Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MARTES 26 s 12 s 2006 ABC El Papa expresa su viva aprensión por el desastre de Oriente Próximo Muestra su esperanza en el nuevo diálogo palestino- israelí s Mensaje de cercanía a las comunidades cristianas en Tierra Santa JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI manifestó ayer su viva aprensión por lo que sucede en la región de Oriente Próximo, marcada por innumerables crisis y conflictos graves para los que pidió soluciones basadas en el respeto a los inalienables derechos de los pueblos que la componen Además de denunciar el desastre en Oriente Próximo durante su bendición Urbi et Orbi el Papa reveló su deseo de viajar a Tierra Santa y envió un mensaje a las comunidades cristianas de la zona, que sufren peligro de extinción. Justo antes de bendecir a la Ciudad y a la Urbe el Santo Padre pasó revista a la situación mundial, subrayando su preocupación por Oriente Próximo y poniendo en las manos del divino Niño de Belén las señales de reanudación del diálogo entre israelíes y palestinos que hemos visto en los últimos días Benedicto XVI confía también en que después de tantas víctimas, destrucciones e incertidumbres, sobreviva y progrese un Líbano democrático, abierto a los demás, en diálogo con las culturas y las religiones En su mensaje retransmitido en directo a 61 países, el Papa lanzó un llamamiento a quienes tienen en sus manos el destino del Irak para que cese la despiadada violencia que ensangrienta el país y se asegure a cada uno de sus habitantes su cercanía espiritual a los cristianos de esas zonas difíciles, y manifestó su viva esperanza en que la Providencia haga que las circunstancias permitan una peregrinación mía a la Tierra hecha santa por los acontecimientos de la Historia de la Salvación Benedicto XVI se refirió también a Sri Lanka, Darfur y otros lugares de África, para que se ponga fin a los conflictos fratricidas y se cierren pronto las heridas abiertas en la carne de ese continente El Santo Padre pidió igualmente al divino Niño, príncipe de la paz, que se extingan los focos de tensión que crean incertidumbre respecto al futuro en otras partes del mundo como Europa y América Latina El mensaje leído por Benedicto XVI al mundo desde el balcón central de la basílica de San Pedro ponía en fuerte contraste los grandes logros y las tremendas heridas de la humanidad. El hombre ha conseguido llegar a la Luna y a Marte pero no logra crear un clima de vida normal en Oriente Próximo o en África. Ha conseguido descifrar los códigos maravillosos del genoma humano pero, al mismo tiempo, mucha gente sigue muriendo de hambre y de sed, de enfermedades y de pobreza en estos tiempos de abundancia LÍBANO Que después de tantas víctimas, destrucciones e incertidumbres, progrese un Líbano democrático y abierto IRAK A quienes tienen en sus manos el destino del país, para que cese la despiadada violencia que lo ensangrienta PAZ Y POBREZA El hombre ha logrado descifrar los códigos maravillosos del genoma humano, pero mucha gente muere de hambre y de pobreza una existencia normal Era la última pieza de un mosaico inquietante, en el que el mal aflora con frecuencia y fuerza extraordinarias. En otro mensaje paralelo de Navidad enviado específicamente a los católicos de Oriente Próximo, el Papa condena las manifestaciones de violencia despiadada que, aparte de causar grandes destrucciones, castigan sin piedad a personas indefensas e inocentes y lamenta que las noticias que nos llegan cada día muestran un crescendo de situaciones dramáticas, casi sin vía de salida. Son asuntos que suscitan, naturalmente, la recriminación y la rabia de las personas implicadas, y predisponen los ánimos a la revancha y la venganza En ese cuadro lamentable se observa desde hace tiempo cómo muchos cristianos están abandonando Oriente Próximo, hasta el punto de que los Lugares Santos corren el riesgo de quedar reducidos a zonas arqueológicas sin vida eclesial El Santo Padre recordó Esclavos y explotados Frente al orgullo por los avances en comunicación interactiva e internet, el Papa recordó que hay todavía quien vive esclavo, explotado y ofendido en su dignidad; quien es víctima del odio racial y religioso, o quien sufre los impedimentos de la intolerancia, la discriminación, las injerencias políticas, o la coacción física o moral a la libre profesión de su propia fe Igual que durante la misa de medianoche, Benedicto XVI mencionó especialmente a los niños martirizados por el abuso de las armas, el terrorismo y todo género de violencia en una época en que todos proclaman el progreso, la solidaridad y la paz El Papa se refirió también a los refugiados, a los que caminan en el túnel de la soledad y a los que terminan esclavos del alcohol o de las drogas Para todos pidió ayuda de quien pueda prestarla. El Niño de Belén dirige su mirada a los que sufren abusos J. V. BOO ROMA. En 62 idiomas, desde el hebreo al japonés y desde el árabe al suahili, Benedicto XVI deseó ayer la paz de Cristo a las familias y a los pueblos de todo el mundo, después de haber pedido vigorosamente respeto a la dignidad de los niños en su homilía de la misa de medianoche, la llamada misa del gallo Durante su mensaje navideño, el Papa afirmó que el Niño de Belén dirige nuestra mirada hacia todos los niños que sufren abusos en todos el mundo, tanto los nacidos como los no nacidos especialmente los niños introducidos como soldados en un mundo de violencia, los niños que deben mendigar, los que sufren la miseria y el hambre, los niños que no reciben ningún amor Para el Santo Padre, en cada uno de ellos está el niño de Belén, que nos interpela. Nos interpela el Dios que se ha hecho pequeño. Pidamos que el amor de Dios llegue a todos estos niños, y pidamos a Dios que nos ayude a asumir nuestra responsabilidad para que se respete la dignidad de los niños Dar algo a los demás En su estilo de Papa catequista, capaz de explicar ideas profundas con gran sencillez, Benedicto XVI recordó que la Navidad se ha convertido en una fiesta de regalos para imitar a Dios, que se ha donado a sí mismo a nosotros En esa lí- Más información sobre el mensaje navideño del Papa en www. vatican. va