Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO MARTES 26 s 12 s 2006 ABC Está demostrado que los lazos entre mujeres son más sólidos pero menos flexibles Paul Seabright s Profesor de Economía en la Universidad de Toulouse Las mujeres deben aprender que al puesto con poder se accede por contactos, no por currículo s Su actitud ante las relaciones de trabajo puede alejarlas de los puestos de decisión TEXTO DANIEL MEDIAVILLA MADRID. Paul Seabright es profesor de Economía en la Universidad de Toulouse, donde llegó después de su estancia en Oxford y Cambridge. Sus investigaciones se centran en la economía industrial y la economía del desarrollo. En Madrid, invitado estos días por la Fundación BBVA, trató un tema mucho menos árido: la biología y la economía del conflicto sexual. dades humanas de este tipo había porcentajes de rupturas matrimoniales tan altas como las de Beverly Hills. Esto cambió tras la llegada de la agricultura, hace unos diez mil años. Entonces, se hizo un pacto. El hombre traía comida a la mujer y a sus hijos. A cambio, para garantizar la paternidad, la mujer quedó recluida en la casa. Por suerte, esto ha cambiado. -Sin embargo, aún hay grandes diferencias económicas y de poder entre hombres y mujeres. -A veces se habla de simple discriminación, que puede existir, pero, pese a las medidas contra la discriminación y el deseo de muchos hombres por que estas diferencias desaparezcan, el hecho de que las mujeres sigan teniendo difícil llegar a la cima en los negocios o la política, indica que quizá algo se nos escapa. Una de las cosas que sabemos sobre lo que hacían bien los hombres a lo largo de nuestra evolución es formar coaliciones flexibles, algo importante para la caza y la guerra. Las mujeres, al tener que cuidar de los niños, se dedicaban a tareas menos arriesgadas, como la recolección. Esto influye en la diferente forma de establecer redes de contactos entre hombres y mujeres. ¿Hay algo en la naturaleza de hombres y mujeres que justifique las diferencias de poder entre los dos sexos? -La guerra entre sexos no es exclusivamente humana. Está presente en toda la naturaleza y se debe a un hecho fundamental, las oportunidades de aparearse para las hembras son escasas y valiosas, mientras los machos pueden aparearse muchas veces. Esto ya produce un importante conflicto de intereses en el apareamiento. El macho quiere acabar rápido con el asunto y marcharse a inseminar a otra hembra, y ellas sólo quieren aparearse con los machos adecuados. Pero, pese a estas diferencias, los estudios nos dicen que hombres y mujeres se parecen mucho más entre ellos que los distintos sexos de otras especies. De hecho, durante la mayor parte de nuestra existencia, la figura de la mujer en un rol subalterno y sumiso no existía. ¿Cómo se caracterizan? -En estudios realizados en chimpancés se ha visto que los machos que interactúan entre ellos tienen más posibilidades de pelearse que las hembras. Lo interesante es que, una vez que se pelean, es más probable que se reconcilien. Las hembras, por el contrario, se pelean menos, pero, cuando lo hacen, su enemistad dura más tiempo. Sus lazos con otros son más sólidos, pero menos flexibles. Podemos decir que los machos están más dispuestos a hacer las paces con sus enemigos y a traicionar a sus amigos que las hembras. Esta flexibilidad es lo que hace más oportunistas desde el punto de vista económico las redes de relaciones de los machos. En humanos, un estudio parecido es el realizado sobre el uso del móvil por sexos. Los hombres lo emplean más para hablar con conocidos, compañeros de trabajo o para solucionar asuntos práctico. Las mujeres llaman más por motivos personales y para hablar con personas cercanas. Paul Seabright, durante su entrevista con ABC en Madrid, en la Fundación BBVA más dispuestos a ayudarte, pero, si lo piensas bien, no es así, porque los amigos conocen a la misma gente que tú y es menos probable que te den nueva información, algo que sí pueden hacer tus conocidos. Las redes más amplias de relaciones débiles de los hombres son las que proporcionan el acceso a los puestos importantes. Uno no llega a ser directivo de una empresa echando un curriculum lo hace porque algún conocido le llama. Esto es algo que las mujeres quizá no hayan valorado lo suficiente. Esto puede explicar también las diferencias entre la presencia abundante y exitosa de las mu- ABC Así como los hombres se pueden dedicar a la política por placer, ellas deberán hacerlo por deber jeres en las universidades como estudiantes y su ausencia en cargos de poder en la política o la economía, por ejemplo. En la Universidad se realizan exámenes para medir la valía; para tener éxito, ahí no son necesarias las relaciones. ¿Cuándo se produjo el cambio? -Durante siglos, los retos a los que se enfrentaron hombres y mujeres eran parecidos. Cuando los hombres eran cazadores y las mujeres recolectoras, no existía la posibilidad de atar a tu mujer a la pata de la cama. Había que aceptar que fuese al bosque y también que te pudiese abandonar. De hecho, por lo que sabemos, en muchas socie- ¿Cuál es el camino para que las mujeres tengan un mayor acceso a puestos importantes? -Que tomen conciencia de la importancia de estas relaciones débiles y flexibles. Quizá no sea algo por lo que en principio sientan inclinación, pero podemos decir que así como los hombres se pueden dedicar a la política por placer, ellas deberán hacerlo por deber. de crear redes de relaciones hacen que las mujeres tengan más difícil llegar a puestos con poder? -Sabemos que la gente tiene más posibilidades de encontrar trabajo a través de conocidos que de amigos. Esto puede sonar paradójico, porque parece que los amigos van a estar ¿Y esas diferencias en la forma