Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 26 s 12 s 2006 DEPORTES 91 Revolución en Ferrari Kimi Raikkonen se encontrará con una escudería totalmente cambiada tras el adiós de Schumacher. Jefes italianos que sustituyen a Brawn (año sabático) y Todt (segundo de la empresa) movida de ingenieros y el alemán de superayudante JOSÉ CARLOS RABIAS MADRID. A los finlandeses les gusta beber de vez en cuando El primer aviso que ha recibido Kimi Raikkonen de sus nuevos jefes en Ferrari invoca a la mesura. Pero si quiere beberse unas copas con sus amigos, le pedimos que lo haga discretamente le apercibió Jean Todt. Durante sus años en McLaren el nórdico se ha agenciado la fama del crápula en la Fórmula 1, trasnochador impenitente y propietario de alguna que otra borrachera célebre en las Islas Canarias. Llega al templo de adoración, al tótem Ferrari, donde no sólo funciona el lenguaje de las formas políticamente correctas. En Maranello se exige que la mujer del César lo sea y lo parezca. Kimi será mucho más visible en Ferrari. Le prestarán más atención y afecto sigue Todt. Raikkonen se encontrará con el estilo Ferrari de siempre, aunque con una casa en mudanzas. Hay revolución ejecutiva en la Scudería Se ha ido Michael Schumacher y a Raikkonen le espera la sombra de su recuerdo. También el peso y el embrujo del equipo más impactante de la Fórmula 1. Pero, sobre todo, le espera una mudanza general respecto al esqueleto organizativo de los últimos años. El Dream Team de la F- 1 puso fecha de caducidad a su hegemonía: invierno de 2006. Como si no pudieran trabajar con otros. Se fue Ross Brawn, el jefe de equipo que Schumacher recomendó cuando aterrizó en Italia en 1996 y que se movía en cifras galácticas (seis millones de euros anuales) asciende en el mundo rojo Jean Todt, el francés que llegó en 1993 y que ahora es algo así como el segundo ejecutivo de la empresa, más allá de la vertiente deportiva; y, sobre todo, dijo adiós Michael Schumacher, para quien el presidente del cavallino rampante Luca Cordero di Montezemolo, ha reservado un puesto etéreo, el superayudante. ¿Y qué es un superayudante? Un puesto a dedo para alguien que ha ganado siete veces el título de la F- 1, el asesor mejor pagado del mundo (se habla de seis millones de euros) un cargo simbólico sin problemas de agenda. Por ceñirse a la realidad, Michael Schumacher podrá hacer lo que quiera, siempre y cuando integre la nómina de Ferrari. La factoría roja se ha sometido a una cirugía plástica que ha italianizado su estructura de mando. Lejos de la sede de Maranello, nadie o casi nadie había oído hablar de Mario Almondo, el nuevo Ross Brawn, el tipo al que enfocarán las cámaras acoplado a sus cascos con auriculares cuando haya un problema en el muro (el cuadro de mando al pie de pista) Almondo compaginará la dirección con Stefano Domenicalli, el nuevo director deportivo, el hombre que tendrá que idear la estrategia de las carreras siempre y cuando el volátil superayudante no diga lo contrario. Otro italiano, Amedeo Felisa, escala al antiguo puesto de Jean Todt (director general) Montezemolo intentará sin embargo que la transición se produzca sin traumas. Todt es ahora consejero delegado de la empresa, pero continúa como jefe Schumacher, el más rico desde el asilo Hay una revista que se dedica exclusivamente a los negocios de la Fórmula 1, sin dedicar una línea al deporte. Se llama Business F 1 Una especie de Forbes del automovilismo según el cual Michael Schumacher es el sexto personaje más acaudalado del mundillo por detrás de Bernie Ecclestone, Dietrich Mateschitz (patrón de Red Bull) Mansour Ojieh (accionista de McLaren) Mari Hulman George (propietaria del circuito de Indianápolis) y Paddy McNally (organizador del paddock vip) El alemán habría acumulado 342 millones de euros en salarios como piloto en una progresión que empezó con su primer gran contrato en Ferrari (26 millones en 1996) hasta el último en 2006 (50) A los seis millones previstos en 2007 como superayudante de Todt en Ferrari hay que añadir los patrocinadores personales del germano. DVAG, Shell y Omega le han renovado sus contratos y podría alcanzar los 26 millones desde el dorado asilo de su consultoría. Más sueldo que Raikkonen pilotando el Ferrari número 5, Fernando Alonso con el 1 en McLaren o su hermano Ralf Schumacher a los mandos del Toyota. del equipo de Fórmula 1. Otro sucesor italiano se encargará del diseño de los coches. Aldo Costa asciende al puesto del escalafón que hasta el año pasado ocupaba otro fichaje de Schumacher, el surafricano Rory Byrne, que como su mentor aceptó en su momento un cargo de consultor, que ha renovado ahora hasta 2009. En el año de transición para el principal enemigo de Fernando Alonso en pos de un tercer título no habrá sólo cambios que generen incertidumbre. Para Ferrari existe una certeza. Bridgestone, su socio estratégico desde 1999, será el único suministrador de neumáticos. Y es aceptado en el mundillo que por dinero, medios e influencia, Ferrari obtendrá ventaja en este apartado. Al menos en las primeras carreras del año. Felipe Massa ya ha dicho que no quiere ser escudero de nadie y Jean Todt le ha dado la razón confirmando que no hay jerarquías en Ferrari. A Kimi Raikkonen le espera un laborioso desembarco. Probará el bólido rojo a finales de enero, en los ensayos del 21 al 23 de enero en Mugello. Cuentan por el paddock que el finlandés es un genio disperso, capaz de preguntar a qué hora son los entrenamientos mañana cuando todos los días son a la misma hora. Pero también dicen admirados que es el único piloto capaz de hacer volar un coche, aunque sea un seiscientos Michael Schumacher no se ha ido solo de Ferrari, pues su marcha supondrá que se muevan muchas otras piezas EPA