Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 26 de Diciembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.251. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MíAS Edurne Uriarte MENTIRA PREVENTIVA ¿Q Michael E. DeBakey, inventor de la técnica quirúrgica del bypass ha probado en su propio corazón que funciona de maravilla AP El doctor que se curó a sí mismo Michael E. DeBakey, el inventor de la cirugía cardiaca conocida como bypass no sólo ha probado su medicina sino que ésta le ha salvado la vida. Y eso que está a punto de cumplir los cien años JOSÉ LUIS DE HARO asi un siglo en el candelero de la vida es todo un logro, pero seguir ejerciendo la delicada profesión de cardiólogo a los 98 años es casi un milagro. El doctor Michael E. DeBakey es la prueba de que ambas situaciones son compatibles y, el que fuera inventor de la cirugía cardiaca conocida como bypass ha sido capaz de probar su propia medicina demostrando que funciona a la perfección. Hasta hace un año, DeBakey contaba en su haber con cerca de seis décadas de historial profesional, que le han proclamado como el primer cirujano en ejercer un bypass técnica quirúrgica que permite la revascularización coronaria después de que la arteria aorta sufra un colapso. Sesenta mil operaciones más tarde, entre ellas el quíntuple bypass coronario realizado al presidente ruso Boris Yeltsin en 1996, y el entrenamiento a decenas de generaciones en el Colegio Médico de Baylor, parecen no haber sido suficientes para que este cardiólogo quedase satisfecho con su milagrosa invención, una cirugía que se ha realizado unas 10.000 veces en el planeta y que es una de las más solicitadas en los centros hospitalarios de todo el mundo. Por eso, el pasado 31 de diciembre DeBakey volvió a hacer historia. Mientras preparaba una charla médica en su casa de Houston, una familiar punzada atravesó su pecho y rápidamente se extendió al cuello. Al principio, el anciano supuso que de un momento a otro su corazón pararía de latir pero, al no suceder, pudo visualizar mentalmente lo que realmente estaba ocurriendo en su aorta, donde una posible inflamación habría debilitado el flujo sanguíneo y acabaría por destruir la pared de la misma arteria. El autodiagnóstico fue inmediato y la solución evidente, aplicar uno de sus conocidos bypasses, pero su cabezonería nunca le permitió admitir reconocer su patología cardiaca por lo que decidió dejar pasar el incidente. Finalmente a finales de enero del presente año, DeBakey fue ingresado en el Hospital Metodista donde, a comienzos de febrero, el anciano terminó por no responder a la medicación. Su colega durante cuarenta años, el doctor George P. Noon sólo veía una solución, pasar por el quirófano y ejercer sobre su buen amigo esa técnica que tantas veces habían realizado, pero había una complicación: DeBakey contaba con 97 años y nunca antes se había realizado un bypass a una persona de edad tan avanzada. El 9 de febrero, tras más de siete horas de quirófano, DeBakey reconocía el milagro que había sufrido en sus propias carnes sobreviviendo a una cirugía de tales características. Una intervención que ahora le ha permitido volver a ejercer la Cardiología. C UIÉN vigila a los vigilantes de la política? Los periodistas, como cabía esperar, se muestran normalmente muy optimistas sobre sí mismos. Claman por el control de los políticos y los hay que hasta escudriñan con celo obsesivo su vida privada, pero cuando del descontrol ético de algunos medios de comunicación se trata, apelan confiados a la etérea y fantasmal autorregulación. Que cada uno se regule a sí mismo, lo que normalmente tiene la consecuencia de que los granujas toman la autónoma y libre decisión de no autorregularse. Como esos periodistas belgas que montaron un programa de ficción en forma de telediario y contaron a los belgas que Flandes había declarado la independencia, con tal desparpajo en la tomadura de pelo, que todo el mundo lo creyó. A estas horas, no tengo constancia de que hayan sido despedidos sino de todo lo contrario, de que han encontrado el sentido apoyo del director de la cadena que se ha autorregulado reivindicando la mentira. Mentira preventiva, lo han llamado estos periodistas con rostro de titanio. Como un simulacro de incendio para que la gente se conciencie de lo que puede pasar. También se trata de denunciar la confusión entre ficción y realidad en televisión, han añadido. Es el nuevo periodismo combativo. Cuando sea preciso denunciar cualquier tipo de crimen, se cometerá. Lo llamaremos crimen preventivo. Más allá de la verdad, a los políticos quizá les queden aún razones para la existencia. La eficacia, por ejemplo. Pero fuera de la verdad, a los periodistas no les queda absolutamente nada, al menos nada que pueda llamarse periodismo.