar calor al nido de la serpiente. Los enemigos de Cheney y Bush, por este orden, sostienen que el vicepresidente y el presidente necesitan vengarse. En primer lugar del electorado americano, que les dejó el último 7 de noviembre en el vacío. No aceptaremos esa sesgada versión. Si queda algo de responsabilidad en la Casa Blanca, no será para atizar esta guerra que puede convertirse en guerra regional, con saudíes, sirios e iraníes envueltos en ella. Cuidado. Entre tanto, la guerra de resistencia se cruza con la guerra civil. Hay más de 200.000 iraquíes muertos y 29.000 bajas americanas: casi 3.000 muertos y, peor, 26.000 heridos, muchos irrecuperables. Lo recordábamos el día 14: en campo abierto el ejército americano es hoy imbatible. Pero la insurgencia iraquí ha arrastrado a los infantes y marines a las ciudades, donde se combate casa por casa. No hay batalla alguna en el campo de batalla.