Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24- -12- -2006 GENTE www. abc. es gente 95 Pantoja en estado puro Ni una butaca libre y con la reventa haciendo su agosto, Isabel Pantoja triunfó en su vuelta a Madrid tras cinco años sin actuar en un teatro. Con su familia en el palco y el público entregado, la artista dio todo un recital de su arte TEXTO: BEATRIZ CORTÁZAR FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Tal y como estaba anunciado, anoche debutó Isabel Pantoja en el teatro de La Latina con el espectáculo Enamórate conmigo que permanecerá en cartel hasta el próximo 7 de enero Trece serán en total las actuaciones que la cantante ofrecerá en directo todas las tardes de Navidad en esta vuelta a Madrid tras cinco años sin presentarse en un teatro. Por todo esto y sobre todo por todo lo que le está cayendo desde que se enamoró del ex alcalde marbellí Julián Muñoz, ver anoche a Isabel Pantoja era misión obligada, pero casi imposible, puesto que desde días antes de su debut ya colgaba el cartel de no hay billetes. No está nada mal para una taquilla que ronda precios desde los 75 euros que cuesta una butaca de las cuatro primeras filas, a los 45 que vale una de arriba. La tonadillera dispuso de dos palcos, uno para su familia, que ocuparon su madre, sus dos hijos, su hermano Agustín y unas sobrinas; y el otro, para sus íntimos, entre ellos sus fieles amigos que la acompañan allá donde actúe (Moscú incluido) y que disfrutaron, como el resto, del arte de una Pantoja que estuvo en su salsa, feliz, radiante y entregada a un público que aplaudió cada una de sus salidas. Tres cambios de vestuario- de blanco, de plata y de rojo gitana- Pantoja fue calentando motores a medida que iba sonando la orquesta. En el repertorio mezcló los boleros que grabó en un CD este otoño y los grandes éxitos de su carrera más un cuadro flamenco que hizo las delicias por inesperado y por sacar lo mejor que Pantoja lleva dentro: su esencia, su baile, su genio por bulerías y una Isabel Pantoja cautivó al público de La Latina en el primero de sus trece conciertos Salve Rociera que no deja sentado a nadie. La primera salida fue como se prevevía: con sus fans rendidos ante su presencia y con gritos de ánimo y hasta vítores a la madre que te parió quien desde el palco agradecía con la mano el gesto. Isabel le cantó al amor y en cada letra lanzaba un mensaje que el público captaba sin necesidad de más palabras. Se me enamora el alma fue una apertura estelar pero con Adoro emocionó a los más templados y con Buenos días tristeza cautivó a los que faltaban. Días atrás había estado con una gripe de la que aún se oían algunas toses de ahí que su voz fuera a mejor a medida que se relajaba y perdía los nervios del primer momento. Sus tres cambios de vestuario reflejaron fielmente el espíritu que había en ese escenario. De blanco y rosa fue la novia enamorada, la letra de bolero, la mujer rendida. De plata hasta los pies apareció una artista madura, con dominio de tablas y sentimientos. De rojo radiante y la melena suelta supuso volver al estado puro, a los tablaos y el baile de las palmas. Isabel bordó el flamenco (entre los guitarristas, su hermano Juan) y dejó lo mejor de su baile sobre un escenario que se llenó de flores. Sin dejar de sonreír, lanzando besos a su madre, agradeciendo la entrega del público y regalando algunos de los momentos más elegantes de su cante, la tonadillera fue de nuevo feliz. Fiel a sus silencios no dijo nada pero sí se quedó de una pieza cuando José Luis Moreno llamó hijos de a los que quieren acabar con una artista como Isabel Como despedida regaló un villancico de Navidad. La suya será en su casa de La Moraleja, con toda su familia, y con su novio en prisión. Pero esa es otra historia. La de ayer fue el éxito de una cantante que se ha quedado sola en el escalafón de las más grandes.