Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 27- -12- -2006 ESPAÑA 23 El Constitucional ampara a una embarazada despedida La empresa atribuye la decisión a los continuos errores de la empleada, que fue despedida al mes de comunicar su estado ABC MADRID. El Tribunal Constitucional (TC) ha amparado a una mujer que fue despedida de la empresa en la que trabajaba como gestora comercial y de mercadotecnia un mes después de comunicar que estaba embarazada, al estimar que se vulneró su derecho a la no discriminación por razón de sexo. En la sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Manuel Aragón Reyes, se anulan dos resoluciones anteriores dictadas por un Juzgado de lo Social de Madrid y por el Tribunal Superior de Justicia de esta Comunidad que, si bien consideraron nulo el despido- -que la empresa justificó en los errores cometidos por su empleada en el ejercicio de su labor profesional- rechazaban que estuviera relacionado con su embarazo. El Constitucional acuerda, además, retrotraer las actuaciones al momento inmediatamente anterior a dictarse la primera sentencia, para que el juez decida si procede indemnizar a la mujer por la vulneración de sus derechos. La recurrente comenzó a trabajar en la empresa en abril de 2000 con un contrato temporal, que seis meses más tarde pasó a ser indefinido. Durante ese tiempo contrajo matrimonio, aunque acordó disfrutar los quince días de permiso entre los días 6 y 21 de diciembre de ese año. Días después de reincorporarse comentó a la empresa y a sus compañeros que estaba embarazada, y el 7 de febrero recibió una carta de despido basada en la disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de su trabajo. un coste adicional superior a los 10 millones. La trabajadora interpuso una demanda por despido nulo o subsidiariamente improcedente alegando discriminación por motivo de su embarazo. Un Juzgado de lo Social señaló en su sentencia, luego confirmada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que el despido obedeció exclusivamente a las supuestas irregularidades y no encontró indicios para establecer una relación entre el embarazo y el despido. Aun así, el juez ordenó su inmediata readmisión en su puesto de trabajo, con abono del salario de tramitación, pero rechazó que fuera indemnizada con 16.527 euros por lesión de sus derechos fundamentales. Pese a que la sentencia del Juzgado de lo Social entendió que no resultaba un indicio suficiente el hecho de que el despido se produjera al mes siguiente de que la mujer comunicara su embarazo, el TC afirma que dicho despido fue nulo por discriminatorio ya que la demandante de amparo aportó indicios racionales por discriminación que la empresa no rebatió. Al Constitucional le llama la atención cómo se produjeron los acontecimientos y, sobre todo, la coincidencia temporal (el embarazo se comunicó el 5 de enero y la decisión de despedirla el 7 de febrero) También subraya que la empresa alegara que las irregularidades empezaron en septiembre de 2000, y mes y medio más tarde le subieran el salario y la hicieran un contrato indefinido. Repetidos errores La trabajadora fue acusada de haber causado un gravísimo perjuicio a la empresa por no haber comunicado a sus superiores la existencia de dos facturas por más de 25 millones de pesetas, e incluso le imputaban repetidos y continuados errores que supusieron Elena Salgado, ayer, en rueda de prensa ció que esta entidad es contraria a que se anule el contrato para luchar contra la obesidad. De hecho, afirmó que la Administración ha contado desde el primer momento con la colaboración leal de la organización y, desde que se conoció el conflicto con Burger King, se han realizado todos los esfuerzos para solucionar el problema Explicó que se han mantenido contactos con el Ministerio y con la empresa, a la que acusó de presunto incumplimiento del acuerdo. Aunque Díez reconoció no comprender la actitud de la ministra, mostró su confianza en que durante una reunión que mantendrá próximamente con representantes de la Agencia Española de Seguridad Alimen- EFE taria (Aesa) se resuelva el conflicto. Su objetivo es recuperar el convenio inicialmente firmado y que se retire la necesidad de que cada una de las 28 empresas que forman parte de la federación firmen convenios individuales con el Ministerio. Al Tribunal le llama la atención cómo se produjeron los acontecimientos y la coincidencia temporal La compañía alegó que los fallos de la empleada empezaron antes de hacerla fija y subirle el sueldo Cambios en Aesa En la rueda de prensa, con motivo de la presentación del libro Nutrición, actividad física y prevención de la obesidad Salgado también anunció los nuevos cambios que se producirán en la Agencia Española de Seguridad Alimentaria. Para empezar, pasará a denominarse Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) Y ampliará sus competencias. Tendrá capacidad para cesar y acudir a los tribunales cuando considere que los intereses de los consumidores se están vulnerando. Podrá interrumpir- -explicó Salgado- por ejemplo, una publicidad ilícita o engañosa sobre los productos alimentarios Aunque la ministra se apresuró a especificar que no se trata del caso de Burger King que ha vulnerado un contrato. Nueva campaña para evitar los efectos del anisakis del pescado ABC MADRID. El Ministerio de Sanidad inició ayer una campaña para informar cómo se previene el parásito anisakis que se encuentra en el pescado, a través de la publicación de una página completa de publicidad en los principales diarios del país. Según el Ministerio es el momento oportuno para informar al consumidor sobre cómo adoptar medidas sencillas para impedir sus efectos. Recientemente, algunos prestigiosos cocineros del país se han quejado del alarmismo de Sanidad que, a través de un real decreto, obligará a congelar el pescado a los restaurantes para matar precisamente este tipo de gusano. Según Sanidad, la enfermedad por el anisakis sólo se puede contraer si se consume pescado parasitado prácticamente crudo, por tanto, no existe riesgo en comer pescado fresco bien cocinado, como se ha venido haciendo tradicionalmente. Las recetas de siempre permiten cocinar los pescados a 60 grados centígrados, lo que da total seguridad. Las preparaciones tradicionales (cocción, fritura, horneado y plancha) eliminan el parásito, pero si se come el pescado crudo, o casi, la congelación es el método más eficaz para inactivarlo. Ésta debe efectuarse a una temperatura de menos de 20 grados centígrados, o inferior, durante 24 horas. No causan la enfermedad, aunque se consuman crudos, ostras, mejillones, almejas, coquinas y demás moluscos bivalvos; los pescados de aguas continentales y de piscifactorías de agua dulce (truchas o carpas) También se puede comer en crudo, y sin congelar, pescados desecados (bacalao) y las semiconservas tratadas con sal y calor, como las anchoas. Pero hay que tener cuidado con boquerones en vinagre y pescados en escabeche y marinados, carpaccios, huevas crudas y arenques. La ruptura unilateral del convenio por parte de Sanidad pone de manifiesto el fracaso de la autorregulación Los hosteleros intentarán recuperar el acuerdo y no firmar convenios individuales con el Ministerio ABC. es ¿Qué le parece que Sanidad haya roto su acuerdo con las cadenas de comida rápida? Participe en www. abc. es